Con las manos vacías

Gimnasia cayó por 2 a 0 en Tucumán ante San Martín en un partido que se jugó en "La Ciudadela" y que tuvo un pésimo arbitraje de Pablo Dóvalo quien no expulsó a Luciano Pons, goleador del local, tras un codazo a Sebastián Sánchez.

El encuentro fue en el marco de la fecha 12 del certamen de la Primera Nacional.

El "lobo" tuvo un planteo inteligente en la primera etapa porque si bien defendió en mitad de cancha, se vio obligado a retroceder y quedar cerca del golero De Giorgi, también es cierto de que a San Martín el rol de ser protagonista le complicó la existencia porque la ansiedad de querer empezar a ganar el partido, con el correr de los minutos sólo se ocupó de mandar centros en busca de sus delanteros algo que se transformó en movimientos monótonos. En ese contexto Gimnasia se las ingenió para neutralizar a Pons con sus centrales Sánchez y Giménez que en mayor medida despejaron cualquier peligro hacia el área "albiceleste".

Antes de la media hora de juego fue el delantero de San Martín, Luciano Pons, quien desperdició de cabeza una gran chance para romper el cero.

El "lobo" también pudo marcar en la etapa inicial. Córdoba se "devoró" el tanto tras pase de Gallegos.

En el complemento, Gimnasia terminó perdiendo un partido de manera increíble. Hubo una jugada determinante que marcó el rumbo del partido promediando la etapa final, en ella Pons le pegó un terrible codazo a Sánchez y el árbitro Dóvalo consideró que fue sólo para tarjeta amarilla ante la protesta de varios jugadores del "lobo" que reclamaban la expulsión del atacante local. Unos cuantos minutos después el mismo Pons abrió la cuenta y después Amor puso el 2 a 0, a los 35‘, con el que los locales ratificaron su liderazgo en la zona B.

Otro resultado que se dio en la zona B que el empate 1 a 1 entre Brown de Adrogué y Gimnasia de Mendoza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...