La despenalización del aborto estará contemplada en el Nuevo Código Penal

Tras el rechazo del Senado al proyecto de legalización del aborto, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, confirmó hoy que la despenalización del aborto estará incorporada en la reforma del Código Penal que el Gobierno enviará al Congreso Nacional el 21 de agosto.

Al término de la reunión de Gabinete que se realizó en Casa Rosada, Peña fue consultado por la prensa sobre el debate que había concluido en la madrugada de este jueves en el Senado con el rechazo, por 38 votos contra 31, al proyecto de aborto legal que había sido aprobado por la Cámara de Diputados.

En ese contexto, el ministro coordinador del presidente Mauricio Macri resaltó que el 21 de agosto el Gobierno enviará al Congreso "la reforma al Código Penal que toca este tema (el aborto), entre otros".

Peña destacó la importancia de "buscar consensos" tras el debate, al tiempo que resaltó que "hubo cosas en las que todos estuvieron de acuerdo" y entendió que, por ello, se debe "aprovechar todo lo que se aprendió y se discutió".

Ese punto de consenso al que se refirió el jefe de Gabinete fue la eliminación del castigo penal a las mujeres que se practiquen un aborto y que actualmente están contempladas en el Código, dado que hubo en el Senado más legisladores a favor de "no penalizar a las mujeres" que de legalizar una práctica actualmente clandestina.

La diferencia principal entre ambas es que la legalización establece el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo como un derecho que debe ser atendido por el sistema de salud pública, mientras que la despenalización sólo descarta la pena de prisión para la mujer.

"Estos 180 días fueron un período democrático para nuestra sociedad en un tema que no se debatía hace casi 100 años, la última vez fue en el 1921 cuando se discutió el Código Penal. Esto demuestra que evidentemente había una necesidad de trabajar este tema", subrayó el funcionario nacional.

Respecto del rechazo del Senado a la legalización, Peña señaló: "Esto se sabía. Independientemente del resultado de esta ley, siguen estando estos desafíos, la posibilidad de trabajar en mejorar el acceso a la salud, en seguir fortaleciendo los derechos de las mujeres, en seguir trabajando en lo que es la prevención y la educación sexual".

Legalización y despenalización

Durante la sesión del Senado del último miércoles, antes del momento de votar, la neuquina Lucila Crexell y el santefesino Omar Perotti (que se abstuvieron) trataron de impulsar dos proyectos de modificación del Código Penal para despenalizar el aborto.

Ninguna de las iniciativas prosperó, en primer lugar, porque el reclamo central de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal es la eliminación del aborto como práctica clandestina y no la despenalización simple, dado que eso hará, según afirman, que sólo puedan acceder las mujeres que puedan pagarlo.

En segundo lugar, la alternativa de la despenalización fue descartada por quienes apoyaron el proyecto de legalización debido a la molestia que generó que los senadores del otro sector no aceptaran los cambios propuestos a la redacción original de la Cámara de Diputados y tampoco plantearan ninguna otra iniciativa.

"Del otro lado, fue ´no´ a todo", expresaron durante la sesión algunos de los senadores y senadores que respaldaron el proyecto de legalización con las modificaciones que se habían planteado durante el debate en las comisiones de la Cámara alta.

Para la reforma del Código, la comisión de expertos deja en manos del juez la posibilidad de despenalizar a la mujer -para la que se prevén de 1 a 3 años de prisión por abortar-, pero el Ministerio de Justicia buscaría que directamente quede sin sanción en la redacción. De ese modo el aborto seguiría configurado como un delito, aunque no habría pena para la mujer (se mantendrá para médicos, cirujanos, farmacéuticos, como en el actual Código).

Eliminar el aborto del texto, la “opción de máxima” como calificó un integrante del Gabinete, quedó descartada: “Sería volver a generar una discusión muy fuerte. El consenso que vislumbramos en la sociedad e incluso en la Iglesia, aunque no lo expresen abiertamente, es que la mujer no sea penalizada. Es algo que todas las partes tolerarían”.

En esa reforma a su vez el Ejecutivo propondrá convertir en ley los pronunciamientos de la Corte Suprema en el fallo “F.A.L”, de 2012 y garantizar un protocolo de asistencia médica para los abortos producto de una violación o por riesgo de vida de la mujer. Un sector de los impulsores de la legalización exploraron llevar al recinto del Senado una iniciativa en esa línea, ante la perspectiva desfavorable en la previa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...