Preocupación de centros  de diálisis por deuda

Prestadores de diálisis expresaron su preocupación por el atraso económico y financiero originado porque se dejaron de cobrar los servicios que prestan a beneficiarios del programa federal "Incluir Salud" (ex ProFe).

Enrique Schinelli, vocero de la Cámara de Terapia Renal, que agrupa a las empresas prestadoras de diálisis Fresenius Medical Care, Baxter y Diaverum, destacó que desde ese programa no se reconoció ningún aumento durante 2018 y que sumado al atraso acumulado del 2017 y al no pago de la deuda, que ronda los 500 millones de pesos, se genera "un serio problema financiero y económico" para los prestadores.

En ese contexto, los centros de diálisis se verían obligados a no aceptar nuevos pacientes, por lo que, según indicó Schinelli, "el Estado debería definir quién realizará sus tratamientos".

El vocero de la Cámara de Terapia Renal destacó que los 30 mil pacientes que están en tratamiento en la actualidad seguirán recibiéndolo "normalmente", pero advirtió que las empresas están en una situación "delicada" por la deuda.

"En este contexto, se obliga a las empresas a trabajar a pérdida. Nunca pasó que se suspendan los tratamientos, pero no sabemos qué puede pasar a futuro", añadió.

La cámara empresaria reclamó "previsibilidad" para poder operar "con tranquilidad".

"Nosotros entendemos la situación económica del país, pero necesitamos ciertas condiciones previsibles. Pero ahora no tenemos perspectiva ni claridad", remarcó.

El programa federal "Incluir Salud" depende desde este año de la Agencia Nacional de Discapacidad.

Mediante la transferencia de fondos a las provincias, permite que grupos como las personas con discapacidad, los mayores de 70 años o las madres con siete hijos o más que reciben pensiones no contributivas accedan a los servicios de salud.

Desde la agencia, en cambio, pidieron llevar tranquilidad a los pacientes y remarcaron, según destacó el matutino La Nación, que "los beneficiarios del programa Incluir Salud continuarán contando con la prestación de diálisis".

En ese marco, afirmaron que "se está realizando el pago de $63 millones correspondientes a la deuda de 2018 que estarán acreditados en los próximos días".

Sin atención 
La Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra) advirtió ayer que “debido a la falta de respuestas ante reiterados reclamos de pago unos 200 centros privados de diálisis dejarán desde este sábado de prestar servicios a más de 1.500 pacientes sin recursos, incluidos en el programa federal Incluir Salud”.
La medida afecta a personas de todo el país por una deuda que mantiene el Gobierno nacional por más de 250 millones de pesos, por el servicio que prestan.
“En sendas cartas documento enviadas al titular de la Agencia Nacional de Discapacidad, Santiago Ibarzabal y al responsable del Programa Federal, Pablo Atchabahian, los directivos de Cadra le piden una solución inmediata para evitar consecuencias no deseadas”, señaló la Confederación.
El presidente de la Cadra, Darío Zapata, aseguró que “el desfinanciamiento que hoy sufren los centros de diálisis del país, se debe, entre otros motivos a la insuficiencia del valor del módulo, el desfasaje de los costos de los materiales, el incremento de los honorarios profesionales y sueldos y la demora en el pago de las prestaciones”.
Incluir Salud es un Sistema de Aseguramiento Público de Salud que garantiza el acceso a los servicios de salud a madres de siete o más hijos, personas con discapacidad y adultos mayores de 70 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...