Científicos hallan a la hija de una pareja de dos especies distintas

Un equipo científico sorprendió al mundo con el hallazgo de una mujer prehistórica cuya madre era neandertal mientras que su padre pertenecía a otro grupo extinguido de parientes del ser humano, conocido como hombre de Denísova.

El fragmento óseo de 90.000 años de antigüedad hallado en el sur de Siberia es el primer descendiente directo de los dos grupos que se haya descubierto, según un estudio publicado en la revista Nature.

Los dos grupos desaparecieron hace unos 20.000 años. El hombre de Neandertal vivió en Europa y Asia, mientras que los fósiles de los denisovianos sólo se han encontrado en la misma cueva donde se halló el fragmento.

Estudios genéticos previos han demostrado que hubo hibridación entre los dos grupos y también con nuestra especie, ya que se han encontrado rastros en el ADN del ser humano moderno. Sin embargo, este estudio es el primero que identifica un descendiente de primera generación de padres de Neandertal y Denísova.

“Es fascinante encontrar una prueba directa de esta hibridación”, dijo Svante Paabo, uno de los autores principales del estudio.

El descubrimiento es sorprendente, dada la relativa escasez de restos de nuestros parientes evolutivos alrededor del mundo, agregó Paabo.

La cueva cerca de Mongolia donde apareció el hueso contiene algunos restos tanto de neandertales como denisovianos. Pero el hallazgo de un descendiente híbrido de los dos grupos -más distintos entre sí que otros dos grupos humanos modernos- parece un golpe de suerte extraordinario, dijo Paabo.

¿Era frecuente la hibridación? “El hecho de haberlo descubierto nos lleva a preguntarnos si esta hibridación no era bastante frecuente”, dijo Paabo, genetista del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

El ADN descubierto recientemente admite distintas interpretaciones, dijo el genetista Anders Eriksson del King's College de Londres.

“Me parece que han demostrado de manera convincente que este individuo está a mitad de camino entre los fósiles neandertales y denisovianos hallados en la misma caverna”, dijo. “Pero no estoy tan convencido de que sea un vástago de primera generación de la unión entre un neandertal y un denisoviano”.

Los científicos dijeron que el fragmento óseo probablemente corresponde al brazo o la pierna de una niña que tenía al menos 13 años en el momento de su muerte.

La comparación con otros ADN antiguos revelan que los genes heredados de su madre tenían mayor relación con los neandertales europeos que con otros restos neandertales de la cueva, lo que sugiere una migración hacia el occidente.

Junto con los restos descubiertos anteriormente de un Homo sapiens que tenía un antepasado neandertal 4 a 6 generaciones atrás, el hallazgo más reciente confirma la teoría de que los linajes antiguos extinguidos podrían haber sido absorbidos mediante la hibridación con seres humanos modernos, en lugar de haber sido eliminados mediante la guerra como se sostiene en la actualidad.

 

Los más cercanos parientes nuestros

Los denisovanos son, junto con los neandertales, los parientes extintos más cercanos a los seres humanos actuales, tal y como pudieron comprobar investigadores de Alemania tras el análisis de los restos de un individuo fruto de la relación entre ambas especies.

El homínido de Neandertal es una especie conocida, a grandes rasgos, por la opinión pública. Más bajos, pero mucho más corpulentos y fuertes que los hombres modernos, terminaron por extinguirse hace más de 20.000 años, sin que aún esté claro cuáles fueron las causas que propiciaron la extinción (la presión demográfica de los hombres modernos, cambios climáticos, etcétera).

El homínido de Denísova es una especie humana descubierta en 2010, por el mismo equipo del Instituto Max Planck comandado por Svante Päävo, quien ha sido galardonado este año por el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica por sus contribuciones en este campo.

Los denisovanos vivieron durante un período que abarca entre hace 1.000.000 de años y hace 40.000 años. Migraron de África para habitar Eurasia, zona que compartieron con neandertales y sapiens.

Parte de su secuencia genómica sobrevive especialmente en las poblaciones de humanos de las regiones de Papúa Nueva Guinea, en Oceanía, en aborígenes australianos y melanesios, y en humanos modernos que tienen entre un 4% y un 6% de material genético de estos homínidos.

Una pregunta interesante que lanza la Agencia Sinc sobre el descubrimiento del cruce entre especies humanas es si su resultado es entonces la misma especie, entendida esta como organismos que se pueden entrecruzar y tener descendencia fértil.

La respuesta que ofrece Päävo es contundente: “Nosotros nos mantenemos alejados del debate de si se trata de especies diferentes o no, porque no existe una definición universal de especie.  Es una discusión académica estéril hablar de si los neandertales y los humanos modernos o los denisovanos son especies separadas o no”.

 

Fuente: Los Andes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...