Clínicas privadas denuncian la ruptura de la cadena de pagos

Los prestadores médicos privados aseguran que la prolongación de la actual coyuntura económica es "insostenible" porque reciben pagos entre 90 y 120 días después de efectuadas las prestaciones, hay cortes en las cadenas de pago y afrontan suba de costos importantes.

 

De cada $100 en salud, $75 van a prestadores médicos privados que atienden cerca del 70% de la población.

Un estudio de Adecra- Cedim, la cámara que reúne a clínicas, sanatorios y entidades de diagnóstico de todo el país, revela que a febrero próximo los costos totales del sector subirán 67% por lo que reclaman medidas impositivas y planes de pagos.

"La inestabilidad económica genera riesgo sanitario desde el momento en que promueve la posibilidad de que, masivamente, quiebren prestadores médicos privados que, en el sistema de salud argentina, son mayoría -dice el documento al que accedió el diario La Nación-. Los que no quiebran y se mantienen terminan convirtiéndose en los financiadores fácticos de sistema".

Para Adecra- Cedim se debe volver a poner en marcha la Mesa Sectorial de prestadores de Salud, formada por el Ministerio de Producción para debatir las propuestas de sostenibilidad y sustentabilidad‘ del sector. También reclaman recuperar la pérdida del IVA Crédito Fiscal por la compra de bienes y Servicios, vía "devolución, compensación o figura de pago a cuenta".

Además impulsan un plan de "salida ordenada y gradual" de la emergencia sanitaria , que concluye en diciembre de 2019, el que debe contemplar, "necesariamente, un plan de pagos accesible y sostenible en el futuro".

Piden la revisión por parte de las provincias de alícuotas de Ingresos Brutos y sus condiciones de liquidación; un tratamiento impositivo promociones para las inversiones de capital y un régimen diferencial de tarifas de servicios públicos esenciales para el sector.

En los últimos nueve meses los insumos médicos aumentaron entre 60% y 100% pero el informe describe un dólar a $44 - como estima el Rofex en su cotización a futuro- para febrero próximo terminarán escalando entre 805 y 120%, y las inversiones en equipamiento médico lo harán en 130%.

A ese costo se le agrega la negociación paritaria que, a mediados de año, fijó un alza salarial de 27,5% para el segundo semestre y una cláusula de revisión en febrero en función de la inflación final de este año. La cámara proyecta que si en 2018 cierra con 45% de suba de precios, el costo laboral ascenderá a 60% en un año.

"La suba de 67% de los costos entre enero 2018 y febrero 2019 sumada a una brecha de más de 32 puntos porcentuales para equiparar ingresos y costos explica el estado de caos económico que vive la mayor parte del sector prestador del país".

Las entidades insisten en que la demora de los pagos no sería un inconveniente si hubiera inflación y tasas de interés bajas y estabilidad del dólar. Pero con la alta inflación, alta tasa de interés y alta volatilidad cambiaria, el perjuicio para los prestadores es enorme porque tienen gastos que no pueden diferir. Los salarios y cargas sociales (74% de sus costos) se pagan apenas termina el mes de cobertura y los proveedores de insumos (26% de los costos) exigen cobrar no más allá de 60 días.

El mapa argentino de la salud muestra que del total de recursos -alrededor del 10% del PBI-, el sistema público aporta un cuarto mientras que el resto responde a la Seguridad Social y prepagas.(Fuente: La Nación.com)

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...