Acusado de violencia de  género quedó detenido

SALTA (Agencia). El jueves por la noche, Carlos Ferro Podestá, hijo del exintendente de General Pizarro, fue sorprendido y detenido por efectivos de la Policía de Salta tomando un café en una estación de servicios ubicada en el Portezuelo de esta ciudad. Pese a tener pedido de captura internacional a raíz de una denuncia que su expareja, la abogada Dana Segovia, realizó en su contra por violencia de género, el hombre seguía disfrutando de las mieles de la libertad.

Tras ser detenido, fue trasladado a Joaquín V. González donde Susana Redondo Torino, de la Fiscalía Penal de esa ciudad, lo imputó por los delitos de lesiones leves agravadas por el vínculo y la violencia de género, amenazas, desobediencia judicial e incumplimiento de los deberes de asistencia familiar en perjuicio de quien fuera su pareja.

Carlos Ferro Podestá tenía pedido de detención local, nacional e internacional solicitado por la Fiscalía Penal de J. V. González, luego de protagonizar un hecho de violencia en el interior del Colegio de Abogados de esa ciudad en perjuicio de quien fuera su pareja, pese a tener una restricción de contacto.

En junio fue condenado a 10 meses de prisión condicional por lesionar al abogado Luis Pablo Ibáñez, a quien golpeó en la vía pública.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...