Explosión deja 39 muertos

Al menos 39 civiles, entre los cuales había 12 niños, murieron ayer tras la explosión de un depósito de armas en una zona residencial en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, según un nuevo balance de una oenegé.

La causa de la explosión, que también provocó el derrumbe de dos edificios, todavía se desconoce, precisó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh).

"El balance se agravó tras el descubrimiento de nuevas víctimas bajo los escombros", aseguró el Osdh que en uno anterior informó sobre 12 muertos.

Los Cascos Blancos, los socorristas desplegados en zonas rebeldes, se dirigieron al lugar, en la localidad de Sarmada, donde intentan, con la ayuda de un buldócer retirar los escombros en búsqueda de posibles sobrevivientes.

La fachada de un edificio quedó totalmente ennegrecida por el fuego que se propagó tras la explosión, que tuvo lugar de madrugada, en esta localidad del norte de la provincia en manos de grupos yihadistas y facciones rebeldes.

Según el director del Osdh, Rami Abdel Rahman, el depósito estaba situado en un bloque residencial de Sarmada y pertenecía a un traficante de armas que trabajaba para Hayat Tahrir Al Sham (HTS), un grupo yihadista formado por el exbrazo sirio de Al Qaida, que controla la mayor parte de la provincia. La mayoría de los civiles eran miembros de las familias de los combatientes de HTS.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...