Turquía mantuvo este viernes el arresto domiciliario de un pastor estadounidense, pese a nuevas amenazas de sanciones de Estados Unidos, que fragilizan más la lira turca, y a las que Ankara prometió replicar.

Un tribunal de Esmirna rechazó el viernes una nueva demanda para levantar el arresto domiciliario al pastor estadounidense Andrew Brunson, origen de la grave crisis diplomática entre Ankara y Washington, dos aliados en la Otan desde hace medio siglo.

Esta decisión judicial se produce un día después de que el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, advirtiera el jueves que su país adoptaría sanciones suplementarias si Ankara no pone en libertad al pastor Brunson.

Estas amenazas fueron rechazados el viernes por Turquía.

"Replicamos (a las sanciones estadounidenses) de acuerdo con las reglas de la OMC y seguiremos haciéndolo", declaró este viernes el ministro truco de Comercio, Ruhsar Pekcan, citado por la agencia estatal Anadolu.

La crisis diplomática entre ambos aliados de la Otan sigue abierta, y la lira turca -que pareció recuperarse esta semana- volvía este viernes a caer con fuerza.

A las 12,50, la divisa turca perdía cerca de 5% ante el dólar, borrando sus ganancias de la víspera y cayendo a 6,34 por billete verde.

El caso del pastor Brunson niega con firmeza su caso y desató la tormenta diplomática entre los dos países.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...