"Somos amigos de Estados Unidos", dijo Bolsonaro

El flamante mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, recibió ayer al secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y le prometió que la época en que "los brasileños elegían a presidentes, que por alguna razón, eran enemigos" de Washington terminó.

"Es todo lo contrario: somos amigos", acotó Bolsonaro frente a la prensa y el jefe de la diplomacia estadounidense le devolvió el gesto: "Estoy muy contento de que la relación entre nuestros dos países están por comenzar a desarrollarse".

Además, de pronosticarle una muy buena relación bilateral, el flamante presidente brasileño le hizo una promesa política concreta al funcionario estadounidense, según informaron medios locales: Brasilia abandonará el pacto mundial sobre migración, que el anterior gobierno de Michel Temer firmó en Marruecos hace apenas unas semanas.

El pacto sobre migraciones es un proyecto que impulsa hace un tiempo el secretario general de la ONU, António Gueterres, para enfrentar de manera humana los crecientes flujos de desplazados, refugiados y migrantes económicos que se trasladan en todos los continentes en búsqueda de un mejor futuro.

Uno de los primeros gobiernos que se negó a adherir al pacto fue el estadounidense de Donald Trump, al que se sumaron muchos otros aliados de Washington, que también defendieron una posición nacionalista de fronteras cada vez más cerradas.

Otro punto en común que tienen ahora ambos gobiernos es la oposición a las autoridades de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Ya en su reunión con el flamante canciller brasileño, Ernesto Araújo, Pompeo había destacado que ambos países trabajarán "juntos contra esos regímenes autoritarios donde las personas tienen dificultades para expresar sus opiniones".

Aún hay muchas dudas sobre cómo será la política exterior del gobierno de Bolsonaro; sin embargo, ayer recibió a los enviados de Estados Unidos y China, sus dos principales socios comerciales.

Reforma previsional

El ministro de Economía Paulo Guedes, designado por el flamante presidente Jair Bolsonaro, afirmó ayer que la reforma de las jubilaciones es “el mayor desafío” de Brasil y señaló la posibilidad de llevarla a cabo rápidamente.
“La reforma de las jubilaciones es el primer y mayor desafío que debemos enfrentar. Si lo logramos en dos o tres meses, tendremos diez años de crecimiento sostenido por delante”, dijo Guedes al asumir el cargo.
Brasil “fue corrompido por el exceso de gastos y dejó de creer por el exceso de gastos”, expuso Guedes, formado en la Escuela de Chicago, cuna del neoliberalismo.
“La reforma de las jubilaciones es la clave para corregir ese problema”, insistió.
Advirtió asimismo que en caso de que esa polémica reforma no consiga avanzar, la carga del régimen de jubilaciones y pensiones seguirá creciendo, chocará con el techo de gastos adoptado por el gobierno del expresidente Michel Temer y ese momento los legisladores estarían bajo fuerte presión.
Ratificando el programa electoral de Bolsonaro, Guedes enumeró cuatro puntos: “abrir la economía, simplificar impuestos, privatizar, descentralizar los recursos y enfocarse en las cuestiones sociales”.
Los mercados celebraron con fuertes alzas la llegada del ultraderechista Bolsonaro al poder. 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...