Milagro Sala acusó un malestar estomacal

La dirigente social imputada Milagro Sala, continúa excluida del recinto donde se desarrolla el debate oral de esta causa conocida comúnmente como "Pibes Villeros", permanece en un cuarto contiguo y con un sistema de audio previsto por el departamento Judicial.

Sus abogados pueden cruzar el recinto para contrapreguntar lo que van respondiendo los testigos.

En la jornada de hoy, Sala había solicitado la intervención del personal del Same, y le habría manifestado que tenía un dolor estomacal.

El incidente ocurrió alrededor de las 18, justo en el momento que la audiencia pasó a un receso de media hora, tiempo que tuvieron los paramédicos de asistir a Sala.

El debate terminó alrededor de las 19.30, es por eso que no fue necesario que se plantee la suspensión de la audiencia, como se supuso desde el momento que los presentes se habían enterado del malestar que acusaba Milagro Sala.

Nuestro diario tomó conocimiento que Sala en las últimas semanas, se había mostrado con actitudes de colaboración con el personal a cargo de trasladarla desde su casa de la ciudad de El Carmen al Palacio de Tribunales. Actitud que, según se supo, eran todo lo contrario en el inicio de las audiencias y antes de que la prisión domiciliaria sea revocada por el juez residual Pablo Pullen Llermanos.

Además, antes del inicio del debate, las imputadas Mirta Aizama y una de las hermanas Condorí, de nombre Adriana, habían manifestado a sus abogados que se sentían mal y tuvieron que ser intervenidas por el personal del Same, pero pudieron continuar presenciando la audiencia que duró menos de tres horas y media.

El debate continuará mañana con la recepción de cinco pruebas testimoniales.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...