España
Un millón de catalanes pidieron independencia
"Reclamamos nuestro derecho a ser una Nación, de manera democrática y pacífica", coincidieron en manifestar.

Alrededor de un millón de independentistas se manifestaron este martes en Barcelona con motivo de la Diada, la fiesta "nacional" catalana, en una demostración de fuerza y capacidad de movilización a un año del fallido intento de secesión de España.

En una coreografía ideada por los organizadores, la marea de gente quedó en silencio unos minutos y justo a las 17 -en conmemoración de la toma de Barcelona en 1714 por las tropas borbónicas que suprimieron la autonomía de la región- estallaron en gritos de "Independencia".

En medio de banderas independentistas, la "ola" de ruido generada en ese momento "derribó" un muro al inicio de la manifestación que ocupó seis kilómetros de la avenida Diagonal, simbolizando los obstáculos superados hacia un Estado soberano. La policía municipal de Barcelona indicó en Twitter que "alrededor de un millón de personas" participaron, el mismo número que en la Diada de 2017, aunque inferior al pico de 1,8 millones de personas registrado el 11 de septiembre de 2014.

"Reclamamos nuestro derecho a ser una Nación, de manera democrática y pacífica", declaró a la AFP Roger Pujol, productor de aceite de oliva de 37 años, reclamando que "se haga efectiva la República" catalana. Al grito de "libertad para los presos políticos", la manifestación pidió el fin del proceso judicial contra los líderes independentistas presos o fugados del país.

Trece dirigentes independentistas, entre ellos el expresidente catalán Carles Puigdemont instalado en Bélgica, están acusados de rebelión por su papel en la fracasada declaración de independencia y pueden enfrentar hasta 25 años de cárcel.

"Yo siento vergüenza, no hay otra palabra. Estoy indignado, no puede haber presos políticos, tienen que salir ya", expresó Santi Noé, un agricultor de 54 años que llegó a la Diagonal en un tractor verde con pancartas con las palabras "Democracia" y "Libertad Presos Políticos".

Referendum de autodeterminación 

Los independentistas buscaban demostrar este martes que conservan su fuerza a un año del referéndum de autodeterminación ilegal del 1 de octubre y la declaración de independencia del 27 de ese mes, que llevó a Madrid a intervenir la autonomía de Cataluña.

Desde 2012 los independentistas han usado la Diada para impulsar la separación de esta región de 7,5 millones de habitantes, divididos en partes casi iguales sobre la independencia. Un último sondeo en julio halló que un 46,7% quería la independencia frente a un 44,9% opuesto.

Los independentistas mantienen el control del Parlamento regional al haber ganado las pasadas elecciones de diciembre, aunque sin mayoría absoluta (47,5%).

Renuncia en el gobierno de Pedro Sánchez

Carmen Montón, ministra española de Sanidad, dimitió este martes tras revelarse unas irregularidades en la obtención de un título universitario, y es la segunda renuncia que sufre el gobierno socialista de Pedro Sánchez en apenas tres meses.

“Le he comunicado al presidente del gobierno mi dimisión como ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar social”, anunció a la prensa. El caso Montón es el último en una serie de escándalos protagonizados por políticos españoles, sospechosos de obtener másteres universitarios de manera fraudulenta o mediante un trato de favor. Entre ellos está el líder de la oposición conservadora, Pablo Casado, quien obtuvo un controvertido máster en la misma universidad que Carmen Montón, la Rey Juan Carlos de Madrid. La polémica en torno a Casado parece haber influido en la renuncia de Montón. Y es que si ésta se hubiera aferrado al cargo, el gobierno socialista, minoritario en el Parlamento, se habría privado así de “una vía de crítica a la oposición, que era relevante”, comentó a AFP el analista político Pablo Simón. La presión se acumuló durante la jornada sobre la ministra, licenciada en Medicina y titular de un máster en estudios de género por la Universidad Rey Juan Carlos, obtenido cuando era diputada.

Así, la manifestación de este martes fue criticada como sectaria por los no independentistas.