Protestas obligan a Moreno a mudar el gobierno a Guayaquil

Activistas de comunidades indígenas y movimientos sociales de Ecuador mantenían ayer sitiada la ciudad de Quito, con huelgas, asambleas, bloqueos y manifestaciones que incluyeron una irrupción en la sede del parlamento, en una escalada de protesta que forzó al presidente Lenín Moreno a mudar la sede del gobierno a Guayaquil.

Los manifestantes, que llegaron por miles hasta Quito desde distintas partes del país, exigen la inmediata anulación de los aumentos de los precios de los combustibles, decididos por Moreno en acuerdo con el FMI, y algunos de ellos, incluso, pretenden lisa y llanamente la salida del gobierno.

La rebelión forzó a Moreno a decidir la mudanza de la sede gubernamental desde Quito hacia Guayaquil, donde ayer quiso mostrase al mando durante una reunión con autoridades de los tres poderes del Estado.

La gravedad de la situación llevó a las Naciones Unidas y la Iglesia ecuatoriana a llamar a un diálogo entre el gobierno y los movimientos sociales en protesta, mientras el secretario general de la OEA, Luis Almagro, emitió una declaración en la que adelantó su rechazo a toda acción que apunte a terminar o acortar el mandato de Moreno, que se extiende hasta mediados de 2021.

El expresidente Rafael Correa, en una aparición a través de Twitter, se mostró a favor de adelantar las elecciones generales para evitar una profundización de la crisis, luego de que el gobierno denunciara que la reacción fue orquestada por sus seguidores. "Es el correísmo organizado", había denunciado el gobierno.

Ayer, un grupo de manifestantes irrumpió en el hall de la Asamblea Nacional (parlamento) luego de vencer un fuerte operativo de seguridad. Los intrusos permanecieron una hora en el lugar y fueron desalojados por agentes de seguridad, que utilizaron granadas de gas lacrimógeno para dispersarlos.

El disparador del caos fue la decisión de Moreno, la semana pasada, de eliminar los subisidios a los combustibles, lo cual derivó en aumentos de precios de los tipos de nafta de mayor consumo en el país y en una escalada de protestas que incluyó bloqueos de calles y autopistas, actos de vandalismo y represión policial. Dos personas murieron por razones asociadas al estallido y más de 500 fueron detenidas, de acuerdo con informes oficiales.

Miles de indígenas acampaban ayer en distintos puntos de Quito a la espera de una asamblea en la que exigirá la derogación de las medidas tomadas en acuerdo con el FMI

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...