capital
Las funerarias solicitan que se reglamente la actividad
Enfatizan en la necesidad de controles, prácticas y protocolos sanitarios en torno a los cuerpos y tanatopraxia. Su inquietud apunta también a defender al sector de la competencia y la protección de los derechos de los usuarios.

Integrantes de la Asociación de Empresas Funerarias de Jujuy aspiran a que se reglamente la actividad enfatizando en la necesidad de controles, prácticas y protocolos sanitarios en torno a los cuerpos, tanatopraxia, y en el ingreso y egreso al exterior. Aspiraban a una ley pero iniciaron la gestión en el Concejo Deliberante buscando iniciar la reglamentación local y su inquietud apunta también a defender al sector de la competencia y la protección de los derechos de los usuarios.

Buscan regular y controlar las actividades y condiciones de funcionamiento de empresas funerarias, ya que aseguran que la práctica sin información sobre la causa de muerte, ni exigencias de aplicar obligatoriamente tanatopraxia en los cuerpos (técnica de conservación de cadáveres) generaría un riesgo sanitario que actualmente no tiene normativas.

Para ello fueron convocados por el Concejo Deliberante capitalino a fin de abordar el proyecto presentado por el presidente del Concejo Deliberante, Lisandro Aguiar. Aspiran a seguir trabajando en ello ya que buscan regular la actividad también en materia de cuidado sanitario, por lo que prevén reunirse también con el ministro de Salud, Gustavo Bouhid y el secretario de Salud Pablo Jure.

El presidente de la Asociación de Empresas Fúnebres de Jujuy, vocal de la Federación Argentina de Empresas Fúnebres y propietario de Servicios Sociales Futuro, Carlos Alfredo Jure, explicó que plantean también irregulares prácticas de venta de supuestos seguros que luego no responden con el servicio a sus clientes.

CARLOS ALFREDO JURE, EMPRESARIO

"Lo que queremos lograr es que las empresas cumplan las normas higiénicas, de salud pública y de avales para que no cierre mañana y deje gente en la calle", precisó Jure.

Detalló que los certificados de defunción, debido a que no hay una normativa, salen como "muerte por paro cardiorespiratorio pero no ponen la enfermedad", precisó.

Sostuvo que al desconocerse la enfermedad por la que falleció la persona puede generar un riesgo, con lo cual estimó que debe regularse y exigirse a las empresas a usar tanatopraxia, que es obligatoria en Europa y Estados Unidos, porque permite evitar ese tipo de riesgo. Plantean que se regule no sólo cómo se hace el certificado de defunción sino un protocolo de cómo retirar el cuerpo de clínicas y domicilios; y cuándo debe retirarse o velar a cajón cerrado por ejemplo. Inclusive se refirió al control de fronteras, algo que intentaron trabajar en Sanidad de Frontera, de modo que aspiran a que haya policía de frontera para regularlo.

CONTRATO/ CUANDO SE REQUIERA SE ASPIRA A QUE TENGAN GARANTÍAS (FOTO ILUSTRATIVA).

"No hay forma de que sepamos, si no hay legislación, viene un familiar y dice que quiere velarlo a cajón abierto (a su familiar) en su domicilio, y el certificado de defunción dice muerte por paro cardiorespiratorio y murió por alguna enfermedad, las consecuencias no las podemos saber", precisó Jure. Estimó por ello que lo que se busca es contrarrestar las posibles consecuencias con la regulación, y cuyas inquietudes plantearon y prevén avanzar en el Ministerio de Salud.

Uno de los planteos eje está vinculado a un malestar de una competencia que describió como desleal, asegurando que hay quienes abren oficinas para vender un seguro de sepelio. "Ponen un escritorio, una chica linda y venden un seguro de sepelio, entonces cuando fallece un familiar le dan 10 mil pesos y la gente anda con eso y no le alcanza. Queremos también que se regule eso", agregó.

Planteó que deberían controlar que tengan solvencia, vean que las empresas tienen los autos y los ataúdes para responder, de modo que garantice que la gente no sea estafada. Es que asegura que hay prepagas o empresas nacionales que llaman y afilian con cobertura de sepelios pero se desconoce que con empresas de Jujuy no tienen convenio, asumiendo que cuando lo requieren nadie responde hasta un horario hábil y llegan a 20 mil pesos, que aseguran no alcanza para ningún servicio.

Acerca de los crematorios


OPCIÓN/ LAS EMPRESAS ESTIMAN QUE PODRÍA HABER CINERARIOS EN JUJUY.

Una de las opciones de servicio es el de crematorio, que para Jure es de menor costo que uno común, porque aseguró que se crema con ataúd, y se suma el traslado al costo. Por ello destacó que si se contara con ese servicio en Jujuy el costo sería menor, ya que sólo hay en Güemes y en la capital salteña.

Aspira que en la legislación que se logre se permita la instalación de un crematorio. En ese sentido, comentó que cuentan con un proyecto de contar con ataúdes de cremación, que sea lavable y de fibra de vidrio, en base a Europa, asumiendo que esperan que no sea de cartón.

Otro de los proyectos que esperan que avance es el de un “árbol para Jujuy” y de un “cementerio de árboles”. También aspira a que se haga en cementerios privados y públicos “cinerarios” donde estimó que deben colocar las cenizas de sus familiares, asumiendo que esto permitiría evitar que crezcan los cementerios.

De hecho, aseguró que se está optando cada vez más por la cremación, asumiendo que “de diez entierros, cinco creman”. Es que el factor cultural ya no sería tan fuerte, ya que la Iglesia según afirmó no se opone a la práctica. 

Sin embargo, estimó que en Jujuy los cementerios públicos, como El Salvador y Nuestra Señora del Rosario, dan pérdida porque la gente deja de pagar su cuota. En el caso de los cementerios privados, estimó que a diferencia de otras provincias, en materia de limpieza y cuidado, son muy buenos.

El proyecto será estudiado y modificado 

Aunque recientemente concejales recibieron a representantes de la Asociación de Empresas Fúnebres para tratar el tema, planteado en un proyecto del concejal Aguiar, seguirá siendo analizado en nuevas reuniones durante las próximas semanas en que se prevé hacer modificaciones según los aportes del sector.

“El proyecto plantea la regulación de la actividad, qué tienen que tener, cómo deben desarrollar la actividad, la necesidad de contar con espacio para el estacionamiento de los vehículos fúnebres, todo lo que necesitan para ser habilitados”, explicó Aguiar escuetamente sobre los alcances del proyecto que buscaría fijar derechos y obligaciones. 

Sostuvo que prevén esperar los aportes del sector, a quien se le presentó el proyecto. “Vamos a hacer una carpeta de modificación del proyecto en las próximas semanas, así que seguramente tendremos más novedades la semana que viene”, afirmó el concejal Aguiar respecto al proyecto que lleva su firma.

En cuanto al tratamiento del cadáver, y la sugerida obligación de contar con un tanatopráctico, para Aguiar es algo que aún debe analizarse en base a los aportes del sector, y aclaró no obstante respecto a ese y algún otro requerimiento que no sería de cumplimiento inmediato y se daría tiempo a todas las empresas para regularizar. 

Sin embargo, a grosso modo, algunos de los requerimientos podrían dejar fuera de la posibilidad de seguir operando a algunas empresas que brindan ese servicio, con lo cual de algún modo se cumpliría la aspiración de un sector que busca protegerse de la competencia. Al respecto, un concejal que espera aún las nuevas reuniones con el sector y el análisis de la propuesta, estimó que con ello podrían llegar a reducirse de 14 a 4 empresas. 

Acerca de los aspectos vinculados a la prevención sanitaria en la práctica, el concejal Aguiar aseguró que el proyecto no regulará eso, con lo cual el sector está planteando al Ministerio de Salud modificaciones que se podrían hacer al respecto.
 

Los tipos de servicio en la provincia


TANATOPRAXIA/ LA ASOCIACIÓN LO PIDE Y EL PROYECTO PODRÍA CONTEMPLARLO.

El referente de la Asociación de Empresas Fúnebres de Jujuy, Carlos Alfredo Jure, aclaró que las empresas funerarias en regla para brindar el servicio hacen convenios privados con los afiliados.

“La empresa le da tal servicio de sepelio estipulado. Va a recibir esta sala velatoria, estos autos, este ataúd y paga una cuotita de tanto, para el grupo familiar”, precisó y aclaró que son diferentes convenios.

Uno se denomina “compra anticipada” con una cuota muy baja, que suelen tomar familiares de gente muy mayor que no tenían cobertura, y pagan el servicio de tal característica en 10 cuotas por ejemplo. Aclaró que las empresas fúnebres cubren de 0 años hasta el fallecimiento, mientras las de seguro de cero a 70 años.

Explicó que el sistema es de pago mensual para una cobertura, y si deja de pagar se suspende el servicio tras el aviso dentro de los 30 días, y sostuvo que si pagó muchos años se contempla la situación y se brinda el servicio asegurando que está estipulado de oficio y el arreglo es con la empresa. 

Hay servicios desde 26 mil pesos, de 50 mil y llegan hasta 200 mil pesos en las empresas de servicios fúnebres, según explicó el titular de la Asociación.

En su experiencia, la gente del Norte “venera mucho a los muertos” y opta por las cuotas que, dijo, son muy bajas. Es por ello que según Jure, lo que se paga, más allá de que hay gente que lo hace desde joven, aseguró que el valor nunca llega a cubrir el costo del servicio asumiendo que el “negocio” está en la cantidad de gente.
 

La competencia de las “pequeñas empresas” 

Uno de los planteos que buscan modificar los empresarios y que esperan que el proyecto presentado en el Concejo Deliberante les dé respuesta, es de lo que consideran competencia de pequeñas empresas ya que aseguran que no están controladas. 

Al referirse a ellas, el referente de la Asociación de Empresas Fúnebres de Jujuy explicó que dicha competencia suele vender seguros de vida para cualquier compañía sin contemplar que es alto el costo operativo. 

Es que Jure aclaró que las empresas fúnebres tienen un alto costo operativo, ya que aseguró que tienen todos los empleados en blanco, facturan, se les exige actualizarse y se controla eso. De hecho, el empresario recordó que deben tomar obligatoriamente cursos de la Dirección de Trabajo, de higiene y seguridad en el trabajo, de control ignífugo; controlan carné sanitario, de conductor, etc. 

Aseguró que a diferencia de ellos, el sector de empresarios cuenta con una red que les permite cubrir con el servicio en el interior de la provincia y en todo el país. Explicó que de esta manera evitan así largas esperas y poder cumplir con el servicio requerido por las personas al momento de la pérdida de un familiar.

Y es que asume que a los que no trabajan de esa manera, no se les controla del mismo modo.

Como monotributistas 

Explicó que “esas empresas” se inscriben como monotributistas, y no cuentan con vehículos ni convenios con otras empresas para dar el servicio que prometen. En ese sentido, el referente de la asociación dijo que como tal no tienen manera de denunciar a ese sector porque no hay legislación, pero estimó que sí hay denuncias de familias en ese sentido.

 

Control de fronteras 

Otro de los aspectos que la Asociación de Empresas Fúnebres espera superar es la prevención sanitaria en la actividad. 

A modo de ejemplo, el referente de dicha Asociación explicó que no todas las empresas tienen tanatopráctico, y es algo que esperan con el proyecto que se está trabajando, que se pueda fomentar por la utilidad de su práctica en materia de prevención sanitaria. Es que considera que es importante porque se tratan los cuerpos quitándoles líquidos. “Hemos trabajado mucho con Sanidad de Frontera con ese tema porque hemos sacado cuerpos contaminados y metimos cuerpos contaminados”, afirmó explicando que ante la falta de normativas y protocolos, por lo que desde Gendarmería se controlan los papeles burocráticos, del Registro Civil y del Consulado.

Sostuvo que los controles y protocolos sólo se cumplen a nivel internacional, Estados Unidos, Europa y en Chile donde se realiza tanatopraxia en todos los cuerpos.

Es por ello que aspiran a lograr avances ya que tienen delineadas reuniones con la cartera sanitaria para trabajar en sanidad mortuaria y de frontera, para trabajar luego en conjunto con concejales y diputados.

Planteó que la actividad está totalmente desregulada, por lo que desde la Federación Argentina de Empresas Funerarias se gestó la creación de la carrera de Director de Funeraria por lo que se abrió en la Facultad de Avellaneda y que finalmente fue cerrada por escasa demanda, pese a que se contemplaba reconocer a los idóneos en el sector.

De hecho, aspiran a gestionar a la Universidad Nacional de Jujuy (Unju) buscando crear una carrera semipresencial, mediante internet con encuentros esporádicos donde podrían dictar inclusive miembros de la Asociación ya que la mayoría se formó en tanatopraxia en Mendoza o Buenos Aires.

Explicó que trabajan con los concejales y llamaron la atención de un diputado provincial, abordando como base legislaciones de esas provincias, en el primero en el control en el retiro de los cuerpos por ejemplo de ciertos lugares y no de morgues. Recordó, de hecho, que algunas medidas no se cumplen en Buenos Aires porque las comunas no tienen Policía Mortuaria, y cuentan además con diez federaciones.