Respecto a los mitos sobre el ayuno intermitente

Por Daniela Natale Nutricionista especializada en obesidad

Entre todas las fórmulas y dietas que surgen con frecuencia para ayudar a perder peso, una que cada vez está más de moda es el ayuno intermitente. Estos últimos días se está escuchando este tipo de modalidad o de estrategia para bajar de peso producto de que una famosa contó en un programa que ella se mantenía con esa figura gracias a este tipo de estrategia.

En lo que mi experiencia me indica primero hay que tener bien en claro que este tipo de famosos viven haciéndose cosas es su cuerpo desde operaciones hasta gran cantidad de horas en las esteticistas. En segundo lugar, tienen una genética que juega a su favor y a esto no hay con qué darle. Es un punto súper clave y no menor. Por otro lado hay que saber que los famosos o las modelos no llevan una vida como el común denominador de la población ya que viven de su cuerpo y cumplen con las exigencias para mantener su trabajo: pasan horas en el gimnasio y en centros de estética. Por este motivo no podemos tomar como parámetro lo que vemos en la tele pero parecería que lo que los famosos hacen es la solución para todo.

¿Qué es el ayuno intermitente? El ayuno intermitente o IF (Intermitteng Fasting) es un modelo nutricional, una forma de alimentarse, que se basa principalmente en períodos de ayuno y períodos de ingestión de alimento. Si bien hay varios estudios que indican que no es riesgoso para la salud y que en consecuencia los pacientes bajan de peso (aclaró que no es muy significativo el descenso) y mejora algún que otro valor en sangre según los últimos estudios que por cierto están bastante sesgados dado que los participantes no pudieron sostener estos períodos de ayuno.

Por otro lado, los desayunos suelen ser un tema de conversación entre las personas y los profesionales de la salud ya que se suele escuchar a diario: “me levanto sin hambre”, “no tengo tiempo para desayunar”, entre otras. Generalmente por la mañana nos levantamos sin hambre producto de una hormona que por la mañana está en baja concentración en nuestro cuerpo y si a esto le sumamos las corridas de la rutina o el poco tiempo con el que uno se levanta, lo más probable es que salteamos el desayuno. Pero esto es peligroso ya que la glucemia empieza a descender, rendimos menos, la cabeza nunca activa, nos empieza a doler y generalmente llegamos con mucha hambre a la próxima comida. ¿Cómo podemos hacer para desayunar algo? 1- Cena liviano. Un plato normal, sin tanta grasa y en porción adecuadas por la noche. 2- Siempre realizá las 4 comidas. Pero ojo con la merienda y la cena que no haya un exceso de comida en estas últimas. 3- Fraccioná el desayuno. Podes comer algo rápido antes de salir de casa y completarlo cuando llegas a la oficina. Tanto el desayuno intermitente como el ayuno no me parece que sean una estrategia válida para lograr sostener un peso saludable.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...