¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

24°
21 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Federico Pinedo: “Siempre hay golpistas, incluso en la política”

Domingo, 27 de mayo de 2018 00:00

Segundo en la línea de sucesión presidencial, Federico Pinedo es uno de los dirigentes con mayor trayectoria en las filas del macrismo. Fue diputado nacional, ahora es presidente provisional del Senado y llegó a ser jefe de Estado por un día. En una entrevista exclusiva con El Tribuno de Jujuy, el legislador aseguró que “Argentina tiene que plantearse un nuevo enfoque de su economía” y admitió que para bajar el déficit “algunas cosas se demorarán más en el tiempo de lo que teníamos previsto”. “No sé si el Gobierno tenía que evitar que el dólar llegue a los 25 pesos”, aseguró. Consultado sobre la baja en las encuestas de Mauricio Macri, Pinedo sostuvo que “si el presidente hubiera sido Churchill le hubiera pasado lo mismo”.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Segundo en la línea de sucesión presidencial, Federico Pinedo es uno de los dirigentes con mayor trayectoria en las filas del macrismo. Fue diputado nacional, ahora es presidente provisional del Senado y llegó a ser jefe de Estado por un día. En una entrevista exclusiva con El Tribuno de Jujuy, el legislador aseguró que “Argentina tiene que plantearse un nuevo enfoque de su economía” y admitió que para bajar el déficit “algunas cosas se demorarán más en el tiempo de lo que teníamos previsto”. “No sé si el Gobierno tenía que evitar que el dólar llegue a los 25 pesos”, aseguró. Consultado sobre la baja en las encuestas de Mauricio Macri, Pinedo sostuvo que “si el presidente hubiera sido Churchill le hubiera pasado lo mismo”.

¿Cuál es su análisis de la crisis económica que se vivió las últimas semanas?
Lo primero que yo diría es que la Argentina desde el punto de vista económico es otro país. Argentina venía desarrollando un plan de crecimiento fuerte basado en el financiamiento externo de un período de transición en el que el país gastaba más de lo que tenía pero cada vez iba achicando ese gasto mayor a los ingresos. Lamentablemente antes de eliminar la diferencia entre el gasto y los ingresos vino este episodio de suba de tasas en Estados Unidos que cambió completamente el panorama económico. Me parece que a partir de ese momento la Argentina tiene que plantearse un nuevo enfoque de su economía, sobre cómo hacer para mantener el crecimiento y el empleo como lo venía haciendo el año pasado cuando se creció casi un tres por ciento y generó 450 mil puestos de trabajo.

¿Qué le faltó al Gobierno para evitar que el dólar supere los 25 pesos? 
No sé si el Gobierno tenía que evitar que el dólar llegue a los 25 pesos. El dólar es una mercadería igual que cualquier otra que la gente compra y vende voluntariamente al precio que le parece. Lo que a mi sí me pareció es que en los días previos al martes negro, donde había una fuertísima especulación en torno al peso, hubo informes muy negativos sobre la Argentina que no tenían fundamento en la realidad. Eso llevó a que los argentinos tomáramos varias decisiones, una de las cuales fue la que tomé junto a mis colegas del Senado de ir junto a presidentes de bloque que representamos a 61 de 72 senadores a ver al presidente y decirle que respaldábamos la estabilidad de la Argentina frente a análisis financieros que decían que el sistema político argentino estaba en colapso, cosa que no era cierto. Creo que esos informes tremendistas a lo mejor le hicieron ganar plata a algunos que los hacían e hicieron un daño mayor del que se podría haber tenido. 

Tras nombrar a Nicolás Dujovne como coordinador del equipo económico, ¿se puede afirmar que el Gobierno tiene ahora un ministro de Economía más fuerte que antes?
Me parece que si. Creo que el ministro Dujovne, que ahora coordina todo el equipo económico, tiene el poder y la responsabilidad de que haya coherencia absoluta en las acciones de todo el Gobierno. 

¿Coincide con los sectores que hablaban de que había una especie de golpe de Estado en marcha? 
No, no, no; no coincido para nada. Siempre hay golpistas, tipos que no son democráticos y que quieren echar al Gobierno de turno. Eso siempre hay, incluso en la política hay alguna gente que habla en esos términos: “Hay que sacarlo a Macri, echarlo”. Incluso algún comentarista televisivo (por Santiago Cúneo) que lo echaron del canal donde trabajaba porque además de hacer golpismo explícito hizo antisemitismo explícito, hubo de todo un poco. Pero no creo que hubo nada parecido a un golpe. ¿Quién va a dar un golpe? Nadie. 

Pero sí cree que hubo gente que intentó desestabilizar al Gobierno...
Si, pero siempre hay locos sueltos, no lo tomo como un hecho de relevancia política. La política seria de la Argentina respaldó al presidente de manera categórica el lunes previo al martes negro. Me parece que esa es la realidad de la Argentina y el mensaje que le dimos a los mercados cuando fuimos a verlo al presidente. 

¿Piensa que se va a aprobar el proyecto sobre tarifas en el Senado?
Hay dos propuestas. Hay una muy mala que votó la Cámara de Diputados que lo que busca es retrotraer la situación para atrás a un momento en el que era muy mala la situación porque había unos subsidios que le cuestan a Argentina 75 mil millones de pesos que no tiene, lo que impactaría muy negativamente en esta necesidad de crédito que tiene el país. La otra parte es que el 44 por ciento de los subsidios se lo llevan las dos décimas partes de la población más rica. Volver a un sistema en donde se subsidia a los ricos en contra de los pobres no me parece una cosa atendible. También es un sistema que concentraba los subsidios casi en un setenta por ciento en el área de Buenos Aires y mantenía diferencias enormes con el interior. Frente a ese proyecto,el presidente consideró que era razonable la propuesta del senador Pichetto, de Juan Manuel Urtubey y de Juan Schiaretti que lo que proponían es bajar el IVA, y si baja el IVA sobre las facturas baja el precio en el acto de manera real y contundente. Como la Argentina está recaudando más de lo que tenía previsto no iba a generar un daño fiscal extremo. El Senado tiene que decidir cual de estas dos alternativas vota. Si va por el primer camino el presidente ya dijo que lo va a vetar porque es muy malo para los argentinos, y si vota el segundo los argentinos van a tener mejores tarifas.

El Gobierno puso una meta de inflación del 15 por ciento y muchos gremios cerraron en ese número, pero ahora se dice que la inflación superaría el 25 por ciento. ¿No debieron decirle a la gente que la meta no era cumplible? 
Casi todos los convenios colectivos tienen cláusula de revisión, con lo cual se va a analizar el resultado que va a tener la Argentina. Todavía no sabemos cual va a ser ese resultado así que hay que ir viendo que es lo que va pasando. Me parece que el Banco Central tiene una responsabilidad fundamental que es bajar la inflación y hay que ver cómo decide hacerlo.

¿Le preocupa la baja de Mauricio Macri en las encuestas o cree que es momentánea?
No. A veces vos vas hinchando a favor de un ciclista que va corriendo en una carrera y por ahí se le pincha la goma y decís “que macana, viene un bajón”. Pero en este caso la carrera es larga y Macri se va a volver a subir a la bicicleta. Esto lo que ha sido fue una pinchadura de una goma que sucedió independientemente de quien era el presidente. Si el presidente sería Churchill hubiese pasado lo mismo. Suben las tasas en Estados Unidos, un montón de fondos se van para ese país y los países que están más expuestos al crédito sufren más que los demás.

¿Qué sintió cuando se enteró que Argentina volvía al FMI?
 Yo venía siguiendo las cosas que estaba haciendo el Fondo Monetario. El recuerdo es muy negativo, todos recordamos el FMI de la década del 90 que en mi criterio tenía una mirada muy negativa de la economía que consistía en que había que buscar equilibrio a cualquier costo. Si matás a todo el mundo llegás al equilibrio perfecto, nada se mueve (risas). Pero el Fondo Monetario posterior a la crisis de Lheman Brothers generó una nueva doctrina del Fondo, que es lo que está diciendo en el caso argentino. En el caso argentino, el FMI dijo que lejos de estar en contra del crecimiento, apoya un programa económico que tiene el presidente Macri de generar un alto crecimiento. Solo podes equilibrarte si creces, no si achicas. Lo mismo dice con la protección del empleo y con la protección a los más vulnerables en la transición hacia el equilibrio que queremos lograr.

Se dice que hay que bajar el déficit fiscal pero no queda claro por donde van a recortar, ¿tiene información sobre eso?
No, eso es un pacto político que tiene que hacer la Nación con las provincias. Nos tenemos que poner de acuerdo en cómo se va a gastar el dinero que tiene el pueblo argentino. Algunas cosas se demorarán más en el tiempo de lo que teníamos previsto, eso puede pasar, pero es una decisión que tiene que tomar el Congreso, donde el oficialismo es minoría.