Instalar valores para mejorar la convivencia y la conducta ciudadana

El 29 de julio de cada año en el país se conmemora el Día de los Valores Humanos que tiene como motivo regular la conducta, superación y dignificación moral y espiritual de cada persona.

Con esa idea y convicción se sancionó en el año 2003 la Ley 25.787, por la cual se decidió instituirle a esta fecha un significado muy importante para exaltar el significado de los valores que dignifican y ennoblecen las relaciones humanas.

Según la ONU, los valores humanos son todos aquellos actos que permiten la libre convivencia de los seres humanos en el mundo, una de las características es que se multiplican cuando son usados, dado que ayudan a que exista una mejor sociedad.

Es imprescindible reflexionar, no solo por este día, sino en todos los días del año sobre lo fructífero que es instalar en los niños y jóvenes buenos hábitos. Los mismos solo se pueden enseñar a través de aquellos principios de carácter moral que contribuyen a la conformación de una familia próspera cuyos integrantes aporten en la comunidad.

La sanción de esta ley surge a partir de que, en la última dictadura militar se practicó una violación masiva y sistemática de los derechos humanos fundamentales, a través de un terrorismo de Estado que se llevó la vida de numerosas personas inocentes.

BUENAS ENSEÑANZAS EN LOS NIÑOS / PARA SEMBRAR UN FUTURO MEJOR.

Sin embargo, desde antaño, se registran actividades por parte de organizaciones que enaltecieron acciones ligadas a mejorar la convivencia entre todas las personas que viven en una comunidad. Estas acciones, repletas de valores, se instalaron a partir de un trabajo voluntario que tiene como fin realzar los buenos hábitos sociales.

Dentro del voluntariado jujeño, cada ong actúa transmitiendo estas sanas conductas, entre ellas, se encuentra la fundación "Alas de Águila" que desde hace ocho años desarrolla valores entre los adolescentes y jóvenes de nuestra provincia. Ellos absorben el mensaje que la institución les ofrece y están ávidos por vivir en una sociedad cimentada en estos principios.

En relación a eso, Alejandro Goyechea, presidente de la institución, en diálogo con El Tribuno de Jujuy mencionó que "algunos se refieren a los valores como algo demodé, pero no es así. Están desde siempre y son lo que nos permiten convivir entre nosotros. Ellos establecen los marcos donde funciona la sociedad".

En el mensaje que ellos transmiten a la sociedad hacen hincapié en el potencial de los jóvenes. "Ese potencial debe dejar de ser potencial en sí mismo, para transformarse en realidad. Si ellos cambian, cambian sus familias y cambia la sociedad. Esta es una ardua tarea, pero entendemos que es la única forma de transformar y trastornar nuestra sociedad. Hoy reinan los antivalores. El difundir los valores y principios nos permitirá acercar la sociedad al diseño original y por ende mejorar su calidad de vida".

Con respecto a la finalidad de "Alas de Águila" explicó que su tarea pretende "consolidar la paz, promover el amor, defender la vida, establecer la verdad y afianzar la justicia, para nosotros, para nuestras generaciones, y para todo aquel que quiera habitar esta hermosa tierra".

Los cinco pilares

La fundación “Alas de Águila” promueve cinco valores esenciales, en los cuales, para ellos, se cimientan todos los demás. Ellos son paz, amor, vida, verdad y justicia. Alejandro Goyechea los detalló.
Paz: “Es el clamor del pueblo. Cualquier sociedad anhela vivir en paz, lejos de la delincuencia, de la injusticia. La paz no es un estado, sino básicamente es una consecuencia. La paz es el resultado de estar en lo correcto. La paz tiene que ver con la reconciliación, a ello se oponen la amargura, el desgobierno y la injusticia”.
Amor: “Es la esencia de todas las cosas. Las personas necesitan y deben ser guiadas al amor. El amor no es un sentimiento, es algo más profundo, es una acción, una decisión. El amor cubre las faltas, los errores, los tropezones en el camino de la vida. El amor es la base de todos los valores, es como un martillo que rompe los "no puedo’”.
Vida: “Es dinámica, es una decisión, es una oportunidad. Una vida ordenada nos da como resultado el hacer las cosas correctas. Hoy por hoy muchas personas manifiestan que hablan desde la amargura de sus almas. Eso les va quitando vida”.
Verdad: “Es lo que vemos y lo que oímos. La verdad se practica, siempre caminan con la fidelidad adonde quieran que vayan. Cuando habito en la verdad siempre tenemos protección. Cuando me paro en el andamio de la verdad vivo bien”.
Justicia: “Es el cimiento donde se asienta el amor. Cuando se establece la justicia, ésta trae cambios y soluciones. A mayor justicia mayor autoridad, esto lo palpamos notoriamente en la familia. No tiene que ver con lo que puedo hacer, sino con lo que debo hacer”.

ESCUELA DE LIDERAZGO / JÓVENES SE NUTREN DE VALORES EN LA FUNDACIÓN “ALAS DE ÁGUILA”.

Aviv, “Escuela de Liderazgo”

A partir del año 2017, la fundación “Alas de Águila” desarrolla una escuela de entrenamiento para capacitar a jóvenes y adolescentes en liderazgo. De la experiencia adquirida a lo largo de la trayectoria de la fundación, una de las materias pendientes en la juventud, es no saber cuál es el propósito en sus vidas y no pueden establecer un proyecto de vida claro y visible.
La particularidad de esta escuela es que se busca llegar al joven a través de los valores, ya que nuestra sociedad necesita imperiosamente líderes con valores, “jóvenes que se jueguen por la Paz, que accionen desde el Amor, que defiendan la Vida, que establezcan ámbitos de Verdad y levanten la bandera de la Justicia”. Aviv es una escuela en donde se busca empoderar al joven o adolescente, teniendo como premisa desarrollar su identidad, identificar el propósito de su vida, conocer cuáles son los enemigos que atacan al liderazgo y los cimientos donde se construye un verdadero liderazgo. A ello se le suman las herramientas para poder generar trabajo en equipo y desarrollar la comunicación.
La misma consta de nueve encuentros cada quince días, que tienen dinámicas donde cada joven participa activamente, para aprehender lo aprendido en cada clase.
La edición Aviv 2018 está llegando a su fin, ya que sólo queda un encuentro donde se desarrollará todo lo concerniente a la comunicación. Por más información sobre las actividades de la institución se encuentra disponible la siguiente página web: www.fundacionalasde aguila.org.

LA SOLIDARIDAD / UN HÁBITO QUE DEBE SER ADQUIRIDO POR TODOS.

Construir a partir de enseñanzas

Los niños no nacen buenos o malos, son personas que se forman según las realidades en las que viven. Por eso, además de mucho afecto y cuidados, el regalo que los acompañará para toda la vida son los valores. En relación a esto, Romina Tarifa, licenciada en Psicopedagogía, en diálogo con El Tribuno de Jujuy, sostuvo que “es importante considerar que los niños en los primeros años de vida aprenden y actúan por imitación, y en cierto sentido se comportan prácticamente como reflejos de los adultos de referencia, con quienes conviven. Sin embargo, también hay otros ámbitos muy influyentes en el aprendizaje de los valores como la escuela, el club del barrio y en las tecnologías de la información y comunicación”.
En consideración a algunas problemáticas sociales y culturales que vivimos como sociedad y que se reflejan claramente en los comportamientos de los niños, la especialista consideró que los adultos deben trabajar más y mejor en promover las siguientes conductas: Respeto a la diversidad, por ejemplo, el bullying que vivimos en las escuelas y fuera de ellas refleja discriminación por color de piel, por usar determinada ropa y por tener una mamá o un solo padre, etcétera. Es importante enseñarles a respetar a los chicos para evitar eso.
Igualdad de género: Cualquier persona tiene los mismos derechos a vivir dignamente tanto hombres y mujeres. Necesitamos prevenir la violencia hacia las mujeres.
Empatía: Para promover la solidaridad y el compañerismo como valores presentes, resulta necesario trabajar la empatía como la capacidad de pensar y sentir situaciones que viven los otros.
Responsabilidad: “El poder de la palabra”, es fundamental para vivir en sociedad, “lo que digo, lo tengo que hacer”, porque la palabra tiene valor en sí, sino sólo son sonidos.
Obediencia: En las familias y escuelas se expresan dificultades vinculadas con la autoridad. En este sentido, tenemos que comprender que la autoridad se construye y también se impone, por lo que requiere ser trabajada.
“Los niños necesitan reconocer y aceptar que existen límites que no pueden derribar y otros que pueden y tienen que cuestionar, el equilibrio no es fácil, pero sí es posible. Eduquemos a nuestros niños con valores que formen a ciudadanos que aporten y sostengan la igualdad de oportunidades como bandera”, remarcó Tarifa.


 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...