El juez Bonadio avanzó con los allanamientos a Cristina Kirchner

Tras la autorización del Senado, el juez federal Claudio Bonadio avanzó ayer con los allanamientos en las propiedades de la expresidente Cristina Kirchner en la Ciudad de Buenos Aires y en Río Gallegos en el marco de la causa por los cuadernos de las supuestas coimas de empresarios durante su gestión, aunque la defensa de la senadora denunció irregularidades en los operativos y pedirá su nulidad.

Portando bolsos y valijas, efectivos de la Policía Federal ingresaron pasadas las 12.05 al edificio del barrio porteño de Recoleta donde reside la senadora, frente al cual se congregaron decenas de simpatizantes para darle su apoyo en medio de un fuerte operativo de seguridad.

La expresidente no estaba allí: había pasado la noche en el domicilio donde vive su hija Florencia en el barrio de Constitución y por la tarde se dirigió al Instituto Patria, donde recibió dirigentes cercanos y siguió las novedades de los operativos.

Quien abrió la puerta fue el abogado de la exmandataria, Carlos Beraldi, que sin embargo debió retirarse a los pocos minutos por orden de Bonadio: "El juez dio la instrucción directa para sacarme del domicilio y hacer lo que les parezca. No cumple con lo que dijo el Senado. Están ellos solos para hacer cualquier tipo de ilegalidad", denunció el abogado, que hoy pedirá la nulidad de los procedimientos y solicitará al Consejo de la Magistratura el juicio político del magistrado por mal desempeño en sus funciones.

"Fuerza Cristina", escribieron sus seguidores en una enorme bandera argentina que primero fue extendida sobre la calle en la esquina de Juncal y Uruguay, que estuvo cortada al tránsito, y luego se colgó de la fachada del edificio.

Dos horas después, cerca de las 14.30, arrancó el allanamiento en la casa de dos plantas en la capital de Santa Cruz, el que se extendió durante tres horas y media, mientras que para este viernes está previsto el tercer procedimiento judicial en la propiedad de los Kirchner en El Calafate.

El operativo en la calle Mascarello 441 del Barrió Jardín incluyó una decena de efectivos de la Policía Federal, que ingresaron con perros detectores de drogas y de divisas: allí tampoco había integrante de la familia Kirchner y los encargados de abrir la puerta fueron el diputado provincial Matías Bezi, cercano a Máximo Kirchner, y el abogado local Daniel Cabezas.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...