Fiebre de adelantamiento

Se veía venir. Largó el año y con él llegó la esperada fiebre del adelantamiento de las elecciones en las provincias. La jugada tiene varias lecturas: 1- despegarse de la elección nacional; 2- dejar en claro que la posible candidatura de Mauricio Macri, o cualquiera del PRO, hoy no es una locomotora que arrastra a los vagones provinciales, sino una pesada carga que puede detener el convoy antes de llegar a la meta; 3- la incapacidad de las principales dirigencias nacionales (macristas, peronistas, radicales, cristinistas) para ejercer el mando y comando de sus tropas para unificar un criterio que homogenice el tránsito a las urnas. Jujuy espera todavía la confirmación de Gerardo Morales para definir la fecha. El GM es el único que tiene la llave que abrirá el cofre donde guarda celosamente el día D y el resto del abanico, no tendrá ni la más remota posibilidad de alterar los tiempos que el jefe radical elija.

Las otras provincias ya alcanzadas por la fiebre de elecciones anticipadas fueron: Córdoba, donde el gobernador Schiaretti le marcó la cancha a Macri. Esa provincia fue decisiva en el 2015 para la victoria nacional del PRO, pero hoy, los cordobeses vuelven a su fuerte personalidad y el peronista desafía al aparato de Cambiemos y seguramente le ganará en las elecciones convocadas para el 12 de mayo (habrá internas no obligatorias para el 17 de marzo), porque allí UCR y PRO conviven como perros y gatos. Esa elección puede cambiar el mapa nacional.

La Pampa: otra provincia peronista gobernada por el díscolo peronista Carlos Berna, llamó a internas abiertas no obligatorias para el 17 de febrero y elecciones generales para el 19 de mayo.

Neuquén: Omar Gutiérrez, jefe del ejecutivo en nombre del Movimiento Popular Neuquino, uno de los pocos (o el único) partido provincial contemporáneo del Movimiento Popular Jujeño que aún sobrevive con fuerza, llamó a elecciones para el 10 de marzo.

Santa Fe: el gobernador Manuel Lifschtiz, socialista, llamó a Paso para el 28 de abril y desembocará en elecciones generales el 16 de junio. El viejo conductor aún coquetea para las elecciones nacionales con formar un frente que no tenga en cuenta para la fórmula presidencial. Si gana en junio, quedará bien posicionado para seguir sus charlas con la Alternativa Federal y los radicales. Hoy está lejos del PRO y de CEFK y sueña con una tercera fuerza en discordia.

Tucumán: Una fuerte movida de Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, gobernador y vice, que muestra una vez más que la política es el arte de lo posible. La Corte de Justicia tucumana desestimó un amparo del Frente Renovador y tras declarar inconstitucional un artículo de la Constitución provincial, autorizó al Ejecutivo a fijar fecha. Seguramente, los tucumanos votarán a mediados de mayo con fuertes posibilidades para que la fórmula actual vaya por cuatro años más.

Entre Ríos: tendrá Paso el 14 de abril y se encaminan a las generales el 9 de junio. El gobernador Gustavo Bordet, de buen manejo, derrotó en reñidas elecciones en el 2015 al entonces ascendente dirigente rural Alfredo de Ángelis. Enfrentado al cristinismo, y socio tibio de la Alternativa Federal, irá por su reelección.

Chubut: llega a las Paso el 7 de abril, y salta a las elecciones generales el domingo 9 de junio. El gobernador Mariano Ezequiel Arcioni, que debió suceder al fallecido Mario Das Neves, convocó a las Paso para el 17 de abril, y generales el 9 de junio. El comodorense llamó a votar para renovar su mandato en nombre del partido provincial filoperonista Chubut Somos Todos. Y tiene buenas posibilidades de lograrlo.

San Juan: los cuyanos tendrán Paso el 31 de marzo y las generales, el 2 de junio.

Jujuy y Buenos Aires: dos provincias emblemáticas para el Gobierno nacional, preparan sus adelantamientos. En Jujuy el GM, tiempista y de una visión clara sobre el futuro político del año, ya viene amagando desde hace tiempo con el adelantamiento para mayo. Algunos desprevenidos descubrieron ahora que el jujeño, socio ideal de Mauricio Macri dentro de la UCR, ya dijo que esperaría a febrero para encuadrar el cronograma de 90 días y llegar a mayo o junio. El tema es cuándo decidirá. Cuando lo haga fijará fecha del aprieto para el PJ, y aunque su caudal de votos sea ínfimo a nivel nacional, podrá mitigar la contrariedad de la Casa Rosada, rindiéndole un triunfo provincial en su campaña rumbo al 27 de octubre. María Eugenia Vidal, la más fuerte columna del PRO maniobra en la bicameral de la Provincia más grande del país, para desdoblar su elección. Se opone la liga de intendentes cristinistas que ven a CEFK traccionando votos para sus municipios, desde su candidatura a Presidente. Intentaron frenar el adelantamiento en la Justicia pero les fue rechazada la idea.

Con la fiebre del adelantamiento, medio país se separa, por distintas razones. Cada uno hace su negocio y es lícito.

El presidente Macri va quedando cada día más solo para llegar a octubre, y es lógico.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Importante ahora

cargando...