Imputaron a la jefa de Seguridad de Trabajo

La jefa de Seguridad de Trabajo de la empresa Rovella Carranza quedó imputada por la muerte de los tres operarios que quedaron enterrados por varias toneladas de tierra el pasado 12 de septiembre en el barrio 23 de Agosto.

Se trata de Silvia Agesta, quien tomó conocimiento de la causa, designó abogado defensor y en la próxima semana prestará declaración indagatoria ante el fiscal especializado Alejandro Bossatti.

Cabe destacar que en esta causa ya se encontraban imputados el jefe de obra, el responsable de Seguridad e Higiene y el inspector de obra de la firma Rovella Carranza, quienes tenían responsabilidad en los trabajos que se realizaban por "captación y acueducto de agua cruda y agua potable San Salvador de Jujuy", para el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa), en el predio de Agua Potable "depósito 23 de Agosto".

Todos los inculpados fueron imputados por el delito de "homicidio culposo agravado por el número de las víctimas y lesiones culposas".

Incumplimientos

El contexto en el que se enmarca la imputación fue la detección de incumplimiento a las normas de seguridad contenidas en los pliegos de licitación, y en la Ley de Riesgo de Trabajo, y resoluciones emitidas por la Superintendencia de Riesgo de Trabajo de la Nación, en especial la Resolución Nº 503 del año 2014, según detallaron fuentes judiciales.

Por su parte el fiscal general del Ministerio Público de la Acusación, Sergio Lello Sánchez, afirmó en declaraciones a El Tribuno de Jujuy que "el fiscal que entiende en la causa, Alejandro Bossatti, ya reunió las pruebas necesarias en la causa, motivo por el cual, luego de analizarlas, estará en condiciones de elevar esta causa a juicio".

Asimismo y por resolución judicial la empresa Rovella Carranza continúa con los trabajos en el acueducto, en distintos tramos, estando aún cerrado el sector donde se produjo el lamentable hecho que le costó la vida a tres jóvenes trabajadores jujeños.

Los hechos

Cabe recordar que la tarde del pasado 12 de septiembre alrededor de las 15, tres empleados de la empresa Rovella Carranza identificados como Gastón Ponce, Rafael Martínez y Ariel Balderrama quedaron atrapados bajo varias toneladas de tierra cuando realizaban una excavación en el barrio 23 de Agosto.

En la oportunidad salvaron providencialmente su vida otros cuatro operarios.

Días despues el subadministrador de Enohsa, Alejandro Ávila Gallo, y la gerente de Legales, Gabriela Tamame, llegaron a la provincia y se entrevistaron con el fiscal Alejandro Bossatti para "contribuir al esclarecimiento de los hechos".

La muerte de los tres trabajadores causó una gran consternación en la provincia, y muchos sectores pidieron a la Justicia celeridad en la investigación para que el hecho se esclareciera.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...