Profesionales abordan la problemática del "bullying"

La escuela debería ser siempre un espacio en el que los niños se sientan seguros y disfruten parte del tiempo aprendiendo. Sin embargo, para algunos, su establecimiento se ha convertido en la fuente de un tipo de violencia del que son víctimas. Se trata del hostigamiento y el maltrato verbal o físico entre estudiantes, considerado "bullying".

En este sentido, el Servicio de Acompañamiento Escolar, SAE, dependiente de la Secretaría de Equidad Educativa del Ministerio de Educación, cuenta con un equipo de profesionales, que trabajan en las trayectorias escolares, la promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas.

El SAE está integrado por psicólogos, psicopedagogos, fonoaudiólogos, trabajadores sociales, psicólogos sociales, abogados y pedagogos especiales que abordan también estrategias que contribuyan a la inclusión educativa de niños, adolescentes y jóvenes con dificultades de y en el aprendizaje.

EL EQUIPO DE SAE. ESTÁ INTEGRADO POR PSICÓLOGOS, TRABAJADORES SOCIALES, ABOGADOS, PEDAGOGOS Y FONAUDIÓLOGOS.

En diálogo con nuestro medio, la coordinadora de SAE, Sandra Correa, se refirió al acoso escolar, una problemática que preocupa a los adolescentes, "cuando hay un tema relacionado con el bullying, el impacto no es solamente sobre la persona, sino es víctima, victimario, es la familia en torno a esa persona, es la vida institucional y la vida de cada unos de los actores", remarcó.

Asimismo destacó la importancia de reflexionar cuando se hable de estos casos, "hay que hacer un impás y poder regular de alguna forma la mirada hacia el otro, el respeto de los limites, las normas de convivencia que no solamente se establecen en ámbitos educativos, sino que ya vienen generadas desde la propia familia", indicó.

La coordinadora se refirió a algunas consecuencias que son vinculadas al sistema educativo, “pasan desde algo tan mínimo como es hacer llorar a una persona, hacerles sentir incapaz de proyectar hacer algo”, sostuvo.

Si bien, sucede también que las expresiones de violencia hacia las personas, son toleradas o algunas les son indiferentes, en este punto, la coordinadora mencionó que hay acciones graves como “naturalizar” la violencia y la consecuencia de la violencia en el impacto de ese niño y en su proyecto de vida educativo.

“Hay que replantearse que hago yo como director, como secretario, docente, el rol del portero, del que está en el kiosco, todos somos objetos activos y directos que formamos parte de la institución”, puntualizó.

El acoso sale de las aulas

El bullying en las redes sociales trasciende el ámbito educativo y causa el mismo daño que otros tipos de acoso. Esto se debe a que es difícil evitarlo y puede alcanzar a una persona no importa dónde esté o qué se encuentre haciendo.

En relación a ello, Correa expresó que todo lo que se maneje o instrumenta a través de las redes, se incita al lugar del encuentro, a direccionar el bullying, el acoso a una persona.

“Los padres deben ser los controladores y guías de esas acciones”.

La línea de convivencia escolar es 0800-222-1991, es gratuita y fue instrumentada por el Ministerio de Educación de la Nación para la recepción de situaciones conflictivas de convivencia en las escuelas.

 

Informan a los docentes

CENTRO CULTURAL “HÉCTOR TIZÓN”. DOCENTES SE CAPACITARON EN ACOSO ESCOLAR.

El Programa de Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación, dentro de sus lineamientos brinda asesoramiento, capacitación sobre la construcción y/ o fortalecimiento de la cultura de la convivencia escolar.

La referente del programa ESI, Patricia Morales mencionó que como primera referencia, capacitan a los docentes en situaciones que están vinculadas a la problemática del bullying.

"El docente muchas veces no sabe cómo manejarse antes estas circunstancias y tampoco conoce lo que es el bullying" explicó.

El ESI, orienta y brinda la capacitación y el material necesario para que el docente pueda hacer referencia sobre el respeto hacia el otro y a la diversidad.

"El docente no debe dejar de lado situaciones como estas, porque se habla del sufrimiento de alguien. Por lo tanto le pedimos que intervenga, el problema es que muchas veces no tienen las herramientas para hacerlo", remarcó.

Morales hizo hincapié en que está comprobado que cuando el docente interviene y habla con los estudiantes, estos ponen de manifiesto que nadie puede y tiene el derecho de poner en una situación de acoso a un niño.

A su vez planteó que como última medida,la participación de los padres en la capacitación sería importante,

"para trabajar sobre la problemática, porque muchas veces, en la casa lamentablemente, algunos padres incentivan a que el niño devuelvan con la misma agresión", precisó.

La referente del programa, también destacó que la escuela tiene que ser garante de la protección de los niños.

En esta línea se refirió a la importancia de que los docentes incentiven a los alumnos a contar si están viviendo alguna especie de maltrato, no solo en la institución, sino también con personas adultas

"El problema es que a veces no saben qué hacer o creen que al involucrarse podría haber algunas consecuencias", manifestó.

Por último comentó que "en la medida que nosotros sigamos mirando hacia el costado, estas cosas van a seguir sucediendo en cuanto un adulto intervenga en una situación, que haya advertido", finalizó.

Cabe destacar que ESI, evalúa y capacita acciones que promueven el cumplimento de la Ley nº 26,120 de Educación Sexual Integral en la provincia y capacita en el Plan Nacional de Disminución del Embarazo no Intencional en la Adolescencia (Enia).

 

Prevenir el acoso escolar desde el nivel inicial

Con respecto al abordaje de estas situaciones, la psicóloga del Servicio de Acompañamiento Educativo, SAE, resaltó que es fundamental un fortalecimiento en la prevención temprana,” hay que trabajar con los chicos desde el nivel inicial, aprender a resolver los conflictos de otra manera, que el docente pueda prestar atención y ofrecerse para escuchar a los chicos”, explicó.

En este contexto remarcó la diferencia entre el bullying y otros tipos de agresiones, considerando que es muy frecuente la demanda de agresión de un niño hacia otro y, que en estas situaciones, los padres lo consideran como un caso de bullying.

Las características del bullying, sostuvo, tienen que ser por parte de una persona, niño, adolescente o un grupo que esté en contra de un niño o hacia un grupo, pero en forma sistemática, durante un largo tiempo y sobre todo que hayan otras personas que estén observando el episodio.

Estos casos, aseguró, son tomados en conocimiento en SAE, a través de profesores , docentes y padres cuando solicitan la intervención y para ello, “se realiza entrevistas a los chicos y a todo el grupo involucrado para saber lo sucedió”, indicó Bonomi.

La violencia no se hereda

La agresividad intrafamiliar es una situación muy dura para quienes la viven, pero en el caso de los hijos, el tema es mucho más complejo porque los marcará para siempre y puede ocasionar problemas personales a lo largo de su vida.

En esta línea, la psicóloga del equipo, Claudia Bonomi, expresó que hay que descartar que el niño nace violento, impulsivo o agresivo, “las acciones de algunos jóvenes se aprende de familia, a relacionarse de determinadas maneras, en distintas relaciones, nos preocupa esa persona y hay que trabajar de manera individual para poder controlar esos impulsos”, manifestó.

Asimismo agregó la importancia de trabajar con la víctima para que pueda poner un límite a la persona que lo agrede “que no sería devolverle con otra agresión, es simplemente una actitud, de decir a mi no”, insistió.

Formación de convivencia

El SAE cuenta con un área de Servicio de Mediación que trabaja con los acuerdos escolares de convivencia a través de normas educativas dentro de las instituciones, a fin de desarrollar una relación pacífica de promoción y el desarrollo de los adolescentes en sus capacidades sociales.

La asesora legal, Malvina Rivas, argumentó que estos tipos de acuerdo, en el nivel secundario, son a fin de evitar ciertas situaciones que pueden generarse, ya sean desde violencia a malas conductas.

“Desde el servicio, se reúne a los profesionales que puedan ir a la institución y trabajar en ese conflicto y poder acompañar y brindar todo un asesoramiento específico”, apuntó.

Por último aseveró que vienen trabajan do sobre la conducta de la persona, en el hecho ocurrido, “y estamos tomando iniciativas fuertemente con el nivel inicial y primaria, en el abordaje de la conflictividad a través de la Ley 26.206; Ley de Promoción y abordaje de la Conflictividad social en las Instituciones educativas, finalizó.

 

¿Qué sabes acerca del bullyin?

 

GIRÓN ANDREA, ESTUDIANTE

Mis padres siempre me aconsejan y me dicen que me tengo que defender pero hablando, sin agresiones. También que les cuente a mis maestros si me siento mal o alguien me está acosando. Yo nunca he sufrido el bullying. Todos nos merecemos ser respetados.

AGUSTÍN CRUZ, ESTUDIANTE

Nunca sufrí bullying, recuerdo que en la primaria, un compañero fue discriminado porque le gustaba jugar con juguetes, para algunos era infantil. Yo nunca lo defendí porque mis compañeros eran más grandes que yo. Si me pasara algo así, yo hablaría con mis padres.

AGUSTINA ORTÍZ, ESTUDIANTE

Es un maltrato físico como psicológico para los adolescentes o niños. He presenciado situaciones de bullying que les hacían a unos chicos. Los discriminaban por su estado físico, su apariencia y hasta de donde vienen. No los defendía por miedo a que me hagan algo.

TANIA VARGAS, ESTUDIANTE

En la primaria, algunos compañeros se burlaban de mí y me decían gorda, eso me afectaba y me escondía en un lugar sola para llorar. Ahora tengo una gran autoestima y me acepto y me gusta como soy. Mis padres siempre me apoyan y me dan consejos.

DIEGO ROMERO, ESTUDIANTE

Sé que el bullying es un maltrato hacia una persona, yo nunca he pasado por una situación así. Pienso que las personas que acosan a otras, lo hacen porque no se aceptan a sí mismas y no les gusta que las personas sean diferentes.Tengo una buena relación con mis compañeros.

CANDELA ROSELIO, ESTUDIANTE

Pienso que nadie tiene derecho de agredir a una persona, porque a largo plazo pueden presentarse daños psicológicos. Por estas situaciones, algunos abandonan la escuela o se cambian de institución. Sería bueno que los profesores brinden clases de prevención del bullying.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...