La primera operadora en planta petrolera es jujeña

Julia Ontiveros es una jujeña que llegó a Tierra del Fuego con el objetivo claro de superarse y crecer, pero nunca se había imaginado que su tozudez la llevaría a convertirse en la primera operadora mujer de una petrolera, un rubro que por lo menos hasta ese momento era exclusivo de hombres.

Hoy en día y tras haber roto con la idea que sólo los varones pueden realizar trabajos de fuerza como lo requiere el tratamiento del petróleo, la jujeña dejó abierto el camino para el género femenino dentro del rubro.

Como muchos argentinos, Julia Ontiveros llegó al sur del país en busca de trabajo y por consiguiente una mejor calidad de vida. Pero para alcanzar sus metas sabía que debía estudiar y capacitarse lo máximo posible. Es así que pese a la nostalgia que le producía la distancia y a todo lo que implicó adaptarse a una ciudad completamente opuesta a Jujuy, logró graduarse como Técnica en Procesos Químicos, al tiempo se recibió también de Técnica Superior en Petróleo y actualmente se encuentra en el tercer año de la Tecnicatura en Mantenimiento Industrial con Orientación en Seguridad e Higiene.

"Tuve que estudiar tres carreras para encontrar un trabajo orientado en lo que a mí me gustaba, pero lo conseguí", expresó la jujeña en diálogo con el Tribuno de Jujuy en su primera visita a la provincia a 14 años desde su partida.

"Primero me recibí de Técnica en Procesos Químicos y no conseguía trabajo y entonces comencé estudiar para técnica en petróleo y aún así no conseguía trabajo por lo que inicié la tercera que es Mantenimiento Industrial", contó.

Y fue durante el primer año de cursado de la tercera tecnicatura "que salió un aviso que se necesitaban ingenieros petroleros y junto a todos mis compañeros del Cent 35, que es dónde nos graduamos, no dudamos en ir a dejar nuestro curriculum con la esperanza que nos llamen", relató.

Pese a saber que nunca antes en sus más de 40 años de existencia, la empresa jamás había tomado a mujeres para realizar este tipo de trabajos "fuimos perseverantes porque queríamos trabajar. Personalmente yo estaba segura y convencida que quería trabajar en el ámbito petrolero y fue así que en esa oportunidad nos llamaron. Pasamos por muchas entrevistas y fue también un poco de suerte y entramos unos siete compañeros de los que yo fui la única mujer", relató.

"Fui la primera mujer en trabajar en el tratamiento de petróleo, es decir en realizar "trabajos de fuerza para hombres" en un lugar que era exclusivo de hombres", contó. Sin embargo destacó el apoyo recibido por sus compañeros durante el período de preparación previo.

Sobre cuál fue la reacción de sus ahora compañeros ante su llegada a la planta de producción de petróleo, Julia Ontiveros expresó "debo decir que siempre me sentí muy bien. Mis compañeros me integraron desde el primer día y recibí de ellos mucho apoyo y paciencia al igual que el resto de mis compañeros que ingresaron conmigo".

Sobre la idea de que el trabajo petrolero es más propicio para varones debido a la fuerza que requiere, la jujeña comentó: "el hecho de hacer trabajos de fuerza que sólo hacía el hombre fue lo diferente, a algunos les sorprendió ver que siendo mujer estaba abriendo una válvula pero todo tiene técnicas. Por ejemplo para abrir una válvula pesada usaba un grinfa, que es una especie de palanca y para mover tachos de aceite, cosa que también antes lo hacían los hombres, ahora nosotros también lo hacemos, también aplicando técnicas".

Y fue así que con el apoyo recibido por parte de sus compañeros es que no le resultó difícil adaptarse al ambiente laboral. "Mis compañeros con mucha paciencia, me ayudaban y así fui aprendiendo de a poco desde abrir válvulas hasta llegar a firmar permisos velando por la seguridad de los demás, y gracias al trabajo en equipo logré llevar adelante ese trabajo de riesgo sin complicaciones", contó.

Actualmente, Julia Ontiveros se desenvuelve como especialista en procesos químicos en el área de laboratorio, pero dejó tras su paso a un grupo de operadoras "jóvenes compañeras que, al igual que yo, aprendemos día a día y a las que las intento alentar". "Les digo que no hay nada que no puedan hacer y que es verdad que se necesita hacer mucha fuerza para ciertos trabajos, pero que hay técnicas y herramientas para hacerlo sin problemas".

Es en ese afán de incentivar a sus colegas y a estudiantes de las diferentes tecnicaturas del Instituto de Educación Superior Técnica Cent 35 "Prof. José Julián Godoy", al que Julia se expresó inmensamente agradecida, es que junto a su grupo de compañeros de trabajo, ofrece charlas informativas para alentar a los estudiantes.

"Como yo sigo estudiando, mi coordinador me sugirió dar charlas a los chicos para incentivar a que sigan estudiando y que no se rindan a la primera, y es lo que hacemos. Es una pequeña muestra de agradecimiento por todo lo recibido", cerró.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...