Vendedores informales piden reducción de canon

Vendedores informales del casco céntrico de esta ciudad capital expresaron a este medio su descontento y preocupación por el "exagerado canon" que deben pagar a la Municipalidad de San Salvador de Jujuy por ocupación de espacios públicos, por lo que solicitaron a las autoridades que el tributo se reduzca.

El grupo, conformado por 32 vendedores con hasta treinta años de antigüedad, comentó que en 2017 después de mucho insistir para que les sean renovados los permisos, finalmente estos fueron concedidos bajo una cuota mensual de $2.000 cuando en 2016 la cuota era de $400. Informaron que la cuota mensual para el primer semestre de 2018 es de $2.875 y que a partir de junio será de $3.500.

Relataron que cuando en enero de este año fueron a pagar el canon correspondiente, desde la Municipalidad les dijeron que todavía no podían efectuar el pago y "recién nos citaron a todos en el mes de marzo para que paguemos (enero, febrero y marzo) y fue ahí cuando nos atrasamos, se nos hizo una gran deuda y la mayoría de los vendedores nos tuvimos que hacer prestar para pagar esas cuotas, porque hoy en día no hay venta", relató una de las integrantes del grupo y agregó: "Y ahora desde junio nos dijeron que ya sube a $3.500 el canon" debido a que el importe se actualiza cada seis meses.

Ante esta situación, relataron que en primera instancia se dirigieron al secretario de Gobierno de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, Gastón Millón, quien los derivó al director de Control de Espacios Públicos y Nocturnidad, Mario Vigo, quien a su vez los dirigió al Concejo Deliberante en donde presentaron una nota el 16 del corriente mes. "La respuesta siempre es la misma "que esperemos", que sigamos pagando", expresaron.

Los vendedores informales del casco céntrico informaron que a partir de junio el canon que los habilita a trabajar con una mesa de 1,20 metros por 60 centímetros será de 3.500 pesos. "Por la medida que tenemos consideramos que es mucho, y además estamos restringidos en las ventas, ahora en esta época no podemos vender artículos de invierno como calzas, medias y camisetas que son productos con los que antes podíamos salvarnos y si los comercializamos nos secuestran el permiso", se quejaron.

"Nos sentimos discriminados"

Comentaron que según la ordenanza vigente sólo los vendedores informales con antigüedad son los que pueden permanecer en el casco céntrico. "Sin embargo hicieron ingresar a más gente al centro y pagan mucho menos que nosotros, las vendedoras de ropa interior pagan $1.600. Hay una discriminación entre los antiguos y los nuevos", agregaron.

Sabina Pilco subrayó que "todos los vendedores que tenemos el permiso es porque tenemos antigüedad y cumplimos con todos los requisitos, yo tengo más de treinta años de antigüedad y no puede ser que nos hagan esto".

Solicitaron también que se respete el lugar de cada vendedor, porque dos vendedores ya fueron reubicados en otras calles donde no hay venta. Por último, aclararon que ellos tienen la voluntad de pagar como lo vienen haciendo durante todos estos años, pero pidieron que se les baje el canon para poder cumplir en tiempo y forma con los pagos.

“No se puede cobrar menos, el canon está fijado por ordenanza

GASTÓN MILLÓN

Ante el pedido de los comerciantes informales del casco céntrico de reducción del monto del canon por ocupación de la vía pública que para junio alcanzará los $3.500, el secretario de Gobierno de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, Gastón Millón, explicó que los montos están fijados por la ordenanza vigente, por lo que no pueden ser reducidos.

“La ordenanza vigente establece el pago de acuerdo al tipo de actividad y de acuerdo a la zona, y establece un monto a pagar que se traduce en lo que se llama unidades tributarias. El canon entonces está fijado por ordenanza por lo que no se les puede cobrar menos, y de hacerlo estaríamos nosotros violando la ley”, explicó.

Consultado sobre la imposibilidad de los vendedores de realizar los pagos en enero y febrero, lo que les habría generado un atraso y una deuda con el municipio, Millón respondió que “a los vendedores del centro se les otorgaron los permisos en el mes de noviembre por primera vez en la historia. En enero y en febrero cuando quisieron ir a pagar se estaban terminando de entregar los permisos a otros vendedores pero después ya no aparecieron, por lo que luego se les avisó que tenían que pagar y sin intereses y ni actualización”.

Pueden pagar a lo largo del año

Refiriéndose a la deuda que contrajeron los vendedores por el atraso de los pagos el secretario de Gobierno explicó que se les dijo que “cuando paguen el mes de marzo paguen también enero y cuando paguen abril regularicen febrero, así mes a mes van poniéndose al día con la deuda, pero no lo hicieron. Nosotros no tenemos ningún problema que paguen los meses adeudados a lo largo de todo este año”, expresó.

Por otra parte, comparó que la situación no es justa para los comercios formales que deben afrontar gastos tales como alquiler, pago a empleados, impuestos, etc. 

Por último, aclaró que la ordenanza establece los montos de acuerdo a la zona: “Si alguien quiere vender en pleno microcentro el monto es eso, si vende en otra zona o un poco más alejado el monto va a ser mucho menos y nosotros no los obligamos a vender en esa zona”, finalizó el funcionario municipal.
 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...