"Le arrancaba la piel quemada de la cara", relató una de las testigos

En el Tribunal en lo Criminal N° 3 comenzó ayer el juicio a Iván Álvaro Julián García, acusado como supuesto autor del delito de "homicidio agravado por la condición de la víctima y violencia de género", hecho que derivara en la muerte de Marcela Natalia Vilca.

De acuerdo a la solicitud de elevación a juicio de la causa, el 18 de septiembre de 2016, a las 12.50 aproximadamente, García se encontraba en la vía publica junto a su pareja, Natalia, en la calle Escaya, entre Maíz Gordo y Coctaca, del barrio San Francisco de Álava de San Salvador de Jujuy.

En esas circunstancias, el imputado le habría arrojado, de manera deliberada, alcohol sobre el cuerpo a la mujer y con un encendedor le prendió fuego, para luego darse a la fuga.

El Tribunal está integrado por Mario Ramón Puig - presidente de trámite-, Ana Carolina Pérez Rojas y Alejandra Tolaba. Como fiscal se desempeña Delia Filomena Ortiz, la querella es ejercida por Angélica Griselda Solíz, en representación de la familia; el imputado Iván García, es defendido por Federico Nicolás Llermanos.

El juicio proseguirá el próximo viernes 9, para lo cual fueron citadas a declarar otras ocho personas.

Tres testigos

En primer término subió al estrado el médico Domingo Soruco del Same, quien fue el primero en asistir a la víctima. En su declaración describió el estado en que se encontraba Natalia, detallando las quemaduras que tenía en rostro, cuello, miembros superiores, en las manos y el tórax, remarcando que no estaba inconsciente.

En segundo lugar lo hizo el padre de la víctima, quien se quebró en un par de oportunidades, relatando solamente lo que él conocía a partir del momento en que llegó al hospital.

El dato relevante estuvo relacionado con un hecho de violencia por parte de Garcia que motivó que Natalia sea asistida en el hospital "San Roque".

"Dijo que era Iván"

Marcela Colque, una vecina de la calle Escaya que fue la primera en ver a Natalia quemada junto a su hija Hayde Colque, realizó un pormenorizado relato de lo que le tocó vivir.

Manifestó que Ivan la tenía del cuello contra su pecho con el brazo izquierdo, y con el derecho y con violencia le "arrancaba" la piel quemada de la cara.

Reconoció el encendedor que declaró haber visto junto a un frasco plástico de alcohol a la izquierda del atacante y recordó que cuando llegó Sonia Cortez, Natalia le dijo que había sido Iván García quien la había quemado.

Agregó que una de las testigos ausente (Patricia Giuliani) se quedó en el lugar porque ella se descompuso y se retiró a su hogar.

Historias clínicas

La querella como la fiscalía solicitaron se requiera las historias clínicas de Natalia al "San Roque" y al Same y se incorporen a nuevos testigos que no fueron citados y que están en la causa, como así también se haga comparecer por la fuerza pública a los cuatro agentes de la Policía de la Provincia que estaban debidamente notificados al igual que Patricia Giuliani.

La defensa técnica se opuso a que se llame a nuevos testigos en virtud de haberse cumplido con ese trámite oportunamente.

"Solo queremos justicia para  Nati", reclamó Susana Vilca 

SUSANA Y VERÓNICA. ACONGOJADAS POR EL DOLOR, SIGUEN LA INSTANCIA DEL JUICIO.

Fueron de las primeras en llegar al tercer piso del Palacio de Justicia y ubicarse al lado de la abogada patrocinante y frente del agresor de Natalia.

A los pocos minutos Susana irrumpió en un silencioso pero profundo llanto, mientras su hermana Verónica en vano intentaba consolarla.

"No sabemos qué le pasó a Natalia, pero ella cambió mucho desde que comenzó a salir con este tipo", señaló Susana a El Tribuno de Jujuy una vez concluida la primera audiencia.

"Solo queremos justicia para nuestra hermana, que sufrió un demencial ataque por parte de esta persona que evidentemente la tenía atemorizada", relató casi con un hilo de voz.

"Natalia era muy buena y eso lo dicen todos aquellos que la conocieron", indicó, a la vez que remarcó: "Vivía en función de sus dos hijos, era una excelente madre y está demostrado a partir del hecho de que su hijita era la abanderada, cuando la mató, su hija estaba terminando la primaria".

Consultada sobre cómo se encuentran los hijos de Natalia, Susana dijo que "están muy mal aún, no logran sobreponerse de lo que les pasó, perdieron a su mamá que para ellos era todo, hoy mi sobrino que tiene 18 años vive con miedo y es un chico que no sale, no comparte con nadie, dejó de ser un chico normal".

En referencia a la hermana de 14 años informó que "está muy mal, se quedó sin el apoyo que tenía, ya no es lo mismo la vida para ella", agregando que "por eso es que nosotros queremos que se haga justicia, nada le va a devolver la vida a mi hermana, pero ella no merecía que la maltraten como lo hacía este tipo, pero le repito, no podemos entender qué le pasó a mi hermana, estaba como perdida, no decía nada, no hablaba" finalizó su relato la mujer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...