El Kremlin expulsó a 60  diplomáticos de EEUU

Rusia anunció este jueves la expulsión de 60 diplomáticos estadounidenses en reacción a la misma medida adoptada por Washington a causa del caso del exespía ruso envenenado en Reino Unido.

En un gesto que recuerda a la Guerra Fría, el régimen ruso advirtió además a todos los países que han secundado a Washington y Londres que replicará expulsando sistemáticamente a sus diplomáticos.

Cerca de 30 países han expulsado a más de 140 funcionarios de legaciones rusas a causa del escándalo del envenenamiento del exespía Serguéi Skripal el 4 de marzo en la ciudad británica de Salisbury. Su hija Yulia, que también fue envenenada, se recupera rápidamente y ya puede hablar, informó el hospital que se ocupa de ambos.

La investigación del caso moviliza a más de 250 policías británicos.

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, informó al embajador estadounidense de las medidas de represalia, y además anunció que el consulado estadounidense en San Petersburgo deberá cerrar sus puertas, como sucederá con el ruso en la ciudad de Seattle.

Rusia está reaccionando a "medidas absolutamente inaceptables en nuestra contra, tomadas bajo grandes presiones de Estados Unidos y Gran Bretaña", dijo Lavrov.

Moscú ya había expulsado a 23 diplomáticos británicos y cesado las actividades del British Council en Rusia. La escalada diplomática no da signos de atenuarse, porque rápidamente Washington indicó que "no hay ninguna justificación a la reacción rusa". Washington "se reserva el derecho" de volver a replicar, explicó un portavoz.

El exespía y su hija
Yulia Skripal, de 33 años, salió de cuidados intensivos el jueves y su salud “mejora rápidamente”.
“Ya no está en estado crítico y su situación es ahora estable”, precisó el hospital de Salisbury.
Según la BBC, la mujer está consciente y puede hablar. Pero sigue necesitando cuidados específicos “24 horas al día”, detalló Christine Blanshard, directora médica del hospital.
El padre, de 66 años, permanece en situación crítica pero estable, añadió.
Las autoridades británicas responsabilizaron del envenenamiento al gobierno ruso, que niega cualquier implicación en el ataque, y precisaron que el agente nervioso Novichok diseñado en tiempos de la Unión Soviética, fue el veneno utilizado para atacar al exespía y su hija.
El ataque de Salisbury es considerado como el primer uso de un arma química en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.
La tercera víctima, Nick Bailey, fue dada de alta el jueves pasado. Se trataba del primer policía que intervino para auxiliar a Serguéi Skripal y su hija cuando se encontraban inconscientes en un banco público. Según los investigadores, el padre y la hija entraron en contacto por primera vez con el agente tóxico en el domicilio del exespía.


 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...