Las lluvias no dan tregua y si bien hasta el momento no generaron graves daños, durante el fin de semana cuatro familias debieron ser evacuadas por precaución. Además se registraron desbordes en diferentes zonas de San Salvador de Jujuy, que encendieron inmediatamente mecanismos de prevención, a fin de evitar consecuencias.

Desde los primeros días de enero, una nube negra se instaló en el territorio jujeño. Tormentas intensas y lluvia constantes fueron los fenómenos que reinaron durante el verano, y que al parecer, se extenderán por lo menos en lo que queda de la semana. El fin de semana último no fue la excepción y aunque no se registraron daños físicos ni materiales, algunos barrios de la capital jujeña y localidades cercanas quedarán comprometidos por las crecidas de los ríos que custodian la ciudad.

Según informó el titular de la Dirección de Emergencias de la Provincia, durante la noche del domingo cuatro familias de la localidad de Lozano, debieron ser evacuados por temor a que el agua ingrese a sus hogares. "Recibimos el llamado y procedimos a ayudar a las familias a evacuar y posteriormente, a trasladar sus bienes materiales. La medida fue por seguridad porque no tienen agua dentro de las casas pero está casi en la entrada", sostuvo Alejandro Cooke al ser consultado sobre las consecuencias de las precipitaciones, a la vez que indicó que tanto en la zona norte, como Ramal y Yungas, no se registraron inconvenientes.

Comentó que los grupos fueron trasladados a casa de familiares cercanos, ubicados en zonas altas y seguras y están siendo asistidos por personal del Ministerio de Desarrollo Humano quienes "están recorriendo todos estos lugares para ver qué necesidades tienen".

Cooke informó que a lo largo del fin de semana, sólo se registró la caída de 2.7 milímetros de agua ya que "si bien las precipitaciones fueron permanentes y parejas, no son focalizadas", situación que provoca que los ríos no terminen de drenar.

Asimismo destacó que en Reyes, Lozano, El Chingo y Villa San Martín "hay pequeños desbordes de las defensas del río", por lo que el equipo de la Dirección de Recursos Hídricos se encuentra trabajando en el lugar "porque aunque no ingresó agua a las viviendas, queremos solucionarlo antes que suceda".

Recalcó que desde el Ejecutivo están reforzando los trabajos de prevención, puesto que de acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional (SMN), se espera que las lluvias continúen hasta el domingo próximo.

"Durante la madrugada del martes (hoy) y hasta el final del período de pronóstico, se espera que las zonas cordilleranas de Jujuy y de Salta, y en menor medida las zonas cordilleranas de Catamarca y de La Rioja, sean afectadas por tormentas aisladas, con precipitaciones en forma de lluvias y chaparrones de lluvia y nieve, con mejoramientos temporarios", sostiene el último informe del SMN.

El funcionario recordó a la ciudadanía que ante cualquier duda, pueden comunicarse a los teléfonos gratuitos 103 o 911, "para que podamos enviarles los equipos a hacer el relevamiento y se hagan los trabajos".

El río Chico también cortó el paso hacia Juan Galán y motivó la suspensión de los festejos en honor a su patrona la Virgen de Lourdes.

 

Hubo desbordes en el río Grande

La fuerte crecida que sufrió el río Grande provocó la caída de la defensa, poniendo en alerta a diferentes barrios instalados en las proximidades del mismo. Ante esto, desde la Dirección de Recursos Hídricos, iniciaron tareas de reencauce para evitar que el agua llegue hasta las viviendas.

“Lamentablemente estamos en alerta meteorológica, así que estamos en una situación inestable. Lo que sucede es que está lloviendo en todas las cuencas aportadoras, entonces todo se junta y se vuelca en el río Grande, eso provocó que socaven las defensas”, explicó el titular de Recursos Hídricos, Guillermo Sadir.

Detalló que debido a las permanentes precipitaciones que se registraron durante el fin de semana, en la mañana de ayer la defensa del río a la altura del barrio La Isla, cedió. Esto activó las alertas de los vecinos del lugar quienes temen que se vuelva a repetir lo sucedido en 2016, cuando varias familias sufrieron la inundación de sus hogares.

Otra de las complicaciones, comentó Sadir, se registró en el recientemente inaugurado puente “General Arias”, donde la intensidad del río Grande socavó los gaviones y se produjo un desmoronamiento importante de una de sus márgenes. La situación fue alertada por los vecinos de los barrios Bajo La Viña y San Francisco de Álava quienes se mostraron preocupados por la ferocidad con la que bajaba el agua.

“La crecida fue importante porque se juntaron los ríos Lozano, León, Yala y Arroyo del Medio. También se generó una crecida ordinaria que venía de la quebrada, lo que aumento el caudal y el brazo central acometió contra el estribo de la margen derecha que da a la avenida Hipólito Yrigoyen”, detalló el funcionario, resaltando que si bien se desmoronó el talud que protege el estribo, “el puente está en perfectas condiciones”.

El director destacó que a fin de evitar complicaciones, personal de Recursos Hídricos realizó tareas de reencauzamiento del caudal, para que ante una posible crecida, el agua no llegue hasta las viviendas ubicadas en los barrios que están lindantes al río.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...