En este día especial, se conjugan el dolor y el horror de la guerra perdida, con el honor y la gloria inconmensurables que los héroes de Malvinas –tanto los caídos y como aquellos a los que la Providencia les permitió regresar al suelo natal- nos dejaron como eterna herencia y compromiso para identificar una causa inmaculada de la Patria. Un día como hoy, en el lejano 1982, aquello fue un choque de sentimientos contrapuestos: por un lado la emoción de imaginar desde nuestras altas distancias, la bandera azul y blanca flameando sobre las tierras y las aguas irredentas del sur, y el impulso irrefrenable de correr a ofrecer el pecho para defenderlas. Y al mismo tiempo palpitando la sensación, casi la certeza, de que se estaba emprendiendo “una retirada hacia adelante”, producto de la improvisación, la imprevisión, y la miopía de un grupo de nefandos militares que jugaron a la guerra con la vida de los niños de los cuarteles y con el corazón de los argentinos. El fin de la guerra  trajo el fin del gobierno de facto, pero las heridas todavía sangran, por los que murieron y por los que siguieron con las angustias a cuestas. Y por el exitismo de un pueblo que -sorprendido en su buena fe- llenaba las plazas de todo el país, vivando la fatídica aventura que conducían unos cuantos trastornados disfrazados de bravucones. Hoy aún, 36 años después, se mezclan la congoja y el orgullo en partes iguales, por la guerra del Atlántico Sur. Y detrás de ese choque que aún altera los sentidos, todavía hay tantas cosas pendientes de resolver, para que viva la Patria.

Contradicciones

         ¡Qué extraño y qué sorprendente es nuestro país! Y eso parece ser una fatalidad de la que no podemos escapar. En otros órdenes de cosas, las pasmosas contradicciones que en otros países se tomarían como disparatadas paradojas, aquí son moneda corriente. Baste como ejemplos citar la actualidad de nuestra justicia. Pasó de ser complaciente con un gobierno, a ser complaciente con el gobierno siguiente, ubicado en las antípodas del antecesor. La ciudadanía se emocionó, creyó que despertaba un leviatán armado con una espada y una balanza, que derrumbaría años –o siglos- de degradación del poder más importante del sistema democrático. No ejerciendo la potencia de la ley como arma para la revancha, sino, simplemente para hacer justicia. La ilusión duró menos de dos años. Repentinamente, todo parece girar 180 grados, y todo el sistema vuelve a temblar entre acusaciones y sospechas. Las decisiones que se toman son tan groseras, y hasta los legos comprendemos que nunca las podremos comprender desde la lógica. Se levantan algunas voces críticas desde adentro. Cristóbal López y los suyos, pasaron del banquillo de los acusados –por desviarse 8 mil millones de pesos que hoy con intereses son más de 17 mil, de impuestos no pagados para ser usados en inversiones particulares, la mayoría puestas al servicio del gobierno del momento- a ser acusadores, y a autonominarse víctimas de la incomprensión y la persecución política. Hay voces críticas que se levantan desde adentro: el fiscal Germán Moldes, reclamó el nuevo encarcelamiento de CL y sus socios y esta vez incluyó al exjefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, pieza clave de la “operación desvío de fondos”. Nadie se anima a imaginar un resultado para su solitaria apelación. Se deshilacha la doctrina Irurzún –esa que permite detener con prisión preventiva a los exfuncionarios denunciados o imputados que conservan aún contactos, lazos y relaciones creadas por el poder que tuvieron y que pueden entorpecer el desarrollo de las causas. Dadas las circunstancias, se trata de un engendro jurídico paradójicamente útil, pero fue utilizado a mansalva y discrecionalmente, que terminó perdiendo valor. Lamentablemente no está cayendo derrumbado por alguna idea o doctrina superadora: cae bajo el regreso de las mañas del pasado, que súbitamente recobran fuerza y vigencia. Y los que si ejercieron el poder político y económico, seguramente tienen aún poderosas conexiones, influencias y capacidad de negociación. Porque los cientos de miles de millones de dólares del pueblo argentino que se filtraron por algún agujero negro en los años pasados, siguen sin aparecer, y desde algún lugar, movilizan influencias que como queda a la vista, permiten suponer razonablemente que los lazos tejidos al amparo de supuestos acuerdos criminales, se encuentran vigentes y pueden estar siendo usados en perjuicio de las investigaciones penales. Mientras cunden las sospechas, continúan los operativos para lograr la libertad de Lázaro Báez y de Julio de Vido, y otros. Tan grande fue la polvareda que estos escándalos levantaron, que la Suprema Corte de Justicia, se vio obligada a ordenar que se investigue a fondo a los jueces que beneficiaron de manera tan procaz a los exfuncionarios y empresarios imputados en las causas de supuesta  conformación de asociaciones ilícitas para defraudar y estafar al estado. Es decir, la Justicia, como si no tuviese otras prioridades más quemantes, termina dedicando esfuerzos para investigarse a sí misma tratando de recuperar prestigio y aventar las sospechas de venalidad que la agobian. Es verdad que somos una caja de sorpresas y contradicciones sin final.

Y el gobierno…

         El gobierno tiene lo suyo. Es paradójico, también contradictorio, y hasta muy difícil de explicar, que en un país, donde la inflación galopa, mas moderadamente que antes, pero galopa todavía, se informe que han bajados los índices de pobreza y de indigencia al 25.7% Si aumentan las tarifas de los servicios, las prepagas,  el transporte, los peajes, las comunicaciones, los combustibles, la comida; si la pauta oficial del 15% de inflación es una fantasía que hasta el mismo gobierno comenzó a olvidar, y los sueldos se aumentan por debajo de ese tope ficticio, por más voluntad y buena onda que se ponga, ¿cómo comprender que es posible que haya menos pobres y menos indigentes? En Jujuy también, según informó técnica y correctamente la titular de DIPEC, Ana Juárez Orietta, se registraron bajas en las mediciones de pobreza e indigencia a pesar de la “sensación” parecida o más grave que a nivel país. Y esto no es nuevo. En la danza de contradicciones, vale recordar que dos años atrás, también nos decían que en Argentina había menos pobres que en Alemania, apenas un 5%, y cuando se corrió el velo que cubría la realidad, aparecieron más del 32% de pobres ocultos debajo de la alfombra de la supuesta misericordiosa actitud de no estigmatizarlos.  

El mensaje del GM

        Más allá de estos gruesos temas nacionales, que naturalmente arrastran a las provincias, les gusten o no, esta semana en Jujuy no se hablará de otra cosa que no sean los balances y los anuncios del Gobernador Gerardo Rubén Morales, en su mensaje ante los diputados al inaugurar el período de sesiones ordinarias. La ciudadanía espera con ansiedad todo lo que el GM tendrá para informar. También lo esperarán, de paro y movilizados, los trabajadores de educaciónn y de todo el Frente Amplio Gremial, el mismo día del mensaje, pasado mañana, en la puerta de la Legislatura. Y también se podrá “pispear” si el GM seguirá haciéndose cargo de todas las piedras que muchos de sus funcionarios le cargan en su espalda, sin advertir –o sin importarles- el cansancio y el deterioro que ello le acarrea. El gobernador Morales quizás se refiera desde el área Educación de la ministra Isolda Calsina, a los avances en procura de un pacto educativo que tal vez traigan paz y cordura a un sector donde los conflictos y los escándalos se producen sin solución de continuidad desde hace dos años. No seguramente por malas intenciones, quizás por impericia, pero seguro que por la inoportunidad y la falta de diálogo y consenso previo con sectores que terminan siempre sintiéndose convidados de piedra y expulsados del necesario coprotagonismo en la cosa pública. Desde el área Producción, del ministro Juan Abud Robles, seguramente el GM podrá iluminar definitivamente con los resultados del excluyente caso Ingenio La Esperanza, sobre el que sembraron dulzuras y curiosamente, sólo recogieron tempestades. El área de Seguridad, del ministro Ekel Meyer también seguramente demandará del gobernador un tiempo importante, donde casos emblemáticos sacuden a la opinión pública de diferentes maneras y con diferentes consecuencias, desde las cámaras de seguridad anunciadas hasta terribles crímenes irresueltos poco frecuentes en Jujuy. El área de Desarrollo Humano de la titularAda Galfré obviamente genera sus expectativas: la situación de merenderos, los aportes del estado, la atención social y jurídica primaria que se debe a la población en situación de vulnerabilidad, especialmente los niños, donde tras los episodios que conmovieron a la sociedad, sólo se escucharon deslindes de responsabilidad, y hasta ahora, nadie que asuma alguna responsabilidad. Ambiente a cargo de la periodista Inés Zigarán, otra de las áreas elevadas a ministerio, ocupará seguramente parte del mensaje del GM. Logros, avances en la protección de los ecosistemas y el gran proyecto GIRSU de tratamiento de residuos que mediante un importantísimo crédito europeo permitiría hacer realidad los sueños de muchos. El área deHacienda del ministro Carlitos Sadir, naturalmente, tendrá su espacio, quizá sólo para mencionar cuán atada está Jujuy a sus traumas económicos estructurales y –como siempre- a los vaivenes que comanda la Casa Rosada. Atado a ello también, el ministerio de Trabajo del massista Jorge Cabana con escasísimo margen de maniobra y con un estilo de diálogo que tiene los dirigentes sindicales bastante salidos de madre. El área de Gobierno, a cargo del exgobernador del PJ Oscar Perassi, cuyo territorio se achicó sensiblemente al asumir el gobierno del GM, maniobra con perfil bajo y con cierta silenciosa eficacia y sobriedad en sus relaciones con la Justicia. Pero fue el propio GM quien se salió de la diplomacia cuando al inaugurar el centro judicial de Libertador, se mostró “orgulloso de lo que tenemos” pero les reclamó a los jueces más celeridad, y “que pongan presos a los delincuentes”. Del área de Infraestructura que comanda Jorge Rizzotti se aguardan importantes anuncios. Las obras públicas, tan ansiadas e imprescindibles son las únicas que efectivamente pueden cambiar rápidamente la cara de Jujuy. Viviendas, obras viales, de Agua Potable y Saneamiento, entre otras, son efectoras de transformación y mano de obra, y en algunos casos, la mora de la Nación, entre los anuncios y la realidad, conspira contra el despegue que la Provincia tenía previsto adelantar. Naturalmente, en el área, está otra de las estrellas de la gestión: el parque solar Cauchari, con algunos nubarrones que según los funcionarios del sector, no alcanzarán a nublar el sol que ilumina el emprendimiento más caro y más significativo del gobierno. El área de Cultura y Turismo, viene de dos años desabridos y la nueva gestión, a pesar de los esfuerzos mediáticos por demostrar lo contrario, aún no ha tenido tiempo de mostrar fehacientemente si el GM esta vez acertó con una jugada bastante fuerte al confiar una de las áreas más trascendentes para Jujuy al ministro Federico Posadas. Algo parecido ocurre con Salud, el área confiada al médico Gustavo Bohuid, gigantesco ministerio, donde se trata de imponer a marchas forzadas un nuevo sistema de atención, prevención y cuidados, (necesario, porque el anterior estaba totalmente agotado en sí mismo), pero que en el apuro se va explicando a los trabajadores y a la gente, a medida de que se avanza entre prueba y error. Finalmente, es de suponer que si hay referencias a las manos derecha e izquierda del Poder Ejecutivo, (sin alusiones ideológicas obviamente): el Secretario General de la Gobernación, Héctor Fredy Morales y el Fiscal Mariano Gabriel Miranda, recibirán el aplauso del jefe del gobierno. Éste por el desempeño legal con los innumerables juicios que sostiene el Estado, y sus generalmente muy bien aceitadas relaciones con el Poder Judicial. Aquel, por la organización interministerial y los conductos dispuestos hacia y desde el Gobernador en el trabajo cotidiano de la administración y su relación con las fuerzas del trabajo y el sector privado. Este mensaje, que obviamente, contendrá además la visión del GM de dos años de trabajo, y el panorama para los casi veinte meses que le quedan del mandato iniciado el 10 de diciembre del 2015. Quizás muchas cosas haya debido modificar el gobernador una vez que se sentó en el sillón del Ejecutivo y encontró la real realidad (valga la atrocidad gramatical). Ya después de dos años, muchas cosa dejan de ser culpa de la gestión anterior, y muchas, las estructurales, seguirán vigentes durante ésta y seguramente varias gestiones más, porque están anquilosadas, oxidando el aparato del estado provincial, desde hace más de sesenta años. Y claro, seguramente, aunque él no lo diga, se podrá leer entrelíneas la voluntad, la decisión y las ganas de prepararse para heredarse a sí mismo, el 10 de diciembre del 2019. Para eso, quedan apenas unos meses para enfrentar las PASO, y las elecciones generales. Pero que nadie crea que todo está sereno y en “stand by”. Tanto en el partido del gobierno, como en la oposición ya se están jugando las tremendas partidas preliminares para la pelea por la sucesión.

Judiciales

    Un párrafo para una decisión de la Justicia jujeña que si bien era esperable, tardó en concretarse. El superior Tribunal local, resolvió confirmar la competencia del juez de control Isidoro Arzud Cruz, en la conocida como “megacausa”. Lo hizo tras rechazar las presentaciones de las defensas, Esta causa como se sabe, tiene como principales implicados al exgobernadorEduardo Alfredo Fellner, al exministro de Tierras y Viviendas Luis Cosentini, a varios exfuncionarios provinciales de la UEP y nacionales como José López, Germán Nivello y a la dirigente tupaquera Milagro Amalia Ángela Sala Leyton de Noro. Con esta decisión, al juez Cruz, está en condiciones de comenzar a citar a indagatorias a todos los involucrados, e inclusive debería resolver el pedido del fiscal de investigación de delitos complejos, Diego Cussel, que en su momento reclamó la detención de los imputados. De todos modos, se supone que las decisiones no son inminentes y queda aún la posibilidad de que los defensores recurran en queja a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, exigiendo el traslado de las actuaciones al fuero federal. Sin embargo, como el decisorio del STJ de Jujuy, no tiene carácter suspensivo, aunque se plantee el recurso ante la CSJ, las actuaciones pueden proseguir con normalidad.

     La Justicia local, se anotó un tanto en un fallo que fue muy bien recibido por la población. A instancias de gestiones del Fiscal de Estado Mariano Gabriel Miranda, los jueces Javier Arias Cau, Elba Rita Cabezas y Marcela Valdecantos, fallaron en contra del uso de paisajes jujeños en poublicidad turística engañosa, deleznable práctica que tiene decenas de años de uso. El fallo alcanza a 16 empresas de Salta que deberán rectificar lo hecho hasta hoy y abstenerse de repetir la actitud. Es de esperar ahora, que los organismos responsables controlen que se cumpla el fallo y de no ser así, se caiga sobre los infractores con todo el peso que la ley hoy les facilita.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...