Donald Trump
¿Quién se esconde en la sombra de Donald Trump?
El presidente norteamericano pidió a la Justicia que investigue quién de su gobierno quiere boicotearlo.

La misteriosa columna anónima contra Donald Trump alimenta la teoría avanzada por el presidente estadounidense según la cual una nebulosa de altos funcionarios actuaría de manera oculta para boicotear su mandato, un "Deep Sate" o "Estado en la sombra", habitualmente denunciado por la extrema derecha pero cuya existencia nunca ha sido probada.

Desde hace dos días la expresión resuena con fuerza renovada en Estados Unidos con el presidente como principal portavoz.

"Tal vez no se trate de un republicano, tal vez no se trate de un conservador, tal vez se trata de alguien que proviene del Estado en las sombras", dijo en una entrevista difundida en Fox News en la mañana del viernes.

"Es verdaderamente injusto para nuestro país y para las millones de personas que votaron verdaderamente por nosotros", se indignó el presidente.

"El Estado en la sombra, la izquierda y su vector, los medios Fake News (Noticia Falsas), se están volviendo locos", escribió el jueves en Twitter el presidente, que se indigna regularmente por las filtraciones de informaciones sensibles en la prensa.

En su tribuna del miércoles, el anónimo "alto funcionario de la administración Trump" atacaba de frente esta teoría.

"No se trata de un presunto Estado en las sombras. Es obra del Estado estable", escribió, describiendo un gabinete que construyó un muro de contención en torno al presidente para no aplicar sus órdenes o contradecirlas.

Una descripción que coincide con otros testimonios sobre una Casa Blanca que sería un caos, como lo expresa en su último libro el respetado periodista de investigación Bob Woodward.

En ese texto, del que se revelaron fragmentos el jueves, se descubre a un asesor presidencial robando una carta en el Salón Oval, el corazón de la Casa Blanca, y al ministro de Defensa descalificando la voluntad del jefe de Estado de asesinar al presidente de Siria.

Todo eso no hace más que echar leña al fuego de quienes aseguran que un grupo de tecnócratas, aliados a altos oficiales de las Fuerzas Armadas, jueces y responsables de los servicios de inteligencia, están haciendo todo lo posible para frenar el accionar del presidente y contrariar así la voluntad de quienes lo eligieron.

Teorías conspirativas
“Esta columna reforzará la credibilidad de las teorías conspirativas sobre un Estado en las sombras”, escribió en Twitter Jack Goldsmith, profesor de derecho en la Universidad de Harvard y autor de un ensayo sobre el “Deep State”.
“Me preocupa ver cómo” este artículo será utilizado “por quienes creen ser testigos de un golpe de Estado” suave, señaló.
La propia expresión “Deep State” está rodeada de misterios, y ni siquiera se sabe quién la lanzó.
La idea, en todo caso, no es nueva, pero Donald Trump hizo que saliera del pequeño mundo de los defensores de las teorías de la conspiración y la popularizó. Su exasesor Steve Bannon y el sitio de ultraderecha Breitbart la emplean a menudo. Detrás de esta terminología se esconden alrededor de dos millones de funcionarios.