"El Show de la Menopausia" pasó por Jujuy y divirtió mucho

Una obra sencilla pero con mucho histrionismo, que puso en juego más que el oficio de actriz, las ganas de divertirse de las artistas, pasó en la noche del jueves por la sala mayor del Teatro Mitre. "El Show de la Menopausia" tuvo su presentación en Jujuy, con una platea completa en poco más de su 60 por ciento.

 

El elenco está integrado por Marta González, Divina Gloria, Ernestina Pais, María Valenzuela y Claribel Medina.

A pesar de los conocidos de los nombres, Marta González que estuvo en Jujuy con antelación a la presentación haciendo prensa, María Valenzuela, Divina Gloria, Claribel Medina y Ernestina Pais, el coliseo no se vio colmado. Quizás el precio de las entradas - que no es accesible pero en otros tiempos el público hacía el esfuerzo igual con tal de ver artistas de la escena nacional- hizo que el entretenimiento no esté considerado en la canasta de los jujeños.

Con todo, las actrices entregaron todo, mucha energía, mucho humor, y más que una obra de teatro, fue un encuentro divertido para ellas y para el público que pudo estar.

Un poquito atrasado, el espectáculo comenzó cuando Divina Gloria entró por la parte de atrás de la platea, conversando con el público y "buscando a sus amigas". Ella hace el primer monólogo o stand up de la puesta, que con una escenografía sencilla apela también a la parte musical. Temas conocidos del cancionero folclórico y rockero nacional, se cantan con letras cambiadas para hablar de las vicisitudes de la menopausia, un tiempo en la vida de todas las mujeres que siempre se tildó de molesto, despectivo y terrible.

Divina Gloria es una menopáusica hipocondríaca que tiene el arsenal de pastillas siempre completo por las dudas, en la cartera. Cada cuadro o monólogo se separa del otro con un musical con las cinco en escena. Ella es sin dudas la más completa porque canta, baila y actúa, y se mueve en el escenario con mucho ritmo.

El siguiente espacio es para Marta González que es "Norita" la menopáusica más grande a la que el marido la dejó por "una pendeja" "pero no quiero hablar de eso", dice aunque repite esta frase cada vez que puede. Simpática, graciosa, muy cómica en su forma de bailar incluso, se muestra muy amorosa con la escena y con la gente.

Con un tono muy grotesco y hasta gauchesco, llega el turno del personaje de Claribel Medina, que nunca tuvo hijos, y que ve la llegada de la menopausia como un síntoma de más "libertad", porque ya no tendrá que tomar anticonceptivos. Muy graciosa y muy enérgica en el escenario se llevó un gran aplauso.

María Valenzuela es la menopaúsica que nadie aguanta por su humor, por su negativismo, y a la que la hija le sugiere leer un artículo periodístico que "le pone onda" al tema. Por supuesto que no hace mella en ella y se encarga de seguir contando las peripecias de entrar a la menopausia. Encuentra un término japonés que suena más musical para decir menopausia, pero que significa "transición a la vejez" y eso la predispone peor.

Finalmente, Ernestina, es la mujer casada que está por entrar en esta etapa y que se encarga de ir contando la transición sobre todo en el tema del apetito sexual en esta etapa.

Es una obra con escenografía y producción sencilla, con actuaciones destacadas sin exigencias, pero eso sí, siempre es un placer reírse y ver quizás un poco más de cerca artistas de la televisión, del cine, del teatro nacional. Eso sin dudas le da un plus a este tipo de propuestas que no se propone

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...