¿Por qué aprender un instrumento?

 

Nuestro lector semanal nos permitirá en esta semana dejar la música y sus compositores en esta ocasión. Es que hablaremos de la importancia de aprender música y un instrumento desde la niñez.

Muchos han tenido clases de piano, guitarra u otros instrumentos en su infancia. Son conocidas escuelas de música y canto para niños como la escuela de niños cantores de Viena, entre las más famosas. La música siempre ha sido una materia de enseñanza en las escuelas. Está probado que practicar un instrumento de forma habitual mejora las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial.

En los últimos años se ha profundizado la investigación con músicos profesionales con resultados sorprendentes sobre la plasticidad del cerebro.

Es que resulta evidente que un pianista o violinista que necesita una gran velocidad en sus dedos necesita entrenar con prolijidad además del entrenamiento mental.

El estudio desde los primeros años es muy importante: un estudio realizado hace varias décadas sostenía que un buen músico profesional podía practicar más de siete mil horas antes de cumplir 18 años. Esto redunda seguramente en un beneficio para los niños y jóvenes.

En Jujuy tenemos la Orquesta Infanto - Juvenil y una red de orquestas en la provincia, donde los niños y jóvenes pueden aprender a tocar un instrumento desde temprana edad y también aprender a amar el repertorio de la música clásica.

Estudios de universidades demuestran que estudiar música o aprender a tocar un instrumento que mejora, sin duda, las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial que es la capacidad para percibir de forma detallada el mundo y formar imágenes mentales de las cosas.

Un estudio llevado a cabo con niños de seis años, a quienes se enseñó a tocar un instrumento durante 15 meses seguidos, demostró que, al final del entrenamiento musical, todos los menores experimentaron cambios en su anatomía cerebral.

Las regiones afectadas empiezan a cambiar, incluso, a los pocos meses de iniciar el entrenamiento musical.

Más allá de los niños y jóvenes, aprender a tocar un instrumento nos lleva a tener un método, dedicar tiempo y ser detallistas al momento de ejecutar el instrumento elegido. Así haremos un plan de cómo estudiar y estaremos contentos con los logros obtenidos. Esta dedicación nos exige tiempo y dedicación y mucha alegría al ver los resultados.

Volviendo a las orquestas infanto juveniles, éstas nos llevan a trabajar en equipo más allá del sonido de mi instrumento. Es el conjunto lo que importa y su sonido. Esto requiere disciplina y saber y poder trabajar con los demás.

Mi primer instrumento musical

Los niños atraviesan un periodo en el que la melodía y el ruido son lo mismo: un simple efecto sonoro.

En este aprendizaje, cualquier instrumento de percusión es su favorito, y cualquier elemento es susceptible de ser un tambor.

El psicólogo Jean Piaget asegura que en este momento el niño tiene delante un objeto de curiosidad por descubrir.

Pero llega un momento en que el niño, si muestra interés por la música, querrá ir más allá.

La mejor edad para iniciarse en el estudio musical, con un instrumento “de verdad”, es a partir de los cinco años.

Sin embargo, no se recomienda a los padres imponer este aprendizaje y se aconseja que sea el propio niño quien escoja el instrumento que quiere aprender a tocar, si bien el piano y la flauta son los dos que menos exigen a los niños de esta edad.

Si se decide contratar a un profesor, es esencial que éste tenga experiencia previa con niños muy pequeños, ya que el aprendizaje difiere al de los adultos.

La enseñanza más adecuada a estas edades aprovecha la imaginación y la espontaneidad del menor, en lugar de imponer una disciplina cerrada, con el objetivo de que las clases se conviertan en una sesión de juegos con música y movimiento, no una tarea obligatoria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...