¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
13 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Advierten que cayó la venta de alimentos

Por el impacto de la crisis cambiaria en la economía real, las fábricas además están "trabajando al 60% de su capacidad".

Martes, 03 de julio de 2018 17:43

Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), advirtió ayer que hay una "retracción del consumo" de alimentos y esto hace que las fábricas estÚn "trabajando como máximo al 60%" de su capacidad instalada.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), advirtió ayer que hay una "retracción del consumo" de alimentos y esto hace que las fábricas estÚn "trabajando como máximo al 60%" de su capacidad instalada.

"Evidentemente el momento es complicado y la visión empresarial es que aspiramos a que esta complejidad sea lo más corta posible", dijo el empresario, quien tambiÚn es presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

El empresario analizó así el impacto de la crisis cambiaria en la economía real y admitió que los empresarios saben que hay un contexto internacional complejo que genera volatilidad con distinto impacto en los países.

Estimó que a la Argentina esa volatilidad le ha pegado fuerte por su trayectoria de "incumplimientos, default e inestabilidad macroeconómica".

"Efectivamente está repercutiendo (en la economía real). Estas tasas de interÚs (superiores al 40%) son verdaderamente imposibles de afrontar para el sistema productivo en una economía normal", sostuvo Funes de Rioja.

El empresario reveló que la Copal se encuentra en plena discusión sobre las economías regionales, porque si bien ahora tienen un tipo de cambio favorable lo que no tiene es capital de trabajo.

"Hay que afrontar sueldos, aguinaldos, incrementos salariales, ajustes de tarifas, pero no hay acceso al crÚdito y las pymes y las economías regionales se mueven sobre la base del acceso al crÚdito", advirtió Funer de Rioja en declaraciones a FM La Patriada.

Indicó que tambiÚn afecta al sector la presión fiscal superior al 40% para los alimentos y mayor al 50% para las bebidas.

Eso, dijo Funes de Rioja, tiene un doble efecto porque por un lado eleva los precios y complica el consumo: "Destacamos que en materia de alimentos hay una retracción del consumo y esto hace que estemos trabajando como máximo al 60% de la capacidad instalada".

Y, en segundo lugar, el empresario señaló que el otro factor que está impactando negativamente en el sector alimenticio es "la gran informalidad", porque hay trabajo en negro y gente que no paga impuestos en un mercado no registrado que compite en forma desleal.