Le permitirán ir al entierro de su hija al padre de la beba que murió abandonada en el auto

La titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 1 de San Martín, Alejandra Allaud, pidió hoy que R.O, el hombre imputado por el homicidio culposo de su beba de un año, a quien olvidó el pasado martes durante nueve horas en el interior de su vehículo, continúe en una celda de una comisaría de la Policía Bonaerense en la cual está bajo la condición de aprehendido: Allaud, según fuentes cercanas al expediente, pedirá la formalización de su detención en breve.

R.O, de 36 años, declaró ayer por la tarde ante la fiscal y se "autovictimizó" por lo ocurrido al afirmar que el olvido de su hija se debió a "un cuadro de estrés" que padecía en el último tiempo, vinculado a su situación laboral y a una disputa familiar por una herencia. 

Mientras avanza la investigación en su contra, su permanencia o no en calidad de detenido dependerá de lo que decida el Juzgado de Garantías N° 5 de esa jurisdicción, a cargo de Nicolás Schiavo. Todavía no hay un pedido de cupo formalizado en el Servicio Penitenciario Bonaerense.

Por su parte, la fiscal Allaud espera los resultados del informe médico del padre de la menor, quien de acuerdo a sus propias declaraciones padeció un accidente cerebrovascular (ACV) en 2015, mientras practicaba rugby en el club San Martín de la localidad de Villa Raffo, donde se desempeñó como jugador y entrenador. Ese cuadro podría haber ocasionado una pérdida repentina de la memoria en R.O., quien estuvo en el interior de su casa durante las nueve horas que permaneció su hija abandonada en el Peugeot 306 de la familia, creyendo que la había dejado en una guardería.

Sin embargo, voces cercanas a la causa aseguran que por el momento no se discute la inimputabilidad de R.O por factores psiquiátricos. 

De todas maneras, la fiscal Allaud dispuso la autorización del detenido para participar del sepelio de la beba, de nombre Catalina, que se realizaría este miércoles, un día después de que se conocieran los resultados de la autopsia en la morgue judicial de San Martín. El cuerpo, aseguran fuentes judiciales, no podrá ser cremado.

De acuerdo con el informe de la necropsia, la nena murió por "hipertemia y asfixia" cerca de las 12:30 del mediodía del martes, tras haber soportado cinco horas en el interior del vehículo cerrado y al sol, con una temperatura que en el exterior alcanzaba a esa hora los 24 grados. Perdió la vida cinco horas después de que su padre cerrara la puerta del Peugeot 308.

La trágica muerte de la beba se produjo durante la mañana de este martes en la puerta del domicilio del imputado, en la calle Doctor Ceraso y Avenida La Plata, en el partido bonaerense de Tres de Febrero. Allí estaba estacionado el auto.

Según el testimonio de vecinos de la zona, como parte de su rutina diaria R.O, de 36 años, condujo temprano en la mañana el vehículo para llevar a su esposa al trabajo y a la pequeña Catalina a una guardería. La beba viajaba atrás atada a su sillita. Sin embargo, el padre nunca se dirigió al jardín maternal sino que tras dejar a su pareja fue directamente a su casa, donde arribó alrededor de las 8:30 y, olvidando que la pequeña estaba atrás, entró a la vivienda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...