Bolsonaro y el pacto para superar "la mayor crisis moral y ética"

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro propuso este martes en su discurso de investidura un "pacto nacional" para superar "la mayor crisis moral y ética de la historia" del país sobre la base de un programa ultraconservador en lo social y liberal en lo económico.

"Convoco a cada uno de los congresistas a ayudarme en la misión de restaurar y volver a erguir a nuestra patria, liberándola definitivamente del yugo de la corrupción, la criminalidad, la irresponsabilidad económica y la sumisión ideológica", proclamó Bolsonaro, de 63 años, convertido en el 38º presidente de la mayor potencia latinoamericana.

El excapitán del Ejército propuso un "pacto nacional entre la sociedad y los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en la búsqueda de nuevos caminos para un nuevo Brasil".

"Vamos a valorar la familia, respetar las religiones y nuestras tradiciones judeo-cristianas, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores", proclamó.

"Brasil volverá a ser un país libre de amarras ideológicas", sentenció el flamante mandatario, electo en octubre con 57,8 millones de votos (55%), frente al izquierdista Fernando Haddad.

Bolsonaro, que durante sus casi tres décadas como diputado tuvo frecuentes exabruptos racistas, misóginos y homófobos, se dijo decidido a "construir una sociedad sin discriminación ni división".

Aludió igualmente a su promesa de liberalizar la posesión de armas, al afirmar que "el ciudadano de bien merece disponer de los medios para defenderse".

Se abstuvo de dar detalles sobre los planes de ajustes y privatizaciones impulsados por su ministro de Economía Paulo Guedes, aunque se comprometió a obrar en nombre "del interés nacional, del libre mercado y de la eficiencia".

Al abrir su alocución, Bolsonaro agradeció "a Dios por estar vivo", en referencia a la puñalada que recibió en septiembre durante un mitin de campaña. Y concluyó con el lema de campaña de su formación política, el Partido Social Liberal (PSL): "Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos".

El presidente estadounidense, Donald Trump, lo felicitó en un tuit por su "gran discurso".

 

En un Rolls Royce

El dirigente ultraderechista llegó al Congreso en un Rolls Royce descapotable, acompañado por su esposa Michelle y escoltado por una guardia montada, bajo la aclamación de miles de personas a lo largo de la Explanada de los Ministerios de Brasilia.

El exparacaidista, nostálgico de la dictadura militar (1964- 1985) y con un historial de exabruptos misóginos, racistas y homófobos, asume las riendas del quinto país más poblado del planeta, de 209 millones de habitantes.

Y lo hace con una fuerte legitimidad electoral, tras haber obtenido en octubre más de 57 millones de votos (55%) presentándose como un salvador en una nación agotada por los escándalos de corrupción, la violencia y la crisis económica.

“La mejor expectaviva del mundo con Bolsonaro. Creo que necesitamos alguien honesto, y creo que él encaja en ese perfil.

Va a salir bien”, declaró a la AFP Marcelo Galasso, un técnico en química de 48 años.

 

Evo Morales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que su país y Brasil son “socios estratégicos” que “miran el mismo horizonte de la patria grande”.

Morales subrayó su “convicción de que las relaciones Bolivia-Brasil tienen raíces profundas de lazos de hermandad y complementariedad” de ambos pueblos. El jefe del Estado boliviano hizo esas declaraciones en un mensaje que publicó en Twitter, mientras asistió en Brasilia a la asunción del nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Morales es el único mandatario del llamado “eje bolivariano” izquierdista que asistió a la investidura del derechista Bolsonaro.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...