Emitieron 45 autorizaciones laboral es para adolescentes

En lo que va del año, en la provincia, 45 adolescentes de entre 10 y 17 años que asisten a la escuela también consiguieron un empleo. La mayoría en el campo, donde realizan trabajo de encañar y desencañar tabaco, desflores de tabaco, plantaciones, tareas de peón general, carga y descarga de estufas y hasta modelos de ropa infantil, entre otros.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el trabajo infantil se refiere a cualquier labor que es física, mental, social o moralmente perjudicial para el niño, que afecte su escolaridad y le impide jugar.

En tanto que la Ley 26.390 que prohíbe el trabajo de los adolescentes menores de 16 años señala que sólo pueden brindar servicio bajo las siguientes condiciones: jornadas reducidas (no más de seis horas), que las tareas no impliquen riesgo alguno, que no sean en horario nocturno, que el salario sea igual al de un adulto que hace la misma tarea y la autorización de los padres ante la Dirección Provincial de Trabajo.

Respecto a las actas de infracción por trabajo de menores, se hicieron porque se han encontrado nueve adolescentes en situación de "trabajo infantil". En agosto y febrero del 2017, los relevamientos arrojaron dos casos de menores de 13 y 16 años y este año de seis casos de chicos de entre 16 y 17 años, trabajando en Monterrico, Perico y zonas de capital. En algunos casos se desempeñaron en la elaboración de ladrillos y descarga de tabaco.

Estos datos se conocieron durante el Encuentro de Comisiones Provinciales para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil de la región NOA, realizado ayer en el salón del Colegio de Técnicos de Jujuy.

El evento fue organizado por la Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil - (Copreti), junto a la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (Conaeti) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y tuvo como fin abordar problemáticas comunes en el territorio de Salta, Tucumán y Jujuy.

Entre las disertaciones se destacaron la visión del Sector Empresario en la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil: Puesta en común de la matriz trabajada previamente por cada una de las Copreti y espacios de atención y cuidado para niños y adolescentes.

Además se abordaron fiscalizaciones en coordinación con diferentes organismos, entre ellos Afip, teniendo en cuenta que en esta temporada se intensificaron los trabajos de cosechas y rurales y -en fechas anteriores- se han detectado trabajadores infantiles y se ha procedido a la sanción de los empleadores.

En este sentido, la subsecretaria de Fiscalización, Buenas Prácticas Laborales y Relaciones con la Sociedad Civil, Agustina Mulqui, mencionó que en capital se está trabajando fuertemente con fiscalización, prevención y

capacitación de la temática.

Además, se elaboraron estrategias de supervivencia, con chicos que se encuentran trabajando en la calle y no tienen empleadores. Para ello "el Ministerio de Trabajo colabora con la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia que tiene a su cargo la contención de los niños y adolescentes a través de un abordaje desde la familias.

Asimismo, la funcionaria agregó que la política pública se basa en fomentar el estudio y la educación, "aquellos chicos que no están en la escuela y se encuentran trabajando, no obtienen las autorizaciones", recalcó.

"Trabajamos con las escuelas en cuanto al trabajo infantil y adolescentes y hacemos jornadas de prevención en todo el territorio", dijo.

A su vez, destacó que existen situaciones que se naturalizan, porque en algunos casos los jóvenes sostienen que han trabajado desde chicos y no han corrido riesgos. "Si estas situaciones la llevamos a otros lugares, como por ejemplo una feria o un lugar público, las consecuencias y los peligros a los que se exponen los chicos son muchos mayores. Es importante concientizar a la gente de cuál es la problemática", mencionó Mulqui.

Modelo de identificación de riesgo


GUSTAVO PONCE / REFERENTE DE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO.

Durante el encuentro, el referente de la Oficina en Argentina de la Organización Internacional del Trabajo, Gustavo Ponce, explicó que son varias las causas del trabajo infantil, una de ellas tiene que ver con el aspecto económico, cultural y valorar el trabajo de los niños, que está arraigado en los ámbitos rural y urbano.
“Nos parece importante, sin hacer un discurso que estigmatice a la familia o que las culpabilice, que justamente les permita entender que el trabajo infantil daña el desarrollo de los chicos y el lugar en que tienen que estar es la escuela y el juego“.
En cuanto a los datos recientes de la encuesta Eanna, conocidos a nivel país, sostuvo que son números muy importantes a la hora de tomar decisiones, “las políticas públicas tienen que estar basadas en evidencias concretas de la magnitud del fenómeno. Después habrá que complementarlo y generar más conocimiento sobre las características más cualitativas del fenómeno”, acotó.
A su vez, puso como ejemplo que existe una gran diferencia entre un trabajador ladrillero de la provincia de Buenos Aires, que trabaja de un modo y un trabajador ladrillero del norte, puede estar más vinculado con el proceso de migración, “hay que tener unas líneas de acción que da el Plan Nacional para Erradicar el Trabajo Infantil, ver la realidad de cada provincia y los elementos comunes a la región”, resaltó Ponce.
En este contexto puso de relieve la existencia de la agenda “2030” que existe a nivel global y tiene como meta alcanzar el trabajo decente, erradicando el trabajo infantil.
“Esto da resultado concreto, por ejemplo a partir de Encuesta Nacional sobre Actividades de niños y adolescentes (Eanna) en colaboración con otras entidades se ha desarrollado el modelo de identificación de riesgo”, agregó, y explicó que se trata de una metodología que permitirá identificar por provincia donde hay mayor riesgo de trabajo infantil y se hará un mapa georeferenciado con colores de varias zonas de bajo y alto riesgo.
“A la hora de tomar decisiones para una provincia, va a ser un elemento fundamental”, resaltó.
La pobreza y el trabajo entre instituciones sindicales, organizaciones empresariales y del Estado, fueron algunos de los temas que abordó.

Porcentaje laboral en zonas rurales y en el norte

EN NUESTRO PAÍS / UN 10 POR CIENTO DE LOS NIÑOS TIENE UN TRABAJO. 

La Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (Eanna), realizada entre 2016 y 2017 indican que en el país, un 10% de los niños tiene un trabajo, lo que está prohibido por ley. El porcentaje asciende a un 13 por ciento en el Noroeste argentino (NOA) y en el Noreste argentino (NEA), y a un 20% en las zonas rurales.
Además arroja que el trabajo no permitido por ley se intensifica entre los adolescentes de 16 y 17 años: el 31,9 % del total del país realiza al menos una actividad, mientras que en las áreas rurales lo hace el 43,5%. En tanto que la incidencia del trabajo es mayor entre los adolescentes, con 36,8 % en el NOA y un 34% en el NEA. 
La Eanna también distingue a los niños, que son la población de 5 a 15 años, de los adolescentes, que tienen 16 y 17 años. Para la primera franja etaria, el trabajo está prohibido, mientras que para la segunda está permitido, pero con ciertas condiciones.
En el ámbito educativo, los hogares con al menos un niño o adolescente que trabaja presentan un clima educativo bajo: el 68,2% de los hogares urbanos y el 87,7 % de los del medio rural que están integrados por adultos con un nivel educativo inferior al secundario completo.
Según esta estadística oficial, la inclusión educativa de los niños en el país es casi universal, el 98,7% de los que residen en ámbitos urbanos y 96,6% de los rurales. Las problemáticas que afectan a los niños que trabajan están relacionadas con las llegadas tarde y, en menor medida, con las inasistencias a la escuela, el 29,6 % de los niños urbanos llegan tarde y el 19,1% de sus pares rurales que trabajan para el mercado faltan con frecuencia.

Dar soluciones concretas a la familia

EN EL ENCUENTRO / DEBATIERON ACCIONES DE POLÍTICAS PÚBLICAS PARA LA PROVINCIA.

En nuestra provincia, la Copreti funciona desde el año 2003 y en ese período adquirió institucionalidad a través del Decreto Nº 7.158.
La Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (Copreti) garantiza la promoción, restitución y protección de los derechos vulnerados de los niños y adolescentes con el fin de prevenir y erradicar el trabajo infantil. 
Su actividad se rige en el marco de la Convención de los Derechos del Niño que tiene jerarquía constitucional y en la legislación nacional vigente de nuestro país.
La subsecretaria de Fiscalización, Buenas Prácticas Laborales y Relaciones con la Sociedad Civil, Agustina Mulqui, mencionó que en junio del corriente se inauguró el
primer programa de contención en la Feria Kenedy de la capital, “la política pública es seguir abriendo estos centros a los fines de poder darles soluciones concretas a los padres y a las familias para que puedan seguir trabajando y que sus niños puedan estar en lugares adecuados”, destacó.
Agregó que se encuentran trabajando en la apertura de Centros de Cuidados en lugares donde madres y familias puedan llevar a sus
hijos a fines de que estos se encuentren en un lugar apto.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...