A principios del mes de febrero un conmocionante caso de maltrato animal sacudió la provincia. Un usuario de Facebook hizo una publicación sobre un perro blanco de porte grande que se encontraba al borde de la muerte, tirado en una plaza del barrio Florida de la ciudad de Palpalá. Las fotos del animal parecían de una película de terror, su estado era calamitoso.

Al viralizarse la publicación, una protectora de mascotas tomó cartas en el asunto y de inmediato acudió a su rescate.

La voluntaria se dirigió al lugar junto a otro voluntario y su hija de tres años. Cuando llegaron al barrio lo buscaron por todos lados y les preguntaron a los vecinos. Nadie sabía nada. Ya casi sin esperanzas de encontrarlo, se cruzaron con una persona que le dijo que el can estaba tirado en la plaza de Florida.

Los voluntarios se asombraron porque ya habían pasado por ese lugar.  Es que ellos nunca se imaginaron lo que después iban a ver porque al animal a simple vista no se lo veía. Estaba cubierto con unos cartones y su aspecto era deplorable.

Parece que los vecinos estaban esperando que muera. Verlo así, derrotado y avasallado, con cortes profundos, desnutrido y con una gran cantidad de moscas y gusanos que lo comían, fue muy doloroso para los voluntarios. De inmediato, la mujer y la niña desbordaron en lágrimas.

Pese a su estado moribundo, respiraba. Había que intentar salvarlo, lo levantaron y lo subieron al automóvil en el que iban. La niña que fue parte del rescate no dejaba de mirarlo y lloraba, ¿quién le podía explicar en ese momento lo que le habían hecho a esa mascota?, ¿cómo hablarle de la crueldad que tienen muchas personas para con lo más indefensos?.

El único consuelo era verlo resistir, pese a todo lo que padecía, seguía respirando. Uno de los voluntarios resaltó la fortaleza que predominaba en el can y fue ahí cuando la pequeña de 3 años propuso ponerle “Gokú” de nombre, haciendo alusión al personaje animado de la serie infantil “Dragon Ball”. Personaje conocido por su fortaleza y heroísmo por salvar al mundo.

Lo llevaron a una veterinaria, todos se asombraban cuando lo veían. Su camilla eran los cartones que en un principio eran su ataúd. El doctor lo revisó con pocas expectativas de que continúe con vida, le brindó la atención correspondiente y debió ser trasladado a otra veterinaria para que quede internado.

“Gokú” resistió la primera noche y fue ahí cuando comenzó a convertirse en héroe. Su caso que ya había tenido muchas repercusiones en las redes sociales empezó a tener mucho más alcance. Los medios de comunicación de la provincia empezaron a hacer eco de su historia y hasta otros nacionales la replicaron en sus portales. El perro “Gokú” se hizo muy conocido en Jujuy y en el país.

La gente se empezó a interesar por su salud y se encendió en ellos ese espíritu solidario para brindarle colaboración económica. Al día siguiente empezaron a llegar donaciones que eran depositadas en la cuenta bancaria de la veterinaria en donde estaba el animal y también había personas que lo visitaban dándole fuerzas para que salga adelante. “Gokú” seguía aguantando y su estado de salud mejoraba levemente.

Cada vez eran más las personas que se interesaban por él y seguían llegando mensajes de aliento desde otras provincias. Todos estaban atentos vía redes sociales sobre su salud y manifestaban su enojo por el maltrato que el perro había sufrido antes de ser rescatado.

Pese a que el animal seguía resistiendo y muchos se esperanzaban con que se salve, sus doctores no querían dar falsas expectativas. Seguramente si lo rescataban antes se salvaba, quizás si la gente que lo vio padecer ese sufrimiento avisaba antes, se salvaba. Pero no fue así, “Gokú”, a los 6 días de haber sido rescatado, murió.

Ese monstruo que lo dejó en ese estado es el culpable y la desidia de las personas que lo vieron sufrir también lo son. Pero “Gokú” antes de partir, dejó mucho. Dejó un mensaje a los cientos de ciudadanos que se interesaron por su caso y donaron dinero para su atención. Dinero que, al morir el can, fue destinado a otros que también fueron maltratados y se salvaron gracias a “Gokú”.

Tras su muerte hubo marchas en Jujuy pidiéndoles a las autoridades que agudicen las penas para los maltratadores y mucha gente tomó conciencia de que hay que denunciar a los que lastiman a nuestras mascotas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...