Encuentro de monaguillos en Palpalá

Mil quinientos chicos de todas las edades fueron albergados en el Colegio Sagrado Corazón y la parroquia Espíritu Santo del departamento Palpalá donde se produjo el epicentro para el desarrollo del V Encuentro de monaguillos celebrado ayer en la Diócesis de Jujuy. Cabe apuntar que en la culminación de la jornada se hizo una procesión por las calles de la ciudad siderúrgica, y se ofició la Eucaristía concelebrada a cargo del obispo de la Diócesis de Jujuy, monseñor César Daniel Fernández, y sacerdotes de las parroquias participantes.

 

Participaron niños de todas las parroquias de la Diócesis de Jujuy, de las capillas y de los cuatro decanatos.

El monaguillo, como lo dice la Iglesia, es el servidor; quiere decir pequeño monje, servidor del altar, en especial en el servicio a la liturgia que celebra el sacerdote. Cada año este encuentro reanima la fuerza en el servicio que cada uno hace en su parroquia de toda la Diócesis, que ha ido creciendo cada vez más. Además, el criterio no es que los chicos sean monaguillos a partir de haber recibido la comunión, sino que a partir de los ocho años puedan ir desarrollándose para esta tarea.

El obispo diocesano Daniel Fernández manifestó su alegría que hayan participado en un número tan importante de chicos desde los ocho años hasta los preadolescentes de todas las comunidades y parroquias y se hayan reunido en esta convocatoria.

PROTAGONISTAS/ PROCESIÓN DE MONAGUILLOS POR LAS CALLES DE PALPALÁ. 

Agregó que "los niños puedan crecer en el ámbito de la fe, acompañados por sus padres, sacerdotes y las comunidades, que es una apuesta al futuro. Vamos sembrando en sus corazones la semilla de los valores más hermosos que hay en la vida como la fe, la esperanza, el amor; eso que Dios pone desde nuestro bautismo para que crezca".

Más adelante acotó que "siempre disfruto mucho de esta celebración porque uno ve una gran esperanza viéndolos a ellos; además de una gran esperanza, es una gran reserva de vitalidad, y que los grandes podamos hacer por ellos un mundo mejor. Esto es algo, porque después está el trabajo de cada día de todas nuestras familias de brindarles contención y el amor que necesitan los niños para crecer, y en las sociedades que puedan tener educación y un futuro trabajo para ser buenas personas". Finalmente, monseñor Fernández reflexionó en que "con esta imagen de los niños aquí, todos podemos retrotraernos cuando teníamos esta edad y pensar que hicimos después de dejar medio dormida y sin alimento nuestra fe que nos acompañó en nuestra vida".

OFICIO DE LA MISA/ ENCABEZADA POR EL OBISPO CÉSAR DANIEL FERNÁNDEZ.

Por su parte, el presbítero Juan Carlos Serín, de la parroquia Espíritu Santo, fue el anfitrión de este quinto encuentro de monaguillos, quien explicó que "la temática tratada giró fundamentalmente en la familia, del monaguillo en oración en la familia, y esto es sobre todo para recrear valores en la convivencia con los padres. También para reafirmar este camino de espiritualidad, de comunión de los hijos con los padres, y en el servicio también a la gente, a la Iglesia". Detalló que los chicos desde los ocho años participaron de todas las parroquias de la Diócesis de Jujuy, de las capillas de los distintos parajes del interior; de los cuatro decanatos, Valle, Quebrada, la ciudad y del Ramal, en un número de mil quinientos monaguillos.

Finalmente, el padre Serín agradeció haberles confiado la organización del encuentro y también a los padres que hicieron un gran sacrificio económico para llegar hasta Palpalá y poder participar del mismo. También consideró importante destacar que "esta realización nos compromete a seguir caminando defendiendo la familia, la vida, como hemos venido haciendo en todo este tiempo y sobre todo animando en los jóvenes un ideal de servicio evangélico", concluyó.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...