Redujeron la pena al asesino de una gendarme

A mediados del mes de abril de 2015, la Justicia jujeña había condenado a la pena de prisión perpetua al asesino de Carola Elina Carretero, Roberto Omar González y recientemente se supo que Casación le redujo la condena y solo lo condenó a cumplir la pena de 15 años.

La noticia dejó a los familiares de Carretero devastados, teniendo en cuenta que a las instancias judiciales llegaron 5 gendarmes. A pesar de las pruebas que pesaban contra la mayoría de los cinco gendarmes acusados, "el Tribunal en lo Criminal Nº 2 sólo pudo condenar a González", publicó en su oportunidad El Tribuno de Jujuy.

González había sido condenado a prisión perpetua tras ser hallado autor penalmente responsable de "homicidio calificado por alevosía" y recientemente la Cámara de Casación Penal lo condenó a la pena de 15 años, luego de analizar el fallo y lo hizo por "homicidio simple".

A juicio también había llegado la expareja de la víctima, Cristian Ariel Monje, quien fue sobreseído debido a la falta de imputación por parte del entonces fiscal de cámara Gustavo Almirón.

En tanto que los demás gendarmes: Diego Alberto Tapia, Agustín Ángel Castillo y Mario Antonio Olivares, quedaron libres por la prescripción de las acciones penales por las que habían sido acusados.

Monje había sido acusado por el supuesto delito de "participación criminal secundaria de homicidio calificado".

A todo esto, la Cámara de Casación Penal resolvió hacer lugar parcialmente al Recurso de Casación expuesto por el defensor de González, Juan Carlos Dávalos, en contra de la sentencia de abril de 2015.

En 2005 la cabo Carola Carretero apareció asesinada estrangulada con un cinto y apuñalada en la cabeza y por le hecho su expareja y cuatro compañeros de ambos llegaron a juicio. El debate oral se realizó casi diez años después, es por eso que algunos delitos que pesaban sobre los otros imputados caducaron.

Allegados a Carretero desde un principio desconfiaron de la instrucción preparatoria y estuvo cargado de falso testimonio y encubrimiento la mayoría de los relatos de los testigos que fueron citados.

En ese momento se hablaba de "continuos aprietes, seguimientos, escuchas telefónicas e intimaciones personales realizadas por personal de esa fuerza de seguridad nacional" y que posterior al terrible crimen fueron sufridos por familiares directos de la víctima, como así también amigos y allegados de ella.

Es un hecho de femicidio y en debate quedó comprobado que el único condenado tenía intenciones de mantener una relación con Carretero, relación que al parecer la víctima fatal se negaba sostener.

El crimen de Carretero ocurrió en una vivienda que alquilaban los cinco gendarmes detenido, ubicado sobre calle Marinero Zarzozo al tres mil del barrio Islas Malvinas.

Carretero vivía en el barrio Alto Comedero y según se expuso en el juicio, pasaba gran parte del día con los gendarmes en la casa que estos alquilaban y que incluso tenía llave del lugar.

Sobre el triste final de la gendarme

Carretero fue encontrada muerta el 5 de marzo del año 2005. Su cuerpo apareció ahorcado con un cinturón, en el baño de la casa de su novio, también gendarme. En principio, el caso fue catalogado como suicidio. Pero luego se hallaron indicios de que la joven había sido víctima de un crimen.
La víctima era cabo de inteligencia de Gendarmería. El día que fue asesinada, la joven se encontraba en la habitación de la casa de su novio, Cristian Monje, quien estaba de guardia.
Según la investigación, la joven gendarme fue abordada por González con fines sexuales. Pero ella lo rechazó. Esta actitud habría motivado la furia del efectivo. Los investigadores determinaron que González golpeó a la gendarme, quien para protegerse se encerró en la habitación de su novio. Pero el agresor logró entrar y le pegó en la cabeza hasta desmayarla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...