"Lo que hay que cambiar es la cultura política en torno a la energía"

¿En qué lugar se encuentra Jujuy en materia de cuidado del medio ambiente?

Por el rol importante que ha tenido la ministra de Ambiente de Jujuy en el Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema) en 2017 la provincia se proyectó muy bien en la agenda ambiental federal en ese rol.

Quedó claro que hay un posicionamiento de la agenda a nivel provincial, creo que el proyecto Chanchillos hace honor a que hay una intención de trabajar fuerte.

Sin dudas queda mucho por hacer como en todas las provincias particularmente en la problemática de residuos que es un tema central que hay que trabajar y que requiere de algo más sistémico y un cambio cultural, pero todo indicaría que la provincia va por el camino correcto.

¿Es suficiente la inversión que está haciendo Jujuy?

Nunca es suficiente, siempre se requiere más. Particularmente creo que también se ha dado un paso interesante en la promoción de energías renovables, la provincia es líder en instalación de megavatios fotovoltaicos y eso marca una tendencia muy interesante ya que sigue el sentido en el que va el mundo y que muchas provincias se lo proponen pero no muchas lo han logrado, sin embargo Jujuy generó las certezas para que el sector privado se anime a invertir en el Parque Solar Cauchari.

El compromiso de Argentina es que hasta fin de año el 8 por ciento de la producción de energía sea renovable. ¿Se llegará a cumplir?

La realidad nos dice que no llegamos, es que las circunstancias macroeconómicas, nacionales y hoy ya globales, no ayudan para la inversión. Los procesos de inversión en la región están bastante ralentizados a partir de las circunstancias políticas y macroeconómicas.

Hoy el financiamiento en el mundo en desarrollo es bastante más caro que hace unos años a partir del aumento de la tasa de interés de la reserva federal norteamericana y la viabilidad económica y la factibilidad de estos proyectos empieza a hacerse más compleja.

Si se sigue manteniendo el sector energético coptado por ciertos jugadores, hay un problema serio, que es lo que está sucediendo. Entonces quizá lo que hay que cambiar es la cultura política en torno a la energía.

¿Un planteo ecológico es un planteo social?

A mí me gusta pensar en la agenda ambiental entrelazada con una agenda social. Lo que estamos viendo es una necesidad importante de promover una nueva cultura civilizatoria. No se debe pensar en el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, en la reducción de bosques y la generación de residuos como agendas aisladas sino como la necesidad de repensar un modelo de desarrollo que nos está dando signos de agotamiento.

¿El desarrollo es compatible con el ambiente? ¿Hay una mirada negativa de la globalización?

Hay una falsa dicotomía, un falso dilema a partir de la década del 60, una grieta muy funcional a ciertos sectores que apunta a querer desarticular algo que es absolutamente integral, que es la posibilidad de tener un desarrollo sostenible y un ambiente sano.

En este marco se plantea, o desarrollo o cuidado ambiental y esto es una falacia porque no hay posibilidad de tener desarrollo y desarrollo sostenible sin un ambiente sano y más en un país que desde 1994 tenemos reconocido el derecho al ambiente sano como derecho constitucional, según el artículo 49 de la Constitución Nacional.

Entonces un desarrollo que no asegure un ambiente sano no es desarrollo, puede ser crecimiento económico pero son cosas distintas. El crecimiento económico es acumulación de capital y per se no genera progreso ni desarrollo, sino todo lo contrario.

La agenda del desarrollo sostenible es una agenda social, pero cuidando el ambiente en sí mismo no es que promovemos la mejora de la dignidad humana como el hambre cero y fin de la pobreza.

Jujuy tiene importantes proyectos mineros que son considerados contaminantes...

A partir del derrame en la mina Veladero de San Juan, un abogado de empresas me explicaba que antes, al ejecutivo de la empresa que demostraba que habían podido bypassear las regulaciones ambientales y que había convencido de manera oscura a la población sobre el proyecto, se lo premiaba con un bono.

En los últimos dos años las empresas empiezan a entender que si se afecta el desempeño ambiental de la empresa, pierde valor el intangible de la misma, que es su prestigio y de eso no se reponen las empresas.

Sin embargo, todavía hay unos sectores que creen que se puede hacer cualquier cosa sin pensar en las comunidades y en el ambiente pero en realidad lo que están haciendo es destruir las propias bases de su industria y tienen los días contados.

El Gobierno lleva adelante estrategias para el abordaje del cambio climático bajo el modelo "Jujuy Verde"...

Yo soy un poco reticente a la idea de pintar de colores a la economía o al desarrollo. Lo que tenemos que promover es el desarrollo humano, integral y sostenible.

Creo que hay un error antropológico en la concepción de nuestro modelo. Más allá de pintarlo de verde, azul o naranja, lo que hay que hacer es pensar qué posición ocupa el ser humano dentro del modelo de desarrollo.

Y lo que hay que tener en cuenta es que uno de los principios básicos de la gestión ambiental es el gradualismo, un proceso de degradación ambiental de 200 años no se revierte en 2, 6 u 8 años, requiere establecer objetivos de mediano y largo plazo, e iniciar todo un camino de trabajo.

¿Cómo se logra hacer eso? ¿Es posible?

Hoy es más realista pensar en eso que pensar que este sistema puede seguir desarrollándose tal cual es. No estoy hablando de ningún gobierno en particular, sino de un proceso de desarrollo global que comenzó en la Segunda Guerra Mundial y que hoy está crujiendo y que es insostenible. Porque cada vez crea más pobres y cada vez tenemos menos igualdad del ingreso, es un modelo que se está cayendo solo a pedazos.

Es necesario empezar a actuar ya, pero es aquí donde entramos en colisión con intereses creados. El papa Francisco habla "de desafiar y revisar todas las estructuras de poder que domina la sociedad", esto significa algo mucho más profundo que poner paneles y cambiar de color las cosas. Tenemos que repensarnos de manera colaborativa cómo reconstruimos una sociedad y cómo resignificamos el desarrollo.

En materia ambiental ¿está bien habilitado el aeropuerto de El Palomar que es donde llegan los vuelos de Flybondi desde Jujuy y que tiene un colegio cercano?

Un proceso de evaluación de impacto ambiental es complejo y multidisciplinario que requiere un estudio concreto. Para determinar si esto es así o no hay que ver el estudio y reunirse con las comunidades y ver realmente cuál es el impacto, revisar también cuál es la operación actual y la proyectada.

Yo no puedo dar una opinión sobre esto porque sería irresponsable decir si está bien o mal, pero lo que sí creo es que todo lo que apunte a reforzar los procesos de participación pública ayuda a reforzar los proyectos.

¿Cuáles son los principales temas que se discuten en el G20 en materia de medio ambiente?

La agenda tecnológica, que también puede ser un excelente instrumento para hacer frente a lo que viene, puede convertirse en algo que termina catalizando un proceso de degradación humana que nos lleve a una situación extremadamente complicada.

Somos adoptantes seriales y compulsivos de tecnología trayendo como consecuencia un proceso de destrucción sistemático y marcado del empleo humano. Hay ya algunas empresas que no contratan a seres humanos sino que invierten en máquinas y esto nos pone ante una interpelación sobre qué lugar nos damos a nosotros mismos debido a que todos los trabajos son automatizables en el corto o mediano plazo. Esta es la discusión que se plantea hoy, en el marco del G20, ¿cuál es el futuro del trabajo humano?

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...