Video: Robó un tiburón en un coche de bebé

Dos hombres y una mujer fueron detenidos por la Policía de Leon Valley, en San Antonio, Estados Unidos, luego de que cometieran un insólito robo en un acuario de la ciudad. Fueron descubierto luego de que se mostraran sospechosos para los hombres de seguridad del parque y fueran vigilados de cerca con las cámaras del lugar.

El hecho ocurrió en el San Antonio Aquarium. Fue luego de que un empleado viera la actitud sospechosa de tres visitantes que tenían un bebé en brazos -junto a su cochecito- y se encontraban en la zona de las piscinas de los tiburones.

 En un momento determinado, uno de ellos tomó una pequeña red y la hunde en uno de los piletones, pesca a Miss Helen -la tiburón suño cornudo atrapada-, la envolvió en toallas, la colocó en el vehículo para niños, y huyó de inmediato del acuario.

Los ladrones ingresaron por una puerta trasera, pensando que nadie podría verlos. En principio, la actitud de los tres no llamó la atención de nadie porque se hallaban en la zona en que los visitantes pueden alimentar y tocar a los peces que allí habitan. Esperaron a que uno de los empleados del acuario dejara momentáneamente la sala y en un abrir y cerrar de ojos, perpetraron el robo.

Los empleados sabían que algo raro estaba pasando. La gerente del lugar, Jenny Stellman, decidió actuar. Los siguieron hasta el estacionamiento donde habían dejado una camioneta. Allí los enfrentó y les preguntó por qué salía agua de una toalla que se movía debajo del cochecito de bebé.

Le dijeron que se les había caído un vaso lleno de líquido. Todo era absurdo. Stellman insistió y les pidió poder revisar el vehículo, a lo que ellos se negaron. Segundos después, lo pusieron en marcha y se fugaron.

Cuando Covino y Stellman realizaron la denuncia, a los oficiales les costó creer lo que había sucedido. Sin embargo, luego de observar las grabaciones hechas por las cámaras de seguridad, no tuvieron dudas. Les dieron las placas de sus vehículos para que fuera más fácil detenerlos y fueron por ellos.

Llegaron a la vivienda de uno de ellos y allí estaba Miss Helen. Viva y sana, nadando en una pecera. Al parecer, el delincuente -de 38 años- sólo quería al raro ejemplar para su propia colección, sin fines lucrativos.

“No creemos que estuvieran planeando venderlo. No lo dijo, pero al ver a los otros animales que había allí, era más que probable que fuera algo que él quisiera para sí. Ya había tenido uno de estos en el pasado ... obviamente le gustan esos tipos de animales”, dijo Joseph Salvaggio, el jefe de Policía.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...