Lo grandioso y lo mejorable de nuestro primer "Corazón Andino"

Sin dudas, uno de los acontecimientos más resonantes de este año en el ámbito cultural de la provincia, fue la primera edición de un festival que se suma a las propuestas jujeñas arístico-turísticas. Se concretó el 1º Festival Internacional de Arte Sustentable "Jujuy Corazón Andino". Del 3 al 10 de noviembre, una programación de artistas locales, nacionales e internacionales de primer nivel, recorrió escenarios de la capital y de la Quebrada, con el fin de unir los conceptos de arte y de sustentabilidad, generando un compromiso con el medio ambiente, cuidando a la tierra desde el arte "contribuyendo a un futuro digno para las nuevas generaciones", tal cual se dio a conocer en cada presentación del festival previa a su realización, por parte de los organizadores, el Gobierno de la Provincia de Jujuy, el Consejo Federal de Inversiones, el programa Jujuy Verde Carbono Neutral 2030, y Fundecua (Fundación para el Desarrollo, la Cultura y el Arte).

 

El 1º Festival Internacional de Arte Sustentable “Jujuy Corazón Andino” se hizo entre el 3 y el 10 de noviembre de este año.

"Jujuy Corazón Andino" quiso ser un punto de encuentro para el arte, la música y la educación sostenible. Llegaron con innovadoras e impecables presentaciones Gustavo Santaolalla que actuó en el Trópico de Capricornio de Huacalera (a las 5 de la mañana con grandes invitados como Ricardo Mollo y Carolina Peleriti), el maestro pianista Horacio Lavandera en nuestro teatro Mitre, Paquito D’Rivera, Escalandrum, Elena Roger (que cantó junto al Sistema de Orquestas de Jujuy), algunas instituciones de música o danza del teatro Colón, orquestas de Perú, Chile y Paraguay, por mencionar sólo algunas de una programación más que interesante.

Si estos artistas no hubieran llegado a nuestra provincia, la comunidad estaría diciendo "nunca traen esos espectáculos a Jujuy". Pero llegaron, lo que pasa es que no fue en el mejor momento. Sucede que la cultura tuvo a nivel nacional y provincial recortes muy groseros de presupuesto, y de repente en medio de la crisis que le niega partidas a los artistas independientes y locales, surge un evento que a las claras fue sumamente costoso, entre cachets, traslados, estadías, logística.

Sumado a ello, la participación de artistas locales en semejante programación que se presume hartamente "andina", fue muy poca, y dolió en el público y en la comunidad artística, que se sintió afuera y se preguntaba "¿pero no era que no había presupuesto?". Algunos de los pocos jujeños que formaron parte fueron el artista plástico Michi Aparicio, Tukuta Gordillo, la Orquesta Jujuy Corazón Andino especialmente creada para la ocasión y dirigida por la brasileña Ligia Amadio, Pucho González, Mónica Pacheco, el artista plástico Ariel Cortéz, la Jujeña Jazz Band, fotógrafos que expusieron como Luis Calizaya y César Ruiz, entre un par más (sin obviar que algunos no fueron remunerados, cuestión que también dolió).

Y entonces llovieron las críticas, sobre los fundamentos del arte andino, cuando Jujuy tiene una larga lista de artistas de la música, la danza, el teatro, el cine, etc., que se lucen con sus creaciones y el nivel de las mismas en diferentes ámbitos nacionales e internacionales es altamente apreciado. Muchos se preguntaron "¿no era ésta la oportunidad para valorarlos y darles trabajo, a la vez de promocionarlos?".

Los accesos al público no fueron sencillos, y se cuestionó el logro de la intención de "no contaminar" el medio ambiente, teniendo en cuenta intervención de paisajes naturales con tanta tecnología y sonidos.

Las redes se llenaron de reflexiones.

Lo cierto es que no está en discusión la calidad de la propuesta y lo positivo de hacer algo grande en Jujuy, pero la segunda edición debería poder incluir a una cartelera de producciones artísticas genuinamente andinas y en especial jujeñas; obviamente sin descuidar la cartelera nacional e internacional que siempre es grato recibir en nuestro paisaje y con el aplauso de nuestra gente; y con una relación más lógica entre los presupuestos cotidianos y necesarios para el mantenimiento de una cultura y de un arte propios, y el de los destinados a traer producciones de otras provincias y de otros países. La susceptibilidad no es infundada, y se puede atender.

 

Trajo artistas como Santaolalla, Elena Roger, Paco D’Rivera, Escalandrum, Horacio Lavandera, y coros y orquestas.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Anuario 2018

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...