La minga, una forma de vida comunitaria

PURMAMARCA (Corresponsal). Manteniendo una fuerte tradición que refuerza los valores de solidaridad y trabajo en común como la minga, los vecinos de la comunidad aborigen de Punta Corral realizaron juntos la siembra de la papa andina.

Lo hicieron el último fin de semana donde además agradecieron a la madre tierra por los frutos recibidos.

La minga consiste en realizar un trabajo comunitario entre amigos y vecinos con un fin común, las familias heredaron esta costumbre de sus ancestros y hoy continúan con esta forma de vida con la promesa de seguir transmitiéndola a las nuevas generaciones.

Unión y fuerza

Los valores de la unión y la fuerza prevalecieron en la jornada, cuando los vecinos se reunieron el último fin de semana en el paraje de Higueritas ubicado a 4 kilómetros de la localidad de Tumbaya.

La zona se destaca por una alta producción de quesos de cabra, papas andinas, habas y sus míticas hierbas medicinales.

Pero para llegar a esos deliciosos productos que son consumidos por los propios vecinos y por los turistas que se acercan a comprar atraídos por la presentación y los sabores, primero se inicia un proceso de trabajo mancomunado.

LA MINGA/ EN PLENA SIEMBRA DE LA PAPA ANDINA.

Tal como se hizo en casa de la familia de Norberto Rojas, con la colaboración de la Comisión Municipal de Tumbaya, donde se transportaron desde muy temprano las herramientas y los materiales necesarios para comenzar con la siembra de la papa andina.

Pidiendo permiso a la madre tierra y agradeciéndole por los frutos recibidos, empezaron con los últimos preparativos de la tierra a pico y pala, también con la ayuda de un tractor.

Una vez labrada la tierra y bajo los cálidos rayos del sol sembraron juntos las semillas que darán sus frutos en pocos meses en la cosecha, a sabiendas que los frutos más valiosos serán los recuerdos de los momentos compartidos porque a pesar de los agobios de la pesada jornada predominaron las anécdotas de los padres y abuelos cuando se juntaban para la misma actividad, las risas y las enseñanzas de cómo realizar esta labor, las mismas que ellos transmitirán a sus hijos y nietos como prometieron hacerlo.

Transmitiendo saberes

Los más grandes y con mayor sabiduría enseñaron las técnicas ancestrales heredadas por ejemplo cómo preparar y abonar la tierra, clasificar sus semillas, abrir los surcos en la tierra para sembrar y realizar sus agregados, separar las variedades de papas, entre otras.

"Lo más importante es agradecer a Dios que tenemos una riqueza muy grande como nuestra tierra, nuestro agradecimiento también a la Pachamama, por salud y producción para los próximos meses", comentó Liliana Balderrama.

"Ahora continúa un trabajo de cuidar los sembradíos para tener una cosecha exitosa", agregó Balderrama antes de ir a compartir un delicioso almuerzo con todos los vecinos que participaron de la minga, una forma de vida comunitaria que no desaparece en Tumbaya.

.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...