Recuerdan a Jorge Cafrune a 40 años de su fallecimiento

El cantautor Jorge Cafrune creador de obras populares insignia del folklore argentino será recordado en su pueblo natal, El Carmen, con la tradicional marcha "De a caballo por mi Patria" y un festival musical al cumplirse 40 años de su fallecimiento.

"El hijo dilecto de un pueblo gaucho", como se lo identifica en los valles jujeños será una vez más recordado, hoy, a travÚs de la mítica marcha "De a caballo por mi Patria" que supo impulsar el cantor y que los criollos de la zona reeditan todos los años uniendo los caminos de San Salvador de Jujuy y El Carmen.

Se trata de un recorrido organizado por la Municipalidad de El Carmen y la Asociación Gaucha "23 de Agosto" que partirá hoy a las 9 desde la Iglesia Catedral de nuestra ciudad Capital. Al medio día habrá una parada en Los Alisos donde los participantes disfrutarán un almuerzo criollo para arribar a las 17 a la ciudad de El Carmen, "se espera la llegada de casi 300 gauchos que serán parte de un desfile en la plaza central", dijo Adrián Mendieta, el intendente de la Ciudad de los Diques en conferencia de prensa

A este hecho cultural se sumará el 13º Festival Homenaje a Jorge Cafrune que tendrá lugar esta noche desde las 21 en el Club Sportivo Rivadavia y con la actuación de artistas locales.

Becho Riveiro, Carlitos Mamaní, Las 4 Cuerdas, Los Criollos, Ángelo Aranda y su grupo Pal° Estribo, Los Changos del ChamamÚ, Omar Alanoca, Los Grillos Salamanqueros, El ‘Diablo‘ Varela, El Forastero y Grupo Y-Sol, serán solo algunos de los artistas en el escenario festivalero.

"Esperamos que nos puedan acompañar, es una apuesta fuerte con artistas que vienen de participar en distintos escenarios a nivel provincial y a nivel país y los invitamos a todos. Será una noche de folclore, tradiciones y baile", aseguró Mendieta.

Cafrune murió hace 40 años víctima de un trágico y a la vez confuso accidente, nunca esclarecido, que ocurrió minutos antes 1 de febrero de 1978 en la localidad bonaerense de Benavídez.

"El mejor legado es su voz, su música, su recuerdo que se pasea por las calles de mi pueblo", señala en los registros del recientemente inaugurado Museo Oral "Historias de Vida" impulsado por el municipio de El Carmen, Eva "Chiquita" Herrera, maestra del cantautor. A su vez Miguel Ángel Royo amigo y alentador de la marcha que todos los años recuerda al cantor, contó que Cafrune vivía en el paraje El Sunchal, en inmediaciones a las fincas de las "Señoritas" Alcobedo, a unos dos kilómetros del pueblo carmense.

"Desde allí venía a la escuela Joaquín Carrillo a caballo", según relatan compañeros sobre sus primeros 8 años de vida durante la Úpoca escolar y recuerdan que era "un niño que siempre quiso cantar".

"Le gustaba mucho tocar la guitarra, tenía la guitarra de su padre con la que practicaba y que compartía con mucha gente del pueblo, gente criolla donde ha mamado toda esta cultura por eso creo que a su marcha la tituló De a Caballo por mi Patria", cuenta Royo.

Jorge Cafrune, "es un pedazo de historia, y a la historia no hay que dejarla. Los pueblos sin historias se mueren por eso tráiganlo siempre a la mente y háganlo vivir siempre donde estÚn‘, expresan finalmente los pobladores.

La directora de Cultura comunal, Gisela Arias, dijo que el cantautor es "la base de la tradición gaucha" y sólo por su legado genera "un semillero de artistas" que se ven reflejados en cantores como Bruno Arias y Becho Riveiro, entre otros, además de la vigencia de siete centros gauchos en el pueblo.

El cantor iba montando a caballo rumbo a Yapeyú (Corrientes), junto a su amigo Fino GutiÚrrez, para participar del homenaje por el bicentenario del nacimiento del general San Martín.

Las crónicas de la Úpoca consignaron que el conductor no sólo atropelló a Cafrune y a su caballo blanco, sino al otro jinete (GutiÚrrez) que marchaba varios metros adelante; detuvo la camioneta reciÚn a 200 metros del lugar donde se había producido el impacto y luego se alejó del lugar, sin ayudar a las víctimas.

Las obras más popularizadas como "Zamba de mi esperanza" que nutría su repertorio con la temática yupanquiana ("Coplas del payador perseguido", "La alabanza"), se recuerdan aún hoy en día en cada festividad gaucha.

El cantor popular del tiempo de oro del folclore argentino


JORGE CAFRUNE/ UN MITO QUE AÚN SIGUE VIVO.

Jorge Cafrune fue una de las figuras emergentes del tiempo “dorado” del folclore: despertaba una enorme seducción a la que aportaban su estampa criolla, la cercanía que proponía desde el escenario y su inclinación, sin artificios, por el testimonio y la canción social. Las confusas circunstancias de su muerte -jamás esclarecidas-, hace más de 40 años, exacerbaron ese relato. 

Se ubicaba lejos de la proyección técnica de las guitarras folclóricas de su tiempo como Eduardo Falú o Atahualpa Yupanqui. Tampoco cultivaba la gestualidad masiva de Horacio Guarany, otra figura de inmensa atracción del público y de valor en la línea compositiva. Con sus propios rasgos y limitaciones, Cafrune cultivó una trayectoria de cantor y divulgador de lo convirtió en un referencia de la música popular.

Más allá de sus probados méritos artísticos, la dimensión política e ideológica de su figura, su padrinazgo a Mercedes Sosa en el Festival de Cosquín y las circunstancias sospechosas de su muerte alimentaron una narrativa. 

Nació en Perico, Jujuy el 8 de agosto de 1937, y se crió en una familia que combinaba las costumbres gauchescas con los orígenes árabes.

El “Turco” tomó clases de guitarra con Nicolás Lamadrid mientras cursaba sus estudios secundarios. En Salta conoció a Luis Alberto Valdez, Tomás Campos y Gilberto Vaca, con quienes conformó “Las Voces del Huayra”. En 1957 grabó su primer disco pero la convocatoria al servicio militar alteró aquel plan. A su regreso impulsó el nacimiento de “Los cantores del Alba” acompañado por Tomás Campos, Gilberto Vaca y Javier Pantaleón, pero después decidió continuar en formato solista.

Por sugerencia de Jaime Dávalos recaló, en 1962, en el Festival de Cosquín. A pesar de haberse presentado fuera del programa oficial, la inmediata adhesión del público lo convirtió en “revelación”. Consolidó rápidamente una estrecha relación con el Festival. En ese ámbito se convirtió en el padrino de Mercedes Sosa. La anécdota es conocida y el registro de audio está disponible en You Tube. Subió al escenario y dijo: “Yo me voy a atrever, porque es un atrevimiento lo que voy a hacer ahora, y voy a recibir un tirón de orejas de la Comisión, pero qué le vamos a hacer, siempre he sido así, galopeador contra el viento. Les voy a ofrecer el canto de una mujer purísima, que no ha tenido oportunidad de darlo y que, como les digo, aunque se arme bronca, les voy a dejar con ustedes a una tucumana: Mercedes Sosa”. Mercedes subió al escenario y cantó “Canción del derrumbe indio”, de Fernando Figueredo Iramain, acompañada solo por su bombo. El público estalló en aplausos.

Su carrera continuó hilvanando éxitos. En los 70 se radicó en España, donde tuvo un notable suceso. Retornó al país en 1977 cuando falleció su padre mientras otros artistas se mantenían en el exilio a raíz de la dictadura militar. En aquel tiempo, Cafrune, reconocido por su cercanía con el peronismo, fue objetivo de la amenaza y la censura.

La madrugada del 31 de enero de 1978, cuando marchaba a caballo rumbo a Yapeyú para depositar un cofre con tierra de Bolougne Sur Mer en homenaje al general José de San Martín, fue atropellado por una camioneta a la altura de Benavídez. Quedó demasiadas horas tirado en la ruta con las costillas incrustadas en los pulmones, y al día siguiente falleció. Tenía 40 años. El hecho nunca fue esclarecido. Algunos creyeron ver en su muerte una reacción por haber cantado, días antes, “El orejano” y “Zamba de mi esperanza” -canciones prohibidas por la dictadura militar, en el Festival de Cosquín.

Cuatro hijas de su primer matrimonio -la cantante Yamila es la mayor- y dos hijos del segundo -que concretó con una española- componen la familia del hombre que desde 1972 alternaba su estadía entre Europa y la Argentina. Su voz, que evocó el drama del gaucho perseguido y los versos del “Martín Fierro”, se apropió, por derecho propio, de un espacio en la memoria musical argentina.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...