Desarme de Corea del Norte

La oficina del presidente surcoreano Moon Jae-in reveló detalles sobre la histórica cumbre entre los líderes del Sur y el Norte y contó que Pyongyang se comprometió a desmantelar un centro de pruebas nucleares en mayo ante observadores y periodistas extranjeros.

Los críticos al régimen sostienen que se trata de instalaciones que están en desuso, pero Pyongyang dice que están en condiciones.

La propuesta del gobierno comunista surgió del compromiso alcanzado entre ambos países el viernes pasado, cuando en la primera cumbre bilateral en 10 años acordaron la desnuclearización de la península aunque sin un cronograma de medidas concretas.

Corea del Norte, según Seúl, ofreció clausurar definitivamente el centro en el que realizó sus seis pruebas nucleares en Punggye-ri, en el noreste del país y que el desmantelamiento se haga públicamente para crear confianza con la comunidad internacional en su promesa de desnuclearización.

En ese sentido, el líder norcoreano dijo que invitaría a expertos y periodistas internacionales para presenciar la clausura y desmantelamiento del centro de pruebas nucleares.

En un movimiento anterior, interpretado como un gesto hacia la cumbre que se concretó el viernes pasado en la frontera entre ambos países, Kim ya había anticipado ante el Comité Central del Partido de los Trabajadores el pasado 20 de abril, la suspensión de sus pruebas nucleares y de misiles.

"Algunos dicen que estamos cerrando instalaciones que están inservibles, pero ya verás que están en muy buenas condiciones", le dijo el líder norcoreano a su par del sur, según el comunicado de Seúl.

Kim hizo esta aclaración porque algunos expertos internacionales destacaron en las últimas horas que las instalaciones de Punggye-ri quedaron dañadas tras la sexta (y más potente hasta la fecha) detonación nuclear subterránea realizada en septiembre pasado.

En los últimos meses, el máximo líder norcoreano cambió significativamente el tono de su retórica hacia el mundo.

Después de más de un año de pruebas nucleares y misilísticas y de participar de una escalada de amenazas bélicas con su par estadounidense, Donald Trump, Kim se abrió a un diálogo directo con Seúl y Washington. El viernes, en la histórica reunión con Moon, le hizo una aclaración clave, según contó el comunicado. "Aunque tengo mis reservas hacia Washington, la gente verá que no soy el tipo de persona que dispara armas nucleares hacia Corea del Sur, el (Océano) Pacífico o Estados Unidos", le aseguró Kim a Moon.

"Si nos reuniéramos regularmente con los estadounidenses para cimentar la confianza y ellos prometieran poner fin a la guerra y no invadirnos, ¿para qué mantendríamos entonces un arsenal nuclear y viviríamos en unas condiciones tan duras?", dijo en referencia a las duras sanciones que pesan sobre Pyongyang por su programa atómico.

La reunión entre ambos líderes coreanos fue la coronación de una serie de medidas y gestos para poner fin a una de las etapas de mayor tensión en la península en las últimas décadas, que terminó con nuevas sanciones internacionales y un mayor aislamiento económico para Pyongyang.

En los últimos meses, el máximo líder norcoreano cambió significativamente el tono de su retórica hacia el mundo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...