El cierre parcial del Gobierno sigue sin definiciones

Las negociaciones entre demócratas y republicanos para poner fin a la parálisis presupuestaria en Estados Unidos se estancaron ayer sin llegar a un acuerdo, con lo que el cierre del gobierno se prolongará como mínimo hasta la próxima semana.

Trump se niega a firmar un paquete de gastos más amplio, lo que obliga a sectores del gobierno federal a detener sus actividades.

Los miembros del Congreso habían regresado a Washington este jueves, pero había pocas esperanzas de poner fin al cierre parcial del gobierno debido a la negativa del presidente estadounidense Donald Trump de dar el brazo a torcer en su demanda de financiar la construcción de un muro en la frontera con México.

Después de pocos minutos en el hemiciclo casi vacío, el Senado decidió por unanimidad dar por terminada la sesión hasta el lunes 31 a las 10 y de retomar recién la revisión de la ley de presupuesto el miércoles 2 de enero a partir de las 16.

En los parques de Washington la basura se acumulaba en el sexto día de cierre parcial del gobierno federal y con el panorama actual esta parálisis se extendería como mínimo durante 12 días.

Trump, aparentemente sin dormir tras un agotador viaje a Irak para su primera visita a las tropas estadounidenses en zona de conflicto desde que llegó al poder, indicó en su cuenta de Twitter en la mañana que no estaba de humor para discusiones.

El mandatario exige que la ley de presupuesto asigne 5.000 millones de dólares para financiar el muro fronterizo con el que busca impedir la inmigración ilegal en la frontera con México, una propuesta central durante su campaña electoral.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, acusó a los demócratas de "elegir de forma abierta mantener el gobierno cerrado para proteger a inmigrantes ilegales por encima del pueblo estadounidense".

Rehén

Los opositores y algunos republicanos acusan al presidente de inflar el problema de la inmigración con fines políticos y dicen que un muro no es la mejor forma de garantizar la seguridad en la frontera.

En represalia, Trump se niega a firmar un paquete de gastos más amplio, lo que obliga a sectores del gobierno federal a detener sus actividades por falta de fondos y unos 800 mil empleados federales están en licencia sin goce de sueldo.

"¿Se han dado cuenta finalmente los demócratas de que necesitamos desesperadamente seguridad en la frontera y un muro en la frontera sur?", escribió Trump en Twitter.

Dick Durbin, un veterano senador demócrata, respondió con su propio tuit: "No se vislumbra el final del cierre parcial del gobierno del presidente". "Está tomando como rehén a nuestro gobierno por su escandalosa exigencia de un muro fronterizo de 5.000 millones, que sería tan despilfarrador como ineficaz".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...