¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
20 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

"Es importante conocer lo nuestro"

Es el director junto a Gabriela Saavedra desde el año 1981 del Taller de Danzas Nativas "Huayra Muyoj" y se refirió a este especial aniversario de la institución, el de las Bodas de Oro.
Jueves, 19 de abril de 2018 00:00

Este es un año muy especial para el "Huayra" porque cumple sus Bodas de Oro...

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Este es un año muy especial para el "Huayra" porque cumple sus Bodas de Oro...

Sí, estamos cumpliendo los 50 años. El 19 de abril de 1968, mi hermano Héctor Hugo "Pila" Revollo, junto a mi mamá Camila Rebollo, fundaron esta institución. Para la época era una locura pensar en una escuela de folclore.

¿Por qué dice que era una locura?

Porque en ese momento había muchos cuerpos de baile, incluso "Pila" era parte de uno, pero no se entendía el folclore como parte de una enseñanza, que tenga lugar en una escuela. Mi hermano empezó con el método que él mismo diseñó y a lo largo de todos estos años en la escuela hemos inculcado no sólo todo lo que tiene ver con la danza, sino también las tradiciones.

¿Cuál es ese método?

Básicamente la danza tiene que ver con el ritmo. Los chicos que no responden bien auditivamente, pueden trabajar de otra forma, para que los que no tengan condiciones innatas, puedan ponerse a la par del que tiene la facilidad. Nunca se trata de un lucimiento personal nuestra enseñanza, entendemos que con esfuerzo, todos pueden llegar a lo que queremos lograr.

¿Qué importancia tiene la enseñanza de las tradiciones y contenidos de la cultura, a la hora de bailar?

Mucha. Nicolás Avellaneda decía que "los pueblos que olvidan sus tradiciones, pierden la conciencia de su destino". Es importante trabajar con los chicos para que conozcan y quieran lo nuestro. No estamos en contra de ninguna cultura foránea, pero primero lo ideal es aprender lo tuyo. No se trata de subir a un escenario y bailar un gato o un carnavalito por bailarlo, sino que queremos que se sitúen en la historia y en el espacio, en el contexto en que nació esa danza. La idea es enseñarles que fue mucho el trabajo de recopilación y de evolución de las danzas, de los Hermanos Cahazarreta, Carlos Vega, la Ñusta, y tantos otros que hicieron esa investigación. En Jujuy tenemos un folclore vivo, y es muy importante que los chicos lo reconozcan, lo quieran, lo disfruten, y en el caso nuestro que tenemos la posibilidad de viajar al exterior, poder mostrarlo en distintos festivales.

¿Dónde funcionó por primera vez el "Huayra Muyoj"?

Comenzó a funcionar el 19 de abril de 1968 en el Colegio del Salvador, después pasó por la Sociedad Obrera, por el Club Independiente, por el Sindicato de Agua y Energía en la calle Belgrano. Y desde 1974 estamos en la calle Independencia 422, hace 44 años que estamos en ese lugar fijo, detrás de Casa de Gobierno.

Los 50 años, traen aparejadas varias generaciones en relación a la academia...

Sí claro. Tuvimos en todo este tiempo el apoyo de mucha gente que nos acompañó siempre. Hay abuelos que fueron alumnos de la escuela y ahora mandan sus nietos.

Una de las grandes características del "Huayra" son las giras a Europa. ¿Cómo se preparan para la de este año?

Vamos a estar este año en cinco festivales en España, cinco de Italia, y uno de Portugal, todos organizados por CIOFF (Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Folclore y de las Artes Tradicionales). Cada festival tiene una duración de entre cinco y siete días más o menos. Participamos con grupos de otros países. En cada festival participan por lo menos seis delegaciones además del grupo anfitrión.

Sin bien no son festivales competitivos, sino de muestra, siempre hay un espíritu de querer ser los mejores, de conseguir el aplauso más fuerte, etc. Esto de los festivales nos abrió la posibilidad de mostrar Jujuy al mundo.

Hacer la gira, requiere un trabajo muy intenso. Preparación desde enero, ensayos durante todas las semanas hasta el día del viaje, una vez allá la agenda es muy cargada, todos los días hay actividades de baile o desfiles, y descansamos un día para seguir luego en otro país. Los chicos tienen que cumplimentar requisitos antes de viajar para pedir la autorización en las escuelas. Es mucho trabajo.

La primera gira fue en 1985, y tratamos de que se repita cada dos o tres años. Hubo una época que no pudimos viajar por mucho tiempo por cuestiones económicas, pero logramos volver.