La autopsia  realizada  en la jornada del martes al cuerpo del jubilado que fue encontrado sin vida en el interior de su vivienda ubicada en La Mendieta, determinó que  la causa de muerte se produjo por  “Traumatismo encéfalo craneano grave, seguido de Politraumatismo en tórax, presentando heridas contusas en cráneo  y fracturas de costillas”, por lo que quedó certificado que el producto de la muerte fue por homicidio. Según se supo, la víctima presentaba  profundas heridas cortantes en la cabeza  y golpes en la parte lateral del cuerpo. Trascendió que para ultimar a la víctima,  el o los autores del brutal crimen, habrían utilizado un elemento cortante que se trató de un hacha. En la mañana de ayer, los ayudantes fiscales Adolfo Froilán Flores y Juan Carlos Baiud, llegaron junto a efectivos de la Brigada de Investigaciones al domicilio donde ocurrió el homicidio, para  realizar un minucioso registro en la vivienda, donde se levantaron pruebas y se procedió al secuestro de varios elementos y un hacha.

El hecho causó gran conmoción en la localidad azucarera, donde los vecinos se mostraron consternados por la violencia  con que actuaron, sosteniendo que no es gente de La Mendieta la que cometió el horrendo crimen y sostuvo que “Cantarito”, tal era el apodo de la víctima, era un vecino  apreciado en el lugar,  trabajó en Ingenio Río Grande donde se jubiló y trabajaba  luego en una carpintería que tenía en el fondo de su casa. Hasta el cierre de esta edición y pese al hermetismo que gira en torno a la investigación, se supo que en la Brigada continuaban recabando testimonios, que se procedió al secuestro de celulares para ser peritados, entre otras diligencias que permitan determinar el móvil del crimen.

Según el reporte policial, se supo que el martes  poco antes de las 10, se presentó en la Seccional 27, una enfermera del hospital La Mendieta,  identificada como Gloria G., quien indicó que en circunstancia en que circulaba  en el móvil del Same por el barrio Hipólito Irigoyen, tomó conocimiento que una persona de sexo masculino estaría sin signos vitales en el interior de la casa, por lo que se dirigió al lugar y pudo constatar  la veracidad de lo que le manifestaron. Al momento una comisión de efectivos llegó al inmueble ubicado en calle Los Paraísos del barrio Hipólito Irigoyen percatándose de que en el sector de la cocina, se encontraba la víctima  sin signos vitales y que la parte superior del cuerpo había un gran charco de sangre que salpicó incluso, varios muebles que estaban en el lugar, notando que la cabeza presentaba heridas cortantes.

Al momento se dio participación al responsable de la Delegación Fiscal N° 4 Juan Carlos Baiud,  quien solicitó al jefe de la Brigada de Investigaciones de San Pedro de Jujuy comisario Daniel Cruz, que de manera inmediata personal de esa unidad se haga presente en la localidad de La Mendieta,  debido a que  la muerte del dueño de casa, habría  ocurrido bajo circunstancias dudosas. En el lugar también se encontraban  efectivos de la Seccional 27, personal del Cuerpo de Bomberos y de la División de Criminalística.  Por disposición del ayudante fiscal,  se realizaron las pericias de rigor y el cuerpo de la infortunada víctima, identificada como Mario Hugo Quipildor, (67), jubilado, fue trasladado hasta la morgue del Centro Judicial San Pedro, donde  en horas de la tarde el médico del Ministerio Público de la Acusación Ariel Toledo, realizó la autopsia, determinando que  la  muerte  se produjo por “Traumatismo encéfalo craneano grave, seguido de Politraumatismo en tórax, presentando heridas contusas en cráneo  y fracturas de costillas”.

Las actuaciones primarias estuvieron a cargo de la Seccional 27 de La Mendieta y por disposición fueron giradas a la Brigada de Investigaciones  dando participación al responsable de la delegación Fiscal N° 1 ayudante fiscal Adolfo Froilán Flores  y la fiscalía de turno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...