París se prepara para otra protesta de los "chalecos amarillos"

Los "chalecos amarillos" se manifestarán hoy en ciudades de Francia por quinto sábado consecutivo, en medio de un refuerzo de la seguridad en París para intentar evitar nuevos desmanes y disturbios como los registrados en las protestas previas.

El jefe de policía de París dijo en una entrevista radial que la fuerza planea un dispositivo de seguridad para la capital similar al del fin de semana pasado, con 8.000 agentes y 14 vehículos blindados.

Michel Delpuech agregó al radio RTL que la principal diferencia será la movilización de grupos de policías con la tarea específica de atrapar a quienes cometan destrozos y saqueos como los del sábado pasado sobre la céntrica avenida de los Campos Elíseos.

Más de 1.000 personas fueron detenidas el fin de semana pasado en París y 135 resultaron heridas, entre ellas 17 policías.

Un sexto integrante del movimiento de los "chalecos amarillos", llamado así por el chaleco de seguridad fluorescentes que usan los manifestantes, murió esta semana al ser atropellado por un camión cuando hacía un piquete en una ruta del interior de Francia.

Pese a los llamados de las autoridades a poner fin a las protestas, el movimiento, integrado mayoritariamente por personas de bajos ingresos de zonas rurales y pequeñas localidades del interior, no ha dado señales de querer ceder.

Muchos manifestantes expresaron su insatisfacción con los anuncios, y algunos sindicatos piden ahora realizar huelgas "por todas partes".

El ministro del Interior Christophe Castaner urgió ayer a los manifestantes a expresarse de manera pacífica en vista del atentado de esta semana en Estrasburgo, por el que se movilizaron a miles de policías.

"No puedo tolerar la idea de que la gente hoy aplaude a la policía y mañana algunos van a pensar que tiene sentido tirarles piedras", dijo Castaner desde Estrasburgo, donde la policía mató anoche al autor del ataque del martes al mercado navideño de la ciudad.

Preocupa la escalada de violencia

Después del atentado en Estrasburgo, se han alzando varias voces para pedir que cesen las protestas.

El pasado sábado, 136.000 personas salieron a manifestar en toda Francia, según cifras del ministerio del Interior. 

“Preferiría que las fuerzas del orden hagan su verdadero trabajo, es decir perseguir a los criminales y disminuir el riesgo terrorista en lugar de estar en los piquetes en las rotondas”, declaró ayer el ministro del Interior, Christophe Castaner. 

Asimismo, una figura del partido conservador, Xavier Bertrand, expresó su preocupación sobre “nuevas escenas de violencia”. “Cada vez que los chalecos amarillos quieren manifestar, otros llegan detrás de ellos (...) y destruyen todo”.

Cientos han resultado heridas en accidentes relacionados con los bloqueos y manifestaciones que comenzaron el 17 de noviembre.

La cólera se ha propagado a otros sectores, incluyendo los estudiantes y los agricultores. El segundo sindicato francés, la CGT, llamó a manifestar el viernes para exigir un aumento de los salarios.

Las nuevas protestas preocupan a los comerciantes, que se han visto afectados por esta revuelta que surgió en pleno período de fiestas de Fin de Año.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...