Significativos avances en el caso Romina Aramayo

A más de cuatro años del crimen de Romina Aramayo, joven oriunda de Libertador General San Martín que trabajaba en el cabaret “Wolf Nigth Club” del barrio Alto Comedero, al fin empezaron a surgir importantes novedades que terminarían con avances en la investigación  con posibles detenciones la semana próxima.

Así lo confirmó el fiscal general del Ministerio Público de la Acusación Sergio Lello Sánchez a la prensa, al mismo tiempo de admitir que “se secuestró documentación muy importante en el ámbito de la Policía de la Provincia”.

La investigación sobre el crimen concretamente nunca avanzó cuando estuvo a cargo el fiscal de Investigación Penal Carlos Farfán, y si después de tanto tiempo se avisoraron avances, es gracias al incansable trabajo de los padres de Romina, Víctor Aramayo y Zenaida Fernández.

En la jornada de ayer, Lello Sánchez le dijo a la prensa que “la familia Aramayo tomó conocimiento de que el fiscal especializado en delitos complejos Diego Cussel, quien está a cargo de la investigación, de momento dejará de serlo porque está abocado al juicio oral y público ‘Pibes Villeros’, y lo reemplazará el fiscal Alejandro Bossatti”.

En otro tramo de su relato, Lello Sánchez dijo que “la causa ha tomado significativos avances y la semana que viene va a haber novedades. Se tomaron 20 pruebas testimoniales, no sólo de esta provincia sino de otras provincias”.

Además, el fiscal general dijo que “se está analizando nuevamente toda la información que fue recabada en soportes magnéticos, en computadoras y en celulares, para ver qué indicios hay de interés a la causa. Se aportaron nuevos elementos por parte de otros testigos, que llevaron al secuestro de nuevos celulares, como así también documentación muy importante en el ámbito de la Policía de la Provincia”.

“Desde un principio le dijimos al fiscal que investigue a los policías, Farfán me decía que el que investiga era él, que no entorpezcamos y cada vez que aportábamos datos, se me reía en la cara y me decía que era un fantasioso porque sospechaba de la policía”, dijo a nuestro diario Juan Víctor, padre de Romina Aramayo.

“Hay que preguntarle al doctor Farfán cuál fue el motivo para que, aparte de no investigar el crimen de mi hija, haya defendido a viva voz a los policías. Quedará en su conciencia por qué durante tanto tiempo no realizó ni una diligencia concreta para dar con los responsables de la muerte de mi hija. El tiempo me termina dando la razón, y no nos extraña que una vez que el fiscal Farfán apartado, hayan avances significativos en la causa”, dijo Aramayo.

“El fiscal Cussel fue muy acertado al solicitar 20 declaraciones testimoniales, que a raíz de eso surgieron nuevos datos. Tengo entendido que la semana que viene va a haber novedades, nosotros esperamos que sean detenciones”, dijo el hombre.

Sobre los hechos

La desaparición de Romina Aramayo, quien al momento de ser asesinada a golpes, era madre de una niña de 8 años, ocurrió entre el 5 y el 6 de abril del 2014, luego de que la víctima, junto a una amiga, viajara desde Libertador hacia la capital jujeña. Por ese entonces el fiscal Farfán ordenó su búsqueda, que concluyó el jueves 9 de abril cuando hallaron su cadáver ultimado de forma brutal, en los predios del dique Los Molinos.

La carátula de la causa por la muerte de Aramayo es “homicidio calificado agravado por violencia de género”, aunque resta establecer quiénes fueron las personas involucradas en el hecho.

Cabe recordar que el resonante caso primero estuvo a cargo del fiscal Carlos Farfán, aunque éste luego fue apartado por presuntas irregularidades en la etapa procesal. Luego la causa pasó al fiscal Aldo Lozano y finalmente recayó en la fiscalía a cargo de Diego Cussel.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...