Estudiantes de La Plata sufrió más de la cuenta para pasar a los octavos de final de la Copa Argentina. El "pincha" despachó por penales 4 a 1 a Luján, equipo de la C, tras igualar 0 a 0 en el tiempo reglamentario. Se jugó en cancha de Arsenal de Sarandí y fue controlado por Nazareno Arasa. 

En los noventa minutos el humilde elenco del ascenso porteño orientado tácticamente por Mariano Campodónico mereció mejor suerte, sin embargo no pudo plasmar las chances generadas en el arco de Andujar. Los de La Plata más allá de ser un equipo de primera, les costó hacer valer la jerarquia de sus jugadores quedando en claro que dentro de la cancha todo puede suceder al ser once contra once. 

En los penales, Estudiantes fue efectivo y marcó todos los remates por intermedio de Gastón Fernández, Mariano Pavone, Lucas Rodríguez y Jonatan Schunke. El único que convirtió en Luján fue De Tomaso mientras que fallaron Chambi y Seguel.

Por su parte, Rosario Central y Talleres de Córdoba jugaron un partido horrible en la cancha de Lanús también por los 16avos. de final de la Copa Argentina. Y como debía ser terminó cero a cero, castigando a ambos.
Pero en los penales fue más efectivo el “canalla”, al convertir los cinco disparo que tuvo. Arias, el centrodelantero cordobés, falló el suyo y no dio la posibilidad de patear el quinto. Así el festejo fue para Central por 5 a 3.
Ahora el equipo dirigido por Edgardo Bauza, que venía de perder la punta de la Superliga, se verá las caras con Almagro en la fase siguiente del campeonato.
El primer tiempo fue para el olvido. Ninguno de los dos pudo dar tres pases seguidos. Un bodrio de aquellos.
La única acción que salió de la monotonía reinante fue tiro de Guido Herrera que controló el arquero de la “T”, Germán Herrera. Nada más.
Pobres los hinchas que pagaron sus entradas. El campo rápido también conspiró para que no haya precisión. Igual, se trata de jugadores profesionales que no pueden dar un espectáculo tan ordinario. El balón fue castigado en todo momento.
Cuando arrancó la segunda etapa, el conjunto cordobés se animó un poco más. Eso sí, en la primera acción, fue Central quien avisó nuevamente a través de Herrera.
Sin embargo, con el correr de los minutos, Talleres se sintió más cómodo en el mediocampo. Y no sorprendió cuando casi Cubas marcó la apertura tras un rápido contragolpe, bien elaborado desde su propio terreno. El principal problema fue que ninguno se animó a salir del molde y así el trámite no levantó cabeza. El último tramo de este compromiso encontró a todos sin una idea dando vuelta en el aire. Lejos se trató del peor choque de estos octavos de final de la competencia.
Talleres quiso un poco más, pero no le alcanzó para evitar los penales y allí escribió su suerte, fallando un de los tiros y quedándose con las manos vacías.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...