Analizaron y debatieron el acceso al cannabis medicinal

Bajo la consigna de "Hablemos de cannabis medicinal" disertaron ayer varios especialistas en torno al tema, que permitió un debate sobre aspectos que la ley sobre la sustancia no contempla, como el acceso, que llevaría a muchos al mercado negro o el autocultivo actualmente prohibido en territorio nacional. Se difundió también el proyecto de producción de cannabis jujeño que se estima vendría a traer una solución para todo el país, y ante la legislación.

Marcelo Morante, profesor de la Facultad de Medicina de Mar del Plata y capacitador del Ministerio de Salud de la Nación, explicó que capacitan mediante una plataforma de telesalud a seis provincias con distintos hospitales. "Mi rol básicamente en este programa es que el médico esté capacitado para dar una respuesta lo más equilibrada posible frente a una herramienta controversial", precisó.

PABLO PÉREZ, DE MAMÁ CULTIVA

Dijo que trabaja con los médicos en torno a la indicación, a indagar sobre las propiedades medicinales como herramientas, pero afirmó que deben ser responsables, porque si bien el vegetal tiene propiedades medicinales, también podría causar daños en una población vulnerable. Consideró que hoy el médico debería ser el "gran controlador" y no la ley, que el médico debería definir si el cannabis medicinal se gana una indicación en determinada patología, y hacer un seguimiento de los síntomas que quiso mejorar y ver los efectos a corto o largo plazo.

En las provincias se realizan capacitaciones a médicos de distintas especialidades, pediatras, generalistas y paliativistas, a quienes se llevó información sobre la sustancia, por ser una pregunta frecuente en consultorios.

"Hoy que tenemos marco regulatorio, que estamos trabajando en Jujuy para el desarrollo de un cultivo nacional, me parece que están dadas las condiciones para tener un debate científico con respecto al cannabis medicinal", explicó.

No obstante, consideró que un gran paso que ha dado el programa es el desarrollo de investigaciones en un hospital de referencia; el desarrollo del cultivo en el ámbito provincial y las capacitaciones médicas necesarias para que esos profesionales colaboren y acompañen este proceso.

Por otro lado destacó Morante que no se debe olvidar que actualmente se habla de productos que valen 500 dólares, contemplando que su uso es un problema de salud pública que no se resolverá a bajo costo, y ahora se vislumbra un cultivo nacional que daría respuesta adecuada a eso.

Por ello recordó que el autocultivo fue una respuesta inicial y aclaró que debe tener un estandar de calidad, ya que no es lo mismo cultivar para uso recreativo que para un niño epiléptico, que es donde -estimó- se confunde el debate respecto a la experiencia de Canadá. Allí se permitía el autocultivo, pero el Estado con un ingeniero acompañaba el proceso y sabía qué tipo de concentración tenían los principios activos de esa planta.

Por su parte, Sebastián Basalo, director de la revista THC, abordó "Cannabis medicinal en Latinoamérica y el mundo", tema que investiga hace trece años, hizo una comparación de los alcances de la Ley de cannabis medicinal en Argentina, que si bien es un avance reconocerlo como una medicamento, "es un retroceso grande en cuanto al acceso, ya que contamos con las peores leyes de cannabis medicinal del mundo". Explicó que la idea es discutir la ley y exigir que se amplíe, ya que no regula el acceso.

En tanto Pablo Pérez, director de proyectos de Mamá Cultiva Argentina, destacó la iniciativa de Jujuy de producir cannabis medicinal, aunque consideró que no resuelve la urgencia. También defendió el autocultivo y dijo que aún no se resolvió la búsqueda de cepas para cada persona.

Mientras que Gastón Morales, presidente de Cannabis Avatara SE, detalló el proyecto del cultivo y la producción de cannabis en Jujuy con fines medicinales y terapéuticos, con todos los eslabones del proceso.

La planta piloto de producción, desde enero

GASTÓN MORALES

Gastón Morales presidente de Cannabis Avatara SE, anticipó que el proyecto que contempla el desarrollo del cultivo y la producción de cannabis con fines medicinales y terapéuticos, tras el acuerdo con una empresa norteamericana se iniciará el próximo mes con un plan piloto, cuya inversión ronda entre 500 mil y un millón de dólares.
El proyecto, según destacó, contempla desarrollar todos los eslabones de la cadena de producción, desde el cultivo hasta la industrialización de aceites y otros derivados medicinales de cannabis en Jujuy. Se prevé partir con un plan piloto de cultivo que se iniciará en enero, en 15 hectáreas, con el objetivo de testear entre 20 y 30 variedades de cannabis para determinar la adaptación genética y definir cuáles se adaptan mejor a los factores climáticos, para luego diagramar el crecimiento industrial completo. “Creemos que en mayo vamos a tener la primera cosecha, en agosto vamos a empezar la industrialización de los primeros lotes, y entre septiembre y octubre vamos a poder tener los primero productos derivados de cannabis con fines medicinales de industria jujeña”, precisó Morales, y afirmó que se prevé construir una planta de producción de aceites en la zona franca de Perico.
Con el acuerdo reciente con la empresa estadounidense Player’s Network (Green Leaf Farms), destacó que se termina de delinear el aporte que hará la compañía privada, por lo que el proyecto tendrá un desarrollo público y privado, con la Provincia y la Nación. La Provincia se incorpora con un soporte institucional al proyecto y con la posibilidad de aportar tierras públicas para el cultivo, aunque aclaró que no se hará transferencia de dominio a ningún tercero de tierras de la finca El Pongo, y serán aportados al proyecto productivo como un capital de la Provincia.
La empresa aportará toda la financiación al proyecto, y todos los conocimientos en la materia, por lo que Morales aclaró que para ello la Provincia no se endeudará. Además se prevé establecer que Cannabis Avatara SE tendrá un 30% de participación y la empresa privada el 70%, y será la que establezca su centro logístico nacional y regional en Jujuy, que ponderó un paso importante para consolidar la actividad industrial.
Una vez que se produzca la distribución se prevé hacer ensayos clínicos creados, monitoreados y ejecutados por el Ministerio de Salud de la Provincia, en hospitales, con profesionales médicos. Se prevé trabajar con un sistema en función del registro provincial habilitado y de la patología que por ahora se puede tratar, la epilepsia refractaria, y avanzar en tener datos científicos en torno a otras patologías que se podrán tratar con el producto jujeño.

EPILEPSIA REFRACTARIA / ES CONTEMPLADA EN LA LEY ARGENTINA DE CANNABIS, AUNQUE NO SE HABRÍA REGULADO SU ACCESO.
Aspiran a modificar ley nacional

 

SEBASTIÁN BASALO

Sebastián Basalo, especialista que investiga el tema hace trece años, sintetizó la historia del cannabis medicinal a nivel mundial, y por ello hizo una comparación y discusión sobre la Ley de cannabis medicinal, que si bien considera un avance en que el Estado reconozca a la sustancia como una medicina, también opina que no garantiza el acceso a la misma.
“La idea es discutir ese tema para que como sociedad podamos ampliar esa discusión y exigir al Estado que mejore esa ley. Desde el Centro de Cultura Cannábica, creemos firmemente que es la sociedad la promotora de grandes cambios sociales que se vienen produciendo, y si hay una sociedad que le exige al Estado que se amplíe la ley, se va ampliar”.
Es que el problema está, según explicó, en que la Ley de Cannabis de Argentina por un lado reconoce que el cannabis es una medicina, pero no regula el acceso. Explicó que con ello el Estado reconoce a la gente que el cannabis sirve, y con ello crea una gran expectativa de miles de personas desesperadas por encontrar una medicina que las cure o le quite el sufrimiento, pero a la vez no la pueden comprar en farmacias ni autocultivarla.
Dijo que esto genera que una gran ola de personas no les quede más opción que comprarla en el mercado negro, ya que al ser ilegal no está controlada. “Hay miles de argentinos que con un estado de salud bastante deteriorado, porque no son persona sanas las que se acercan al cannabis medicinal, están expuestas a acceder a medicinas adulteradas que están poniendo en riesgo serio su salud. Estamos ante un problema sanitario enorme en Argentina si no se reforma esta ley”, precisó.
Explicó que hay varios países que tienen regulada esta cuestión, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Colombia entre ellos, permiten acceder de varias formas al cannabis medicinal, permiten comprarlo en algunos países en farmacias, o en dispensarios y a la vez permiten el autocultivo. Es que explicó que se les enseña como cultivar, controlar sus aceites y detectar si tienen algún contaminantes, para que puedan hacerlo mejor.
Para Basalo, estos países entendieron que el auto cultivo es el medio mas democratizador al acceso porque hay quienes no pueden pagar esta medicina, y cobertura que no lo contemplan, con lo cual si no se le garantiza a través del autocultivo, termina siendo una medicina para pocos.

Destacó proyecto jujeño

Por ello entorno al proyecto de Jujuy de comenzar a producirlo, consideró que es un avance enorme y que la creación de la sociedad mixta con el Estado es positiva porque va poniendo en discusión esta ley, y que además será una fuente de trabajo enorme. Recordó que no hay en el país iniciativas como esta, salvo trabajo en universidades, en espacios que contempla la ley, pero que todavía no se ha germinado la primera semilla a nivel nacional, a gran escala.

La patología y la investigación

Por otro lado Marcelo Morante explicó que en la práctica el Programa tiene regulado el uso de cannabis medicina para la epilepsia refractaria. Hay niños que tienen la patología y reciben un producto que es rico en la sustancia activa “canabidiol”, que se hace en el hospital de referencia, Garrahan. 
Respecto a las otras patologías a las que se adjudica efectos positivos a través del uso de cannabis, Morante explicó que el programa tiene la potestad de evaluar evidencia disponible, y explicó que debido a que el mundo tiene mayor evidencia respecto a la epilepsia refractaria, se contempla ese diagnóstico. 
Dijo que empieza a haber evidencia acumulada para dolor crónico, pero que todavía no hay lo suficiente para que el paciente quede involucrado a un producto estandarizado a valor de las normas. Contó que en Canadá, donde se formó, cuentan con indicación del producto pero no es gratuito, y lo analizan para dolor crónico, cáncer, eventos adversos de quimioterapia y de HIV Sida. Estimó que las sociedades científicas han evolucionado hacia otros diagnósticos para su uso.

Madres, adultos y autoconsumo

Pablo Pérez, director de proyectos de Mamá Cultiva Argentina, explicó que desarrolla una intensa agenda de charlas y seminarios para volcar información, y cuentan con una sede con un dispositivo para acompañar a las familias con el objetivo de empoderarse y aprender el autocultivo, en torno a su salud.
“Empezamos pensando que quienes necesitaban información eran las madres, pero fueron muchas personas de la tercera edad”, aclaró.
Llegan por problemas originarios como epilepsia refractaria, autismo, parálisis cerebral, y enfermedades neurológicas severas, que afectan a los niños. Además en adultos mayores el dolor, Parkinson, enfermedades neurogenerativas severas, en las que tiene buenos resultado el cannabis medicinal.
Sobre el proyecto jujeño, aseguró: “Celebramos que exista esto porque luego de dos años que no existía nada, nos parece muy bueno que se ponga en marcha”, dijo y aclaró que si esto no se da, hay una triada con capitales extranjeros, el conocimiento, más la producciòn nacional y el autocultivo, que consideró fundamental.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Tenés decidido a que candidato o frente electoral vas a votar en las elecciones provinciales del 9 de junio?

Si
No
Necesito conocer sus propuestas
Hasta el momento no me convence ninguno
ver resultados

Importante ahora

cargando...