Demostrando que todo tiene que ver con todo, el recalentamiento político en América Latina repercute en Argentina. Ayer, la elección presidencial en México, parecía dar la victoria cómoda al candidato del Morena, Andrés López Obrador, mientras que sus contrincantes, Ricardo Anaya del PAN, José Antonio Meade del PRI (actualmente en el gobierno con el presidente Enrique Peña Nieto), y el independiente Jaime Rodríguez quedaban muy atrás. Tiene que ver con todo, porque muestra que un candidato se consagra frente al resto de los que no atinaron a comprender que sus divisiones le entregaban el poder sin más trámite. El tema es que López Obrador, se convertiría en el único modelo supuestamente "progre", casi de izquierda y de proyecciones marcadamente populistas que llegarían al poder, mientras el resto de la Iberoamérica, gira hacia la derecha. Como no podía ser de otra manera, ni lerda ni perezosa, la señora Cristina Elisabet Fernández de Kichner, envió a tierras aztecas a una calificada misión de La Cámpora, para cerrar acuerdos y recibir apoyos, en la seguridad de estar cerrando filas con un proyecto político muy parecido al del cristinismo. Y de paso, obviamente, disfrutarlo en las barbas de Mauricio Macri, quien había concertado buenas migas con el colega Peña Nieto y su delfín perdedor. México, bañado en sangre y cocaína, iniciará ahora un nuevo ciclo, signado por un feroz enfrentamiento con su vecino EE UU que también comparten el club político que integran el expresidente Rafael Correa, el presidente de Nicaragua Daniel Ortega, el de Venezuela Nicolás Maduro, el gobierno castrista del presidente Miguel Díaz Canel de Cuba, los brasileños Lula Da Silva y Dilma Roussef, y por supuesto Cefk. En tanto, en Venezuela, bastante fuera de control, el presidente mando a meter presos a los ejecutivos de la empresa nacional Pvdsa, acusados de sabotaje y traición a la patria, por la caída de la producción petrolera. Son once funcionarios a los que Maduro encontró responsables de la caída de dos millones de barriles diarios de petróleo en el 2017, a menos de uno hoy. Los expertos, dicen sin embargo, que se debe a la falta de inversión, producto de la inestabilidad política del país bolivariano. Entre tanto, en USA, Donald Trump celebra dos victorias judiciales: la Corte Suprema de Justicia, aprobó su plan de prohibir ingresos de inmigrantes de musulmanes procedentes de Libia, Siria, Irán, Yemen y Somalía. Y la otra fue el mazazo a los sindicatos del sector público, cuyos trabajadores no estarán obligados a pagar cuotas sindicales, si no desean adherirse a sus gremios. Si uno lo mira bien y lo más objetivamente posible, viniendo de donde vengan, no son buenas noticias ni para las libertades, ni para los derechos de los ciudadanos. Pero...es lo que hay.

En Argentina, apenas recuperados del "golpe a la ilusión", y del dolor horrible tras el fugaz exitismo que sembró por unas horas, y casi de casualidad, el equipo nacional de fútbol, los argentinos, volvemos "a las cosas", como nos hubiera dicho Ortega y Gasset. Y acá las cosas no han cambiado mucho. La Cámara de Casación rechazó el pedido de prisión domiciliaria del excomandante en jefe de las FF AA general César Milani y pidió, como la repetición de una letanía que no tuvo hasta ahora ningún efecto positivo concreto en ninguna de las actuaciones que se ventilan en la Justicia- que se aceleren la causa que -en este caso- es por acciones de lesa humanidad. Quizás, postferia de julio, se vean avances.

Otras "cosas"

Venimos de un paro general de fuerte realización con un mensaje poderoso dirigido a la Casa Rosada, desde donde el jefe de Gabinete respondió: "No vamos a llamar a dialogar a la CGT", siguiendo con su método de negociar con los gremios por separado, estilo del "divide y sobrevivirás" aunque parece dar cada vez menos resultado. El dólar, sigue inmanejable, y el viernes cerró a $ 29,66 burlándose de todas las maniobras financieras del Gobierno. El Gobierno usó el finde para analizar qué medidas tomará. Lo único que asoma es más impuestos, ahora al turismo, a los pasajes aéreos y a los gastos con tarjetas en el exterior. Las tasas siguen al 40 % y llegan al 47 %, volteando los créditos hipotecarios, la construcción, las inversiones, y haciendo la vida imposible a las pymes, a las que en esta semana, se les volverán a prometer salvatajes y auxilios a través de bancos. Las naftas ya subieron, las tarifas están listas para volver a subir, y las prepagas también. El riesgo país, alcanzó los 614 puntos, y cuando leen este dato, muchos se preguntarán ¿y esto que tiene que ver? Ocurre que estar tan mal puntuados por las calificadoras, quiere decir que haber recibido la designación de "país de economía emergente" y estar "mimados" por el FMI, no les importa un tereso ni a la banca internacional ni a los inversores, que por ahora seguirán prefiriendo apostar a cualquier país africano hasta que Argentina vuelva a ser confiable. En ese panorama, como se ve, desde el lunes pasado hasta, las cosas no han cambiado mucho. A excepción, claro, de los precios.

Nación y provincias

Navegando en aguas turbulentas, y con viento de frente, el PRO, se volvió a acordar de acordar. Convocó a gobernadores propios y opositores, a legisladores y dirigentes de variadas extracciones para pedir comprensión y ayuda para lograr las metas de equilibrio fiscal que exige el FMI. Todos - a coro- prometieron ayudar. Pero quedó muy claro, que en el caso de los gobernadores, el esfuerzo será más declamativo que concreto, porque todos ellos ya dejaron dicho con precisión que no permitirán que el ajuste se haga solamente sobre el castigado lomo de las provincias. Gerardo Morales, a quien los partes de prensa oficiales del PRO cuentan como propio, apareció en esas entregas de prensa asegurando que "están abiertos los espacios de diálogo para consensuar el mejor camino a seguir, privilegiando equidad e intereses de los sectores más vulnerables". Quienes conocemos al GM, sabemos que esas declaraciones aunque sean sinceras, son de compromiso, un compromiso un tanto distante y vacuo, porque cuando él quiere, sus definiciones suenan a precisos latigazos. Ocurre que Jujuy está entre las provincias que hasta ahora viene recibiendo fuertes apoyos discrecionales desde el Poder Ejecutivo Nacional.. De una masa de más de 40 mil millones de pesos de ATN (Aportes del Tesoro Nacional) que el ministerio de Interior o el de Hacienda, manejan con libre disponibilidad para auxiliar a situaciones especiales, Jujuy recibe un flujo de fondos importante que se suman a los anticipos de coparticipación (éstos sí se descuentan puntualmente) por ejemplo, para concurrir al pago de sueldos cada mes. Y el GM, dicen en su entorno, no renunciará a ninguno de estos apoyos, especialmente aquellos que vienen para gasto social. Y sobre todo no lo hará, mientras en la provincia de Buenos Aires y en la Ciudad de Buenos Aires, persistan beneficios extraordinarios contra los que todo el interior tiene apuntadas sus baterías. Para reforzar la recolección de apoyos, antes de que termine la primera quincena de este mes, el Gobierno nacional llamaría a reunir el Consejo de Salario, sabiendo de antemano que la pauta salarial, no podrá fijarse por debajo del 26%. Es decir, el 25 % -con otras mejoras- logrado por los camioneros de los Moyano, finalmente, le torció el brazo al Gobierno. En Jujuy, el Gobierno también se apresta a una nueva ronda de diálogo con los gremios estatales, que concurrirán casi con los mismos planteos nacionales y algunos retoques locales siempre pendientes. Los ministros Cabana Fusz y Carlos Sadir, serán otra vez los muros de contención de los reclamos y las espadas que defiendan las magras posibilidades del Estado provincial. Posición incómoda, si las hay. Por ahora, tanto el Gobierno nacional como el provincial, se resisten a hablar de convocar a un Consejo Económico y Social amplio y abarcativo para discutir líneas de acción a futuro. Pero si la situación se torna más delicada, quizás sea necesario pensarlo, porque entonces, el Gobierno solo, por más buenas intenciones y esfuerzos que pongan sobre la mesa no podrá maniobrar frente la pérdida de calidad institucional, y al consecuente deterioro de la gobernabilidad. Ya lo vivimos los argentinos y los jujeños. Claro, para que tengan éxito esas gestiones se deben cumplir dos condiciones: la fuerte voluntad del Gobierno, y la grandeza desprendida de todo interés sectorial de todos los convocados.
Mañana otro paro docente, ordenado desde Buenos Aires por la Ctera dejará sin clases a gran parte de niños y jóvenes jujeños. Adep, Sadop, UDA, Amet y a último momento el Cedems que conduce Ricardo Ajalla, informaron que adhieren a la medida, aunque desde el Ministerio de Educación, se espera que a nivel personal, muchos docentes no acaten la orden sindical, como ya sucedió en otras ocasiones, actitud que desde el Gobierno se presenta como un hartazgo de los docentes de los métodos de la huelga y desde los gremios se justifica por el temor a las sanciones y al descuento religioso del día no trabajado. Una polémica sin final, donde ambas partes tiene razón y ninguna la tiene.

La Esperanza

Una fortísima presión se produjo sobre los 600 trabajadores que podrían continuar prestando servicios en el ingenio La Esperanza. Desde la Justicia y el Gobierno provincial, se les advirtió que, o aceptan cobrar el 50 % de una indemnización que les correspondería por perder totalmente su antigüedad, o la venta podría caerse y a fin de año, La Esperanza cerraría, como ya ocurrió con el ingenio salteño San Isidro. Una peleada asamblea determinó que los obreros y empleados aceptarían el ofrecimiento del Gobierno, con algunas mejoras. Mientras el recalentado tema sigue en el tapete, el ministro responsable de la venta, Juan Abud Robles y el fiscal de Estado Mariano Miranda aseguraron a El Tribuno de Jujuy, que la venta va en tiempo y forma, y sólo restaría acordar detalles. Es decir, el Gobierno tranquiliza a los trabajadores, asume los costos de las demoras y pone la cara, pero la empresa colombiana Omega Energy, o sea los supuestos principales interesados en quedarse con el complejo azucarero y el negocio que representa, permanecen en silencio, sin dar explicaciones y sin haber puesto un centavo de todos los desembolsos que ya debieran haber concretado, en cumplimiento de la exigencias del pliego de venta o al menos, como un gesto de buena voluntad hacia la transacción en espera. Esta semana, será decisiva para el futuro del ingenio y de su gente.

“Pibes Villeros”

La “Megacausa”, y la causa “Pibes Villeros” ingresan también en una semana clave. Confirmando versiones que esta columna anticipaba, los magistrados intervinientes, rechazarían de plano todos los recursos, presentaciones, impugnaciones y recusaciones que se siguieron presentando y tratarían de despejar el camino para la elevación a juicio de los emblemáticos casos que involucran a exfuncionarios y dirigentes de la Agrupación Barrial Tupac Amaru. Los tres supuestos funcionarios -auditores- de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación que conducía José López, de apellidos Abud, Siwald y Petroni, no comparecieron la semana pasa a la citación de la Justicia jujeña, y nada se sabe de su existencia. El juez Isidoro Cruz, a cargo de las actuaciones, viajaría a Buenos Aires a radicar una denuncia y una solicitud de informes sobre los ausentes, para que sin perjuicio de que se averigüen sus paraderos, la causa en Jujuy, no sufra más demoras, según se conoció extraoficialmente.

El PJ se posiciona

En tanto, el peronismo local, buscando regresar a la gimnasia política que durante años dejó de practicar, realizó su congreso ordinario el viernes pasado. En fuertes debates, resolvió rechazar de plano el ajuste planteado por el Gobierno nacional y cuestionó frontalmente las políticas económicas del PRO. Presidió las deliberaciones el titular del congreso Nilson Ortega y participó activamente del mismo, el presidente del distrito, diputado Rubén Rivarola. Las coincidencias fueron cuestionar las políticas “neoliberales y antipopulares” de Cambiemos, y el congreso dio mandato al Partido y sus legisladores para que extremen las acciones políticas para restablecer el orden constitucional que le permita al PJ recuperar la Defensoría del Pueblo de la Provincia. Internamente, se aprobó la unidad de sectores de la Rama Femenina y de la Juventud, para fortalecer de manera urgente, las actividades de ambos organismos partidarios. Otro tema puntual, fue la situación económica del PJ, en la que el presidente Rivarola explicó que los peronistas que ocupen cargos en nombre del peronismo, deben realizar los aportes que determina la Carta Orgánica, y que de no ocurrir así, quienes estén en falta, no podrán aspirar a cargos o candidaturas en los próximos procesos electorales. Porque en el PJ, como en todas partes, por más amor que se profesen, nada será posible, si no aparecen las efectividades conducentes.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...